Podcasts de historia

John Adams se casa con Abigail Smith

John Adams se casa con Abigail Smith

El 25 de octubre de 1764, el futuro presidente John Adams se casa con Abigail Smith. La prolífica correspondencia de esta devota pareja durante su vida matrimonial ha proporcionado entretenimiento y un vistazo de la vida estadounidense primitiva para generaciones de aficionados a la historia.

La futura primera dama Abigail Adams era hija de un párroco. Fue educada en casa y leyó de todo, desde los clásicos hasta el derecho contemporáneo. Cuando conoció a su futuro esposo, Adams apreció su intelecto y franqueza. Ambos eran federalistas acérrimos y abolicionistas, pero cuando sus puntos de vista divergieron, Abigail nunca dudó en debatir con su esposo sobre asuntos políticos o sociales. Sus cartas entre ellos durante largas ausencias impuestas por sus deberes ministeriales en Francia e Inglaterra han sido archivadas, publicadas y analizadas con gran detalle. Discuten una serie de temas públicos de interés para los primeros estadounidenses y arrojan una luz especial sobre el debate sobre el papel de la mujer en la nueva nación.

Mientras Adams asistía al primer Congreso Continental en 1774, Abigail le escribió para "recordar a las damas" cuando él y sus cohortes revolucionarias comenzaron a redactar nuevas leyes para la naciente nación. Afirmó que "todos los hombres serían tiranos si pudieran" y señaló que los patriotas varones que luchan contra la tiranía británica parecerían hipócritas si ignoraran los derechos de la mitad de la población, las mujeres del país, al redactar una constitución. Abigail advirtió que "si no se presta especial atención y cuidado a las Damas, estamos decididos a fomentar una rebelión y no nos mantendremos sujetos a ninguna ley en la que no tengamos voz o representación".

Con el surgimiento de las facciones políticas, Adams y su esposa se vieron atacados en la prensa por sus oponentes republicanos durante su presidencia (1797 - 1801) y la campaña de reelección fallida contra Thomas Jefferson en 1800. Posteriormente, la pareja regresó a su casa en Quincy, Massachusetts. , donde Adams pasó sus últimos años escribiendo sus memorias.

Abigail Adams murió en 1818 a la edad de 73 años. Su nieto fue el primero en publicar algunas de sus cartas 30 años después. John Adams murió el 4 de julio de 1826.


Abigail Smith a John Adams

Le suplicaba decirle que recibir una carta de su Diana siempre le resultaba agradable. Ya sea que esto haya sido diseñado para un complemento (una mercancía que reconozco con la que rara vez se trata) o como una verdad real, es mejor que lo sepa. Sin embargo, si tuviera que juzgar el corazón de cierta persona, por lo que en una ocasión similar pasa a través de un gabinete propio, estaría dispuesto a sospechar que es una verdad. ¿Y por qué no puedo? cuando a menudo he tenido la tentación de creer que ambos fueron moldeados en el mismo molde, solo que con esta diferencia, que el tuyo fue hecho con un temple más duro y, por lo tanto, es menos susceptible a una impresión. Aún no he podido descubrir si ambos tienen una buena cantidad de acero, pero no imagino que ninguno de los dos sea deficiente. Suponiendo sólo esta diferencia, no veo, por qué la misma causa puede no producir el mismo Efecto en ambos, aunque quizás no en ambos grados.

Pero después de todo, a pesar de que se nos dice que el que da es más bienaventurado que el que recibe, debo confesar que no soy de una disposición tan generosa, en este caso, como para dar sin desear una recompensa.

¿Has oído las noticias? que dos Apariciones fueron vistas una noche de esta semana rondando esta casa, 1 que se parecía mucho a ti y a un primo tuyo.2 No puedo imaginar cómo podría entrar en la cabeza de una Aparición el asumir una forma como la tuya. Cuando me lo contaron, apenas podía creerlo, pero no pude declarar lo contrario, porque no lo vi, y por lo tanto no tuve esa demostración que generalmente me convence de que usted no es un Fantasma.

El diseño original de esta carta era decirle que la semana que viene sería su compañero de viaje siempre que no sea un estorbo para usted, porque tengo demasiado orgullo para ser un estorbo para nadie. punto. Para tu-

P S Pappa dice que debería estar muy agradecido con Tu primo si predicara para él mañana y si no mañana el próximo domingo. Favor de presentarle mis cumplidos y decirle que cumpliendo con este pedido complacerá a muchos otros además de mi pappa, y en especial a su Humilde Servidor,

