Podcasts de historia

EFECTIVIDAD TÁCTICA DE LA AVIACIÓN NAVAL - Historia

EFECTIVIDAD TÁCTICA DE LA AVIACIÓN NAVAL - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Un requisito previo para el control del mar era el control del aire sobre él. En los primeros días de la guerra, los japoneses impidieron que los británicos interfirieran con el movimiento de tropas a Malaya mediante un exitoso ataque aéreo contra el Príncipe de Gales y el Repulse. Expulsar al enemigo desde el aire en áreas vitales fue la primera misión de la aviación naval. Con el desarrollo de las tácticas nocturnas, esto se convirtió en un trabajo de 24 horas que requería aviones nocturnos especialmente equipados, así como cazas diurnos convencionales. Para los aviones de patrulla significaba la capacidad de penetrar solo en áreas controladas por el enemigo, poseer la potencia de fuego necesaria para ahuyentar a los interceptores y regresar a la base con información vital. Cuando el Catalina demostró tener velocidad y armamento insuficientes para defenderse, la Armada obtuvo Libertadores para usar en áreas de avanzada. Incluso este tipo no tenía suficientes armas y requirió otras modificaciones para cambiarlo de un bombardero de alto nivel a un avión de patrulla. A partir de experimentos que equivalieron a alterar el 50 por ciento de los arreglos internos del Libertador, la Armada desarrolló el Privateer. En 1944 y 1945, aviones de estos 2 tipos volaron 15.000 patrullas y destruyeron 504 de los 937 aviones japoneses encontrados, contra una pérdida de 18. Durante el mismo período, los hidroaviones Mariner y Coronado en misiones similares derribaron 24 aviones enemigos y perdieron 3 En 1943, el ataque nocturno japonés con torpedos indicó la necesidad de cazas nocturnos, pero ni el Ejército ni la Armada tenían disponibles aviones adecuados equipados con radar. La experiencia de la Royal Air Force favoreció el desarrollo de aviones bimotores y biplazas especialmente diseñados. Dado que la Armada no podía esperar la finalización de los nuevos aviones ni podía esperar operarlos desde portaaviones sin más cambios de diseño, equipó a varios de sus Hellcats y Corsairs estándar con los instrumentos necesarios y desarrolló un entrenamiento especial para pilotos nocturnos. Antes de que la Viuda Negra del Ejército llegara al teatro del Pacífico, la Armada tenía cazas nocturnos en todos los grandes portaaviones y en bases terrestres en las áreas de avanzada. Los directores de combate desarrollaron una técnica mediante la cual se realizaron intercepciones hasta a 80 millas de la base. Con pérdida para ellos mismos de 3 aviones. Solo los Hellcats derribaron 163 aviones enemigos en combate nocturno. Por importantes que fueran estos aspectos especiales de las actividades aéreas, el enemigo perdió la mayor parte de sus fuerzas aéreas en operaciones convencionales a la luz del día. Aunque, debido a la destrucción de los registros japoneses, nunca se podrán obtener cifras exactas, la aviación naval representó las tres quintas partes o casi 15.000 del total de aviones enemigos destruidos. De estos, el registro más confiable acredita que 9,000 fueron derribados y el resto fue noqueado en el suelo. En combate aéreo, la Armada perdió solo 897 aviones con una ventaja de 10 a 1. Incluso durante el período de grandes pérdidas en 1941-42, los aviones navales destruyeron 830 aviones enemigos mientras sufrían 265 pérdidas en combate aéreo para una proporción favorable de 3 a 1. En 1944, cuando la aviación naval quebró las defensas aéreas enemigas de Rabaul y llevó la ofensiva a las Marshalls, Carolines, Marianas y Bonins, ya las extensas cadenas de bases aéreas enemigas en Filipinas y Formosa, la proporción aumentó a 15 a 1; 4.021 aviones japoneses derribados contra 261 pérdidas en combate aéreo. En 1945, cuando la ofensiva naval se concentró en Ryukus y Japón, la proporción aumentó aún más a 22 a 1; 3.161 aviones japoneses salieron disparados del aire contra 146 pérdidas sufridas a manos de pilotos enemigos. Las cifras anteriores incluyen los compromisos aéreos 726015--47 --- 4 43 de todos los tipos de aeronaves navales. Los aviones de combate naturalmente disfrutaron de un récord superior y destruyeron 13 