1. Es decir, el lugar de nacimiento de AA en Weymouth, la casa parroquial de su padre, el reverendo William Smith (1707-1783), Harvard 1725, quien se había establecido en la primera parroquia o parroquia norte de Weymouth desde 1734. La casa, construida alrededor de 1685 por uno de los predecesores de Smith, el reverendo Samuel Torrey, y las tierras de la casa pastoral fueron durante décadas antes y después de la compra de Smith en 1738 amargamente disputadas en un litigio entre las parroquias del norte y del sur. Ya en 1761 JA fue consultado como consejero de la Parroquia del Norte y dio su opinión sobre lo que durante mucho tiempo se conocía como el “Caso Weymouth”. Véase la descripción de su Diario y autobiografía comienza Diario y autobiografía de John Adams, ed. L. H. Butterfield y otros, Cambridge, 1961 4 vols. finaliza la descripción, 1: 202. Entre 1738 y 1824, la casa parroquial pasó a pertenecer sucesivamente a tres generaciones de la familia Smith. A su muerte en 1783, Parson Smith dejó la casa a su hija Mary (Smith) Cranch, y los Cranch la vendieron en 1788 al joven ministro de North Parish, el reverendo Jacob Norton, quien se convirtió en su yerno el siguiente año por su matrimonio con Elizabeth Cranch. Las notas y la documentación sobre la historia completa de la casa parroquial se están reuniendo en los Archivos editoriales de Adams Papers para su posible uso en una nota más completa en otra parte de esta edición. Véase, además, Sibley-Shipton, Harvard Graduates description starts John Langdon Sibley y Clifford K. Shipton, Biographical Sketches of Graduates of Harvard University, en Cambridge, Massachusetts, Cambridge y Boston, 1873– descripción termina, 7: 588–591 Weymouth Hist . Soc., Historia de Weymouth, Massachusetts, Weymouth, 1923, 1: 223-232 "Diarios del Rev. William Smith y el Dr. Cotton Tufts, 1738-1784", MHS, Procs. comienza la descripción de la Sociedad Histórica de Massachusetts, Colecciones y Actas. la descripción termina, 42 (1908–1909): 444–470 Registros de MS de la parroquia norte de Weymouth (microfilm en MHi) y el Diario de Margaret Hazlitt, un ocupante de una sola vez (MS en DeU).

2. Zabdiel Adams (1739–1801), Harvard 1759, más tarde ministro en Lunenburg, Mass., Era primo hermano doble de JA. Consulte la genealogía de Adams.

Continuaré ahora con su carta anterior, en la que da cuenta de su viaje. No pude evitar reírme de la alegría de tu fantasía, suponiendo que hubiera algún parecido entre eso y el matrimonio. Estoy seguro de que habría sido muy distante para mí haberme metido en la vida matrimonial, sí, y para ti también por eso. debería ser [un] camino suave, si no en ningún otro lugar.

“¿Me preguntas si no deseo que todo haya terminado contigo? De hecho, lo hago porque, en mi palabra, no conozco nada más molesto que estar a la puerta de la Bienaventuranza, y no estar en capacidad de entrar y donde todas las personas malvadas (las llamaré así porque se lo merecen) están pasando. alguna broma grosera sin pulir sobre ellos. Pueden llamarlo ingenio, si les place, pero creo que lleva el nombre de una indecencia impactante: lo he experimentado y me irrita cada vez que pienso en ello, pero deseo estar agradecido de que se acabe de una vez. yo, y que ahora soy felizmente recompensado, por lo que entonces sufrí. Lo que más me sorprende es que cualquiera que haya estado en la misma situación sea tan inhumano como para infligir un castigo, por ningún delito, a sus semejantes, y deben saber que es así si tienen algún sentimiento. cuando se casaron, y es más que probable que lo hayan hecho, sin embargo, espero que el día de su boda no sea productivo con tales descortesías, pero que pueda estar lleno de bendiciones permanentes y que usted y Lisandro puedan durante una larga serie de tiempo, comparta todos esos transportes, las experiencias de mi corazón cariñoso, hasta que ambos envejezcan en la dicha, se remonten juntos a los reinos de la gloria, que es el deseo más sincero de su afectuoso amigo Caliope ".


John Adams a Abigail Smith

Durante muchos años, no me he sentido más serena que esta noche. Mi cabeza está clara y mi corazón está en paz. Negocios de todo tipo, los he desterrado de mis Pensamientos. Mi habitación está preparada para una jubilación de siete días y mi plan se digiere durante 4 o 5 semanas. Mi hermano se retira conmigo a nuestro hospital preparatorio y está decidido a hacerme compañía, a través de la viruela. , pero especialmente, por el Favor que me dejó de ti, 2 ha contribuido mucho a la Felicidad de mi actual Estado de ánimo. Porque, le aseguro sinceramente, que, (como nada de lo que antes esperaba del Moquillo me preocupaba más que el pensamiento de una separación de seis semanas de mi Diana) mi partida de su casa esta mañana me dejó una impresión que fue muy doloroso. Pensé que te había dejado, en Lágrimas y ansiedad, y me alegró mucho escuchar en tu carta que tus miedos habían disminuido. Por mi parte, creo que ningún hombre se comprometió jamás a prepararse para la viruela, con menos [. . .] 3 de los que tengo en la actualidad. He considerado detenidamente, la Dieta y la Medicina me recetaron, y estoy completamente satisfecho de que ningún Mal duradero puede resultar de Ninguno, ni de ningún otro Miedo de la viruela o sus Anexos, en la Vía moderna de Inoculación que nunca tuve en mi Vida. —Gracias por mi bálsamo. Presente mi deber y gratitud a Pappa4 por su amable oferta de Tom. El próximo viernes, seguro, con la presentación adecuada, partiremos hacia Boston. Al Captn. Cunninghams We go5 — Y no tengo la menor duda de unas agradables 3 semanas, a pesar del moquillo. — Dr. Saviló no tiene antimonio, así que debo suplicarle que John Jenks fabrique las píldoras y las envíe por el portador. Adjunto los Dres. Direcciones. Supongo que necesitaremos unos diez para mi hermano y para mí. Otras cosas que tenemos de Savil.

Buenas noches, querida, ¡me voy a la cama!

—Todo el Pueblo ha ido al Encuentro, menos Mi Yo y Compañero, que están disfrutando de una Pipa en gran Tranquilidad, luego de la operación de nuestro Ipichac. ¿Alguna vez viste a dos personas en una misma habitación que Iphichacuana habían estado juntas? (¡Ojalá no haya deletreado mal esa inefable Palabra!) 7 Les aseguro que se divierten con alegría. Nos turnamos para enfermarnos y reírnos. Cuando mi Compañero estaba enfermo, me reía de él, y cuando estaba enferma, él se reía de mí. Sin embargo, una vez, y sólo una vez, ambos estuvimos enfermos juntos, y luego todas las risas y el buen humor abandonaron la sala. Por mi palabra, ambos nos sentimos muy sobrios. Pero ahora todo es fácil y agradable. Hemos tenido nuestro Desayuno de Potaje sin sal, ni Especias ni Mantequilla, como los Dres. quisiera, y estamos sentados a nuestras flautas y nuestros libros, tan felizmente como los mortales, preparándose para la viruela, pueden desear.

—Deacon Palmer estuvo aquí y bebió té conmigo. Sus Hijos deben ir con nosotros a Cunninghams.8 Nos relata con encanto el Dr. y su hermano, a quienes vio ayer. Billy tiene dos Erupciones con certeza, se desconoce cuántas más vendrán, pero es tan fácil y más [. . .] (dice el Diácono) de lo que nunca lo vio en su Vida.

—Papa tuvo la amabilidad de llamar y dejar su Favor del 8 de Abril — Por lo cual le agradezco de todo corazón. Cada carta que recibo de ti, ya que es una prueba adicional de tu bondad hacia mí, y me da un espíritu fresco y un gran placer, me confiere una obligación adicional. Le agradezco su amable y juicioso consejo. El diácono me hizo la oferta ayer, que, por las mismas razones que ha mencionado, rechacé totalmente. Te lo dije antes habíamos tomado nuestros vómitos y anoche tomamos las pastillas que me diste, y queremos más. Cuaresma Hemos guardado desde que te dejé, tan rígidamente como dos Carmelitas. Y puede confiar en ello, perseguiré estrictamente a los Dres. Direcciones, sin la menor desviación. Tanto el Physick como la abstinencia, hasta ahora han estado muy bien conmigo, porque no me he sentido más libre de todo tipo de dolor e inquietud, no he disfrutado de una mente más clara, o un flujo de espíritus más enérgico, estos siete años, que yo. haz este día.

Mi jardín y mi granja, (si puedo llamar a lo que tengo con ese nombre) dame de vez en cuando un poco de arrepentimiento, ya que debo dejarlos en más desorden del que podría desear. Pero la querida compañera de todas mis alegrías y dolores, en cuyos Afectos y Amistad me glorío, más que en todos los demás Emolumentos bajo el Cielo, viene a mi mente muy a menudo y me hace suspirar. Ninguna otra consideración, les aseguro, me ha dado, desde que comencé mi preparación, ni me dará creo, hasta que regrese de Boston, algún grado de malestar.

Papá me informa que el Sr. Ayers va a la ciudad, mañana por la mañana. ¿Sería tan amable de escribirle al Dr. que iré a la ciudad el Fryday, que dependo del Dr. Perkins y de ningún otro? Y le ruego que me escriba si la señorita Le Febure9 puede acogernos a mi hermano ya mí en caso de necesidad. Para My Unkle me escribe, debo traer una cama, ya que los suyos están comprometidos, al parecer. Le he escrito, en este Momento, que no puedo llevar uno, y que debe procurarme uno, o debo buscar en otra parte.10 Tendré una respuesta de él esta noche y si no puede conseguir una cama, Irá a la Sra. Le Febures si puede llevarnos.

Me alegraría que enviaran a Tom, Fryday Morning. Mi amor y deber donde debo. Te ruego que sigas escribiéndome, en cada oportunidad, porque, junto a la conversación, la correspondencia, contigo es el mayor placer del mundo actual.


Matrimonio y familia

Certificado de matrimonio

Ni John Adams ni Abigail Smith eran mayores de edad en el momento del matrimonio y el documento que da el consentimiento tanto de Jeremy Adams como del padre de Abigail, Richard Smith, para el matrimonio consta de la siguiente manera: Su matrimonio se encuentra en los registros de Hartford de la siguiente manera:

"26 de agosto de 1657 Hartford, Hartford Co., CT 6. A Coppy of a Certificate vndr los nombres de estos suscritos: Estos son para certificar a cualquier persona a quien pueda venir, que nuestros hijos John Addams & amp Abigail Smith tienen nuestro pleno consentimiento para casarse juntos, y sabemos que no hay compromiso de ninguna de las partes con ninguna otra, como en nuestras manos. Rich: Smith Jer: Addams "

Según el Registro testamentario, la viuda de John se casó, en segundo lugar, con John Betts de Wethersfield el 13 de marzo de 1672/3. Se mudaron a Huntington, LI.


John Adams a Abigail Smith

Te prometí, en algún momento, un catálogo de tus fallas, imperfecciones, defectos, o como quieras llamarlos. Me siento en la actualidad, más o menos en el ocio, y en un estado de ánimo muy adecuado para cumplir mi Promesa. Pero debo advertirle, antes de proceder a recordar usted mismo, y en lugar de estar enfadado o preocupado o arrojado a una Pasión, que se decida por una Reforma, porque este es mi objetivo sincero, al presentarle este Cuadro de usted mismo.

En primer lugar, entonces, permítame decirle que ha sido extremadamente negligente al atender tan poco a Cards. Tienes muy poca Inclinación hacia ese Desvío noble y elegante, y siempre que has tomado una Mano la has tomado pero torpemente y la has jugado, con un Aire muy descortés e indiferente. Ahora tengo la suficiente confianza en su buen sentido, para confiar en ella, en el futuro se esforzará por hacer una mejor figura en este elegante y necesario logro.

Otra cosa que conviene mencionar, y por todos los medios enmendar, es el efecto de la vida en el campo y de la educación, es decir, cierta modestia, sensibilidad, timidez, llámenlo con cuál de estos nombres, que enardece. de verdad ante cada Violación de la Decencia, en Compañía, y impone una Restricción insoportable a la libertad de Comportamiento. Gracias a los refinamientos tardíos de los modales modernos, la hipocresía, la superstición y la formalidad han perdido toda reputación en el mundo y la máxima sublimación de la cortesía y la gentileza radica en la facilidad y la libertad, o en otras palabras, en un aire y un comportamiento naturales, y al expresar satisfacción por todo lo que sugiere e impulsa la Naturaleza, lo que ciertamente lo son las mencionadas Violaciones de la Decencia.

En tercer lugar, todavía no se te puede convencer para que aprendas a cantar. Esto lo tomo muy sobriamente como una imperfección del momento más importante de todos. Un oído para Musick sería una fuente de mucho placer, y una voz y habilidad, sería una diversión privada y solitaria, de gran valor cuando no se podría tener otra. Debes haber observado un ejemplo de esto en la señora Cranch, que con toda probabilidad se habría quedado sorda a la muerte con los gritos de su Betcy, 1 si no los hubiera ahogado en su propio Musick.

En el cuarto lugar, a menudo cuelgas la cabeza como una espadaña. No te sientas, erguido como debieras, por lo cual, por lo que sucede que pareces demasiado bajo para una Belleza, y la Compañía pierde las dulces sonrisas de ese Rostro y los brillantes destellos de esos Ojos. Esta Falla es el Efecto y Consecuencia de otra, aún más imperdonable en una Dama. Me refiero al hábito de leer, escribir y pensar. Pero tanto la Causa como el Efecto deben arrepentirse y enmendarse lo antes posible.

Otro defecto, en el que parece haberse insistido obstinadamente, después de frecuentes reproches, consejos y amonestaciones de sus amigos, es el de sentarse con los Leggs cruzados. Esto arruina la figura y el Aire, esto daña la Salud. Y temo que surge de la fuente anterior vizt. Demasiado pensamiento. ¡Estas cosas no deberían ser!

Una sexta imperfección es la de caminar, con los dedos de los pies doblados hacia adentro. Esta imperfección se llama comúnmente dedos de loro, creo, no sé por qué razón. Pero da una Idea, el reverso de un aire audaz y noble, el reverso del pavoneo majestuoso y la deportividad sublime.

Así he dado un retrato fiel de todos los Spott, que hasta ahora he discernido en este Luminary. No he mirado al Orden, sino que los he pintado tal como surgieron en mi Memoria. Cerca de tres semanas he estafado y estudiado para obtener más, pero no se han descubierto más. Todo lo demás es brillante y luminoso.

Terminado el Cuadro termino mi Carta, no sea que mientras relato Faltas, cometa la mayor en una Carta, la de Larga Duración tediosa y excesiva. ¡Hay una Conclusión bellamente transformada para usted! desde el año


John Adams a Abigail Smith

Tuyo del 15 de abril. este momento recibido. Te agradezco por ello y por tu oferta de leche, pero tenemos leche en abundancia y todo lo que queremos excepto compañía.

No puedes imaginar lo bien que vivimos mi hermano y yo. Tenemos tanto Pan y tanta Leche pura nueva, tanto Pudín y Arroz, y de hecho tanto de cada cosa de la clase farinácea como nos plazca, y la Medicina que tomamos no es para nada nauseabunda ni dolorosa.

Y nuestra Felicidad es mayor, ya que cinco Personas en la misma Habitación, bajo el Cuidado del Señor y de la Iglesia, 1 están hambrientas y médicamente muertas con la mayor severidad. No se les permite Pan, Pudín, Leche, es decir, Leche pura y simple (se les permite una Mezcla de Mitad Leche y Mitad Agua) y día por medio son torturados con Polvos que los enferman tanto como la Muerte y como débil como el agua. Todo esto puede ser necesario para ellos por lo que yo sé, ya que Lord está profesamente en contra de cualquier Preparación previa a la Inoculación. En mi opinión, estaba totalmente de acuerdo con él, hasta hace poco. Pero la Experiencia me ha convencido de mi Error, y he sentido y ahora siento cada Hora, la Ventaja y la Sabiduría de la Doctrina contraria.

El Dr. Tufts y su hermano han estado aquí para vernos esta mañana. Están encantadoramente bien y alegres, aunque son delgados y débiles.

Los señores Quincy's Samuel y Josiah, 2 tienen el moquillo muy a la ligera. Le pregunté al Dr. Perkins cómo lo tenían. El Dr. respondió en el estilo de la Facultad "¡Oh Señor señor infinitamente ligero!" Es sumamente placentero, dice él, dondequiera que vayamos Vemos a todos los cuerpos pasar por este tremendo Moquillo, de la manera más ligera y fácil que se pueda imaginar.

El Dr. quiso decir, los que tienen el Moquillo por Inoculación en el Nuevo Método, para los que lo tienen de la Vía natural, son Objetos de tanto Horror, como siempre. Hay un pobre, en este barrio, un bajo, ahora trabajando con él, de la manera natural. Está en un buen camino de recuperación, pero es la vista más impactante que se puede ver. Dicen que no se parece más a un hombre que a un cerdo o un caballo: hinchado hasta tres veces su tamaño, negro como el tocino, ciego como una piedra. Cuando me inocularon por primera vez tuve una gran curiosidad por ir a verlo, pero el Dr. dijo que era mejor que no saliera, y mis Amigos pensaron que me daría un giro desagradable. Mi Unkle trajo a un Vinal que acaba de recuperarse de la manera natural para vernos y mostrarnos. Su rostro está hecho añicos y es tan áspero como Braintree Commons.

Este Contraste está para siempre ante los ojos de todo el Pueblo, Sin embargo, se dice que son 500 Personas, que continúan destacándolo, 3 en spight of Experience, las Expostulaciones del Clero, tanto en privado como desde el Escritorio, los incansables ¡Las persuasiones de los hombres selectos y el clamor y asombro perpetuo del pueblo, y exponerse a este Moquillo de la manera natural! -¿Es el hombre una criatura racional cree usted? -La conciencia, en verdad y los escrúpulos son la causa. Pienso en mí mismo, un yo deliberado Asesino, quiero decir que incurrí en toda la Culpa del yo deliberado Murther, si tan sólo me quedara en este Pueblo y corra la Oportunidad de tenerlo de la manera natural.

El Sr. Wheat estalló y ahora está en la mesa de cartas para divertirse. No podrá superar una puntuación o dos. Badger ha sido bastante holgazán y holgazán, y le duele la cabeza, las rodillas y la espalda, durante uno o dos días, y los Mensajeros aparecen sobre él, que predicen la completa aparición de la viruela en unas 24 horas.

Así Vemos a otros, Bajo los síntomas, y todos los Dolores que acompañan al Moquillo, bajo el Manejo actual, cada Hora, y no estamos consternados ni en lo más mínimo desconcertados, ni desanimados. Pero, ¿estamos todos deseando que su turno llegue a continuación, que se acabe, y nosotros en nuestro negocio, y yo vuelva a mi granja, a mi jardín, pero sobre todo a mi Diana, que es la mejor de todas las amigas? , Y la más rica de todas las bendiciones para los suyos

¿Cómo puedo expresar mi gratitud a tu mamá y a ti mismo, por tu amable cuidado y preocupación por mí? Estoy extremadamente agradecido por la Leche y las Manzanas. Pero no quiero que se molesten más, porque tenemos una provisión suficiente y abundante de esas y todas las demás cosas buenas que se nos permiten. El bálsamo es una mercancía en muy gran demanda y muy escasa, aquí, y hay un gran número de nosotros para beber de su inspiradora infusión, de modo que mi tío, mi tía y todos los pacientes bajo su techo estarían complacidos, así como yo mismo, si pudiera enviarme un poco más.

Recibí Tu amable Favor de Hannes, esta Mañana, y acababa de terminar Mi Respuesta, cuando recibí la otra, de Tom.

Nunca recibo una Línea tuya sin una Revivificación de Espíritus y un Corazón gozoso. Anhelo escuchar eso, algo que prometiste decirme en tu próximo. ¿Qué puede ser esa cosa? Pensé. Mi ocupada imaginación estará especulando y conjeturando al respecto, día y noche, supongo, hasta que tu próxima Carta desentrañe el Misterio. Eres un libertino, malicioso, ¿cómo te llamaré por ponerme en este Puzzle and Teaze durante un día o dos, cuando podrías haberme informado en un minuto?

Será mejor que reconsidere y se retracte de ese atrevido discurso suyo, se lo aseguro. Pues te aseguro que hay otro Personaje, además del de Critick, en el que, si nunca lo hiciste, siempre en el futuro me temerás, o yo sabré la Razón.

Oh. Ahora creo que estoy decidido a escribirle muy pronto, un relato en detalle minucioso de las muchas fallas que he observado en usted. Recuerda que te di un indicio de que había observado algunos, en una de mis cartas anteriores. Se sorprenderá cuando encuentre el número de ellos.

Por cierto, he oído desde que llegué a la ciudad una insinuación a tu desventaja, de la que te informaré tan pronto como hayas desenmarañado tu enigma.

Tenemos muy pocas noticias y muy poca conversación en la ciudad sobre cualquier cosa, excepto el Callomel adulterado que mató a un paciente en el castillo, como dicen. El Pueblo se divide en Partes al respecto, y Cada Parte se esfuerza por echar la Culpa, como de costumbre, donde su Interés o Afectos lo impulsen a desear que vaya.

Dónde se centrará la culpa, o dónde terminará la Quarrell, no puedo prever.

Las Personas de las que se habla son el Dr. Gelston, 4 el Sr. Wm. Greenleaf, el boticario que se casó con Sally Quincy, y el sargento, francés un hombre de Braintree, que se dice que llevó a los Druggs del boticario al médico. Pero creo que no se sospecha mucho del sargento. Después de todo, si algún Cuerpo tiene la culpa, para mí es una disputa.

Hago mis cumplidos a todos los formales, doy mi deber a todos los honorables y mi amor a todos los amigos, ya sea en Germantown, Weymouth o en cualquier otro lugar, que preguntan por mí, y creen que estoy con un afecto inalterable.


Abigail (Smith) Betts (antes de 1638 - después de 1683)

John Adams se casó con Abigail Smith, tuvieron los siguientes hijos:

Matrimonio: APUESTA EL 26 DE AGOSTO DE 1657 Y EL 1 DE SEPTIEMBRE DE 1657, Hartford o Easttown, Westchester Co., Nueva York. [2] [3] [4] [5] [6]

Matrimonio: 13 de marzo de 1673, Connecticut, posiblemente Wethersfield o Hartford. [7]

Su segundo marido, John Betts, compró un terreno en Huntington en 1680. Se establecieron allí en 1684, cuando John Betts y su esposa Abigail traspasaron parte de la granja a Edward Higbee "para y en consideración a un matrimonio" entre Higbee y Abigail Adams. [10]

"BETTS, John (1627-1690) & amp 2 / wf Abigail (SMITH) ADAMS, w John 13 de marzo de 1672/3 Huntington, LI / CT" [11]

"Se casó el 13 de marzo de 1672-3 con la Sra. Abigail Adams [nota al pie: ella era dau. De Richard Smith, como se muestra en un certificado, fechado el 26 de agosto de 1657 [que certifica que John Addams y Abigail Smith tenían el consentimiento de sus padres para casarse]], viuda de John Adams,. "[12]

Muerte

"ADAMS, John (? 1638-1670) & amp Abigail SMITH, m / 2 John BETTS 1673 ca 26 de agosto de 1657,? 1 de septiembre Hartford" [17]


John Adam y su amada esposa Abigail Adams

Abigail Smith Adams era la esposa del famoso político, primer vicepresidente y segundo presidente John Adams. También fue la madre de John Quincy Adams, quien más tarde se convertiría en presidente siete años después de su muerte en 1818. Con su esposo en viajes frecuentes, los dos se correspondían con frecuencia, y Abigail es quizás más conocida por estas cartas que le envió a su esposo. . En una, incluso le escribió sobre darles a las mujeres los mismos derechos que a los hombres mientras él asistía al Segundo Congreso Continental.

El 22 de noviembre de 1744, William Smith y Elizabeth Quincy Smith dieron la bienvenida a su segundo hijo, Abigail Smith, en Weymouth, Massachusetts. William Smith era un ministro congregacionalista y Elizabeth era la hija del conocido político John Quincy. Abigail tenía dos hermanas, una mayor y otra menor, y un hermano menor. Era una niña enferma y nunca estuvo lo suficientemente bien como para asistir a la escuela. En cambio, su madre les enseñó a ella y a sus dos hermanas a leer, escribir y cifrar, y las tres pudieron estudiar literatura francesa e inglesa.

Un retrato de Abigail poco después de su boda. Fuente: firstladies.org

Al crecer, Abigail veía a su futuro esposo John Adams de vez en cuando porque los dos eran primos terceros. Sin embargo, cuando Adams fue con su amigo Richard Cranch a visitar a Mary Smith, la hermana mayor de Abigail y prometida de Cranch, en 1762 se sintió atraído por Abigail Adams, de diecisiete años. Adams era un abogado rural de veintiséis años e hijo de un granjero, lo que horrorizó a la madre de Abigail. Dos años más tarde, Abigail Smith, de diecinueve años, se casó con John Adams de veintiocho años el 25 de octubre de 1764. Los dos vivieron por un corto período de tiempo en una cabaña que Adams había heredado de su padre ubicada en Braintree, Massachusetts. Apenas nueve meses después, su primera hija Abigail "Nabby" en 1765. Tendrían cinco hijos más en el transcurso de diez años: John Quincy Adams (1767), Grace Susanna (1768, murió dos años después), Charles ( 1770), Thomas Boylston Adams (1772) y Elizabeth (nació muerta en 1777).

La casa Adams & # 8217 en Quincy, Massachusetts. Fuente: nps.gov

Durante los primeros años de su matrimonio, Adams trabajó como abogada en Boston mientras Abigail permanecía en Braintree administrando la casa y criando a sus hijos pequeños. Irían a alquilar casas en Boston durante unos años antes de finalmente comprar y establecerse en “Peacefield” en 1787. Abigail se quedó en su casa mientras su esposo estaba fuera en 1774 como delegado de Massachusetts al Primer Congreso Continental. Esto inició la frecuente correspondencia de la pareja en la que Abigail le dio consejos a su esposo mientras él respondía con la política en Filadelfia.

Abigail recibió la tarea de interrogar a las mujeres leales en Massachusetts poco después de que estallara la guerra en 1775 por parte del Tribunal General de la Colonia de Massachusetts con la ayuda de Mercy Warren y Hannah Winthrop. Adams le escribió después para decirle que ahora era política y que le habían dado un trabajo importante.

Carta original que John Adams envió a Abigail Adams. Fuente: nytimes.com

Cuando comenzó el Segundo Congreso Continental y se redactó la Declaración de Independencia, Abigail comenzó a mantener correspondencia con su esposo una vez más. Esta vez, ella lo presionó para que sacara a relucir el tema en el congreso de que las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres con la formación de un nuevo país. Sin embargo, Abigail no pudo convencer a Adams de esto. Estas cartas son algunos de los primeros documentos conocidos que mencionaban los derechos de la mujer. Hoy en día, quizás sea mejor conocida por estas letras exactas.

En 1778, John Adams dejó el país como ministro de Francia. Abigail le informó de los acontecimientos en Estados Unidos mientras él le informaba de asuntos exteriores. Más tarde se unió a él con sus dos hijos mayores, Nabby y John Quincy, en París. Adams se convirtió en el ministro de la Corte de St. James en 1785, donde vivieron hasta 1788 cuando compraron la "Casa vieja" / "Peacefield".

Poco después de que los Adams regresaran a casa desde Europa, John Adams se postuló para presidente y fue elegido como el primer vicepresidente de los Estados Unidos en 1789, convirtiendo a Abigail en la primera segunda dama de los Estados Unidos. Abigail se mudó con su esposo a la ciudad de Nueva York cuando todavía era la capital, luego a Filadelfia cuando la capital cambió.

George Washington renunció en 1797 después de ocho años de presidencia, John Adams se postuló una vez más con Thomas Jefferson como su principal competidor. Abigail pasó gran parte del tiempo durante su campaña cuidando de su madre moribunda, Susanna Boylston Adams Hall. In a letter to her husband, she mentioned how her husband and Jefferson would never have the same friendly relationship as they did before. By the end of the campaign, Abigail had grown to no longer trust her old friend.

John Adams. Source: history.org

On March 4, 1797, John Adams became President of the United States. Thomas Jefferson had come in second, making him the vice president. Abigail lived with her husband in Philadelphia until moving into Washington D.C. shortly before the end of his term. At this point, Abigail would’ve been fifty-two years old, her husband sixty-one. Abigail was always one to speak and write what was on her mind, in earlier letters to her husband during his campaign she spoke of how now that he was president she would have to be more careful with her words.

Abigail spoke out against slavery, while her husband, who did not believe slavery was correct either, never spoke against it though because he feared the response from Southerners. She firmly believed slavery was evil and wrong. While Abigail strongly believed against slavery, she had strong beliefs that women should be given more rights and that married women should have property rights. Women should not have to only be their husband’s companions and she be provided with a better education where all things she was a supporter of. During her time, women had hardly any of the rights as men, and it was not a topic ahead of her time for sure.

During her husband’s presidency, Abigail took on the role of hostess and held many parties and events. By this time, many people were democratic-republicans and anti-federalists, and John Adams was very much a federalist. Abigail, as first lady, saw herself and was seen as a symbol to the federalist party. Because of how active she was in politics, she was unofficially given the titles “Lady Adams” and “Mrs. President”. Often times her correspondence with her husband was intercepted and published, infuriating Abigail, who believed that a gentleman should to invade a lady’s privacy in such a way. Comments were even made in

anti-federalist papers after Adams had made certain decisions and moved during his presidency

that Abigail would have never allowed him to do such a thing, and must have been away.

In November of 1800, the Adams’ moved into the newly built, yet still unfinished, White House (the name was not used until much later, however) in their country’s new capital, Washington, D.C. Abigail was famously known to hang their laundry in the East Wing Room.

By the time Jefferson won the election of 1800, Abigail had expressed to her husband and son that she wanted to lead a more private life after spending so much time in the public eye. The Adams’ returned to Massachusetts and raised their grandchildren while John Quincy Adam was minister to Russia. Their son Charles had died that same year.

John and Abigail Adams lived a much quieter life upon returning home. A few times, the couple had been approached by people who wanted to publish their private correspondence, but Abigail refused. In 1813, their daughter Nabby died of breast cancer after earlier treatments and the cancer then spreading. Before her death, she had traveled to be with her parents when she died.

Two weeks shy of turning seventy-four, Abigail Smith Adams died on October 28, 1818 in Quincy, Massachusetts due to typhoid fever. Her last recorded words were, “Do not grieve, my friend, my dearest friend. And John, it will not be long.” John Adams died about five-and-a-half years later on July 4, 1826. He was buried beside her in a crypt at the United First Parish Church located in Quincy.


Born in Suffolk County, on Long Island, he graduated from the College of New Jersey (now Princeton University) in 1774 and studied law for a short time.

Smith served in the Revolutionary Army as aide-de-camp to general John Sullivan in 1776. he fought in the Battle of Long Island, was wounded at Harlem Heights, fought at the Battle of White Plains, was promoted to lieutenant colonel at the Battle of Trenton and fought at the Battle of Monmouth and Newport. He was on the staff of General Lafayette in 1780 and 1781, became an adjutant in the Corps of Light Infantry, then transferred to the staff of George Washington. [1]

Smith was secretary of the Legation at London in 1784. While there, he met and courted John Adams's, daughter Abigail ("Nabby"), whom he married in 1786. [2] He returned to America in 1788.

He was appointed by President George Washington to be the first US Marshal for the District of New York in 1789 and later supervisor of revenue. He was one of the originators of the Society of the Cincinnati and served as its president from 1795 to 1797. He was appointed Surveyor of the Port of New York by President John Adams in 1800. The Smiths bought land in what was then the countryside outside New York City and planned to build an estate, which they called Mount Vernon, in honor of President Washington. They never lived there, but a carriage house on the property was later converted to a hotel and is now operated as the Mount Vernon Hotel Museum.

Along with General Francisco de Miranda, Colonel Smith raised private funds, procured weapons, and recruited soldiers of fortune to liberate Venezuela from Spanish colonial rule. That action was inspired by Smith's renewal of acquaintance with Miranda, whom Smith had first met when he was John Adams's secretary in London. On February 2, 1806, a force of 200 filibusters, including Smith's son William Steuben, set sail to Venezuela on a chartered merchant vessel, the Leander armored by Samuel G. Ogden. In Jacmel, Haiti, Miranda acquired two other ships, the Bacchus y el Bee. On April 28, a botched landing attempt in Ocumare de la Costa resulted in two Spanish vessels capturing the Bacchus y Bee. Sixty men, including Smith's son, were taken prisoner and put on trial in Puerto Cabello for piracy, [3] and ten were sentenced to death by hanging. Their bodies were beheaded and quartered, with pieces sent to nearby towns as a warning. Smith survived and later escaped his captors and made his way home. Miranda, aboard the Leander and escorted by the packet ship HMS Lilly, escaped to the British islands of Grenada, Barbados, and Trinidad, where the governor Sir Thomas Hislop, 1st Baronet agreed to provide some support for a second attempt to invade Venezuela. los Leander left Port of Spain on July 24, together with HMS Express, HMS Attentive, HMS Prevosty HMS Lilly, carrying some 220 officers and men. General Miranda decided to land in La Vela de Coro and the squadron anchored there on August 1, carrying a flag that Miranda had designed, which later became the flag of modern Venezuela. Nevertheless, the local support that he had hoped for failed to materialize when the fighting started. Much of the local population joined the Spanish against the mercenaries and August 13, Miranda hastily retreated to Aruba and Trinidad, where he left the Leander to avoid the prosecution of Spanish fleet.

In the aftermath of the failed expedition, Colonel Smith and Ogden were indicted by a federal grand jury in New York for violating the Neutrality Act of 1794 and put on trial. Colonel Smith claimed his orders came from President Thomas Jefferson and US Secretary of State James Madison, who refused to appear in court. Judge William Paterson of the US Supreme Court, ruled that the President "cannot authorize a person to do what the law forbids." Both Smith and Ogden stood trial and were found not guilty. [4] His son William Steuben later escaped from the jail in Puerto Cabello.

In 1807 Smith moved to Lebanon, New York. He was elected as a Federalist to the 13th United States Congress, holding office from March 4, 1813, to March 3, 1815. He ran for a second term in 1814, and appeared to defeat Westel Willoughby Jr.

The Secretary of State of New York initially issued his credentials of election to the 14th United States Congress, but Smith did not claim the seat. Some of the ballots had been returned for "Westel Willoughby," without the "Jr.," and so Smith initially appeared to have a majority. Smith declined to challenge the results, and on December 15, 1815, at the start of the first session of the 14th Congress, the House voted that Willoughby was entitled to the seat.

Smith died in Smith Valley in the town of Lebanon in 1816. He is interred in the West Hill Cemetery in the Town of Sherburne, on New York State Route 80.


Abigail Smith to John Adams

When I wrote you by the Doctor1 I was in hopes that I should have been out the next day, but my disorder did not leave me as I expected and I am still confind extreemly weak, and I believe low spirited. The Doctor encourages me, tells me I shall be better in a few days. I hope to find his words true, but at present I feel, I dont know how, hardly myself. I would not have the Cart come a tuesday but should be extreemly glad to see you a Monday.

1 . This letter has not been found.

2. On Thursday, 25 Oct. 1764, John Adams “of Brantree” was married to Abigail Smith at Weymouth ( Vital Records of Weymouth , Boston, 1910, 2:11 Cotton Tufts, MS Diary in MHi , under that date).


Great, Great Grandparents of Abigail Smith [ edit | editar fuente]

Smith Family Line [ edit | editar fuente]

  1. SMITH01 - ( ASmith, WSmith4, WSmith3, TSmith2, SMITH1) - unknown parents of Thomas Smith (1634-1690), who immigrated from England circa 1660.
  2. SMITH02 - ( ASmith, WSmith4, WSmith3, TSmith2, SMITH1) - unknown parents of Thomas Smith (1634-1690), who immigrated from England circa 1660.
  3. Thomas Boylston (1614-1653) - ( ASmith, WSmith4, WSmith3, SBoylston, TBoylston) - English immigrant - see above
  4. Sarah Gilbert Morcock (1617-1673) - ( ASmith, WSmith4, WSmith3, SBoylston, SGMorcock) - English immigrant - see above

Fowle Family Line [ edit | editar fuente]

Quincy Family Line [ edit | editar fuente]

  1. Edmund Quincy (1628-1698) - ( ASmith, EQuincy, JQiuncy, DQuincy, EQuincy2) - Immigrated from England with his parents.
  2. Joanna Hoare (1624-1680) - ( ASmith, EQuincy, JQiuncy, DQuincy, Hoar) - English Immigrant to America / daughter of Immigrant Charles Hoare (1590-1638).
  3. Shepard03/04 . - The records show a simulataneous marriages to Daniel Quincy (1651-1690), bearing him two children in the 1680s and also to Moses Fiske (1642-1708) - bearing him 8 children across the 1680s. Cannot be the same person?

Norton Family Line [ edit | editar fuente]

Note: Rev John Norton (c1651-1716) - 2nd minister of Old Ship Church in Hingham MA.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: The Life and Sad Ending of Abigail Adams Biography (Enero 2022).