aviones japoneses en el aire por cada 1 perdido en combate. Durante los últimos 12 meses de la guerra, el Hellcat, pilar de las fuerzas de portaaviones, derribó 3.518 aviones japoneses contra una pérdida de 160; el Corsair, utilizado por pilotos tanto de la Armada como de la Infantería de Marina, 1.042 contra 49; el Wildcat, utilizado en portaaviones de escolta, 377 contra 9 pérdidas. Estas proporciones fueron 22 a 1, 21 a 1 y 42 a 1, respectivamente. El control del aire también se reflejó en la capacidad de un esfuerzo de bombardeo para alcanzar al enemigo y la capacidad correspondiente para romper y evitar que un ataque enemigo alcance su objetivo. Durante 1944 y 1945, aviones torpederos y bombarderos en picado de la Armada y la Infantería de Marina realizaron 102.000 salidas contra los japoneses, participaron en combate en 742 ocasiones y perdieron sólo 18 aviones frente a cazas enemigos. Aunque muchos de estos vuelos ocurrieron en áreas donde la fuerza aérea enemiga ya había sido aniquilada, el resto indicó la efectividad de la cobertura proporcionada por los cazas de la Armada. Incluso en 1942, cuando la fuerza aérea japonesa estaba en su apogeo, habitualmente perdía entre el 20 y el 40 por ciento de sus aviones en cualquier misión encontrada por aviones de la Armada. Aunque no se dispone de cifras completas para aviones terrestres y portaaviones, estos últimos destruyeron el 70 por ciento de los bombarderos enemigos y el 50 por ciento de los cazas interceptados. Ninguna fuerza aérea podría soportar tales pérdidas durante un período prolongado de tiempo sin convertirse de hecho, si no de nombre, en una fuerza suicida. El Kamikaze simplemente reconoció una situación existente. El combate aéreo era esencialmente una función defensiva diseñada para proteger las propias fuerzas aéreas o de superficie del caza del ataque directo. Si se libera de este deber, el avión de combate podría realizar operaciones de carácter ofensivo. De las 500.000 salidas realizadas por aviones de combate navales en la guerra del Pacífico, sólo 12.000, o el 21/2 por ciento, resultaron en combate aéreo; el resto se destinó principalmente a otros fines. Más que capaz de superar la oposición aérea, la aviación naval presionó su ataque contra aeródromos y aviones en tierra. Debido a que durante las operaciones anfibias un gran número de barcos en un área de aterrizaje restringida eran especialmente vulnerables a los bombardeos, los portaaviones rápidos primero intentaron despejar el aire de los aviones enemigos y luego destruyeron los aviones estacionados y dejaron los campos inoperables, deteniendo así la actividad aérea hostil. en la fuente. Aproximadamente un tercio de las salidas de aviones de transporte se realizaron con este propósito y en algunas campañas el número llegó a dos tercios. Aunque en ningún momento fue posible prescindir de las patrullas aéreas de combate, solo alrededor del 28 por ciento de los aviones enemigos destruidos fueron derribados en la defensa de las fuerzas estadounidenses, frente al 32 por ciento en el aire sobre los barcos e instalaciones enemigas y el 40 por ciento en tierra. . Al vencer a los japoneses en el aire, los aviones de transporte destruyeron 18 enemigos a cada uno de los suyos que se perdieron, mientras que los aviones navales y marinos con base en tierra disfrutaron de una ventaja de 8 a 1. La disparidad no se debió a una diferencia en los tipos de aviones, que eran los mismos, pero por la capacidad de concentrar portaaviones y enviarlos al corazón de un área controlada por los japoneses. Aunque antes de la guerra se decía con frecuencia que el peso añadido y otros factores de diseño necesarios en los aviones portaaviones hacían imposible operarlos contra aviones en tierra, esto resultó no ser cierto. Los transportistas eran unidades móviles que, cuando se ensamblaban en número suficiente,
abrumar la fuerza aérea de un enemigo en cualquier área que los Estados Unidos desearan penetrar. El desarrollo de técnicas de radar y de dirección de combate aseguró solo un mínimo de aviones que se usaban para la defensa y relevó al resto para misiones ofensivas contra instalaciones en tierra o movimientos hostiles de flotas. Con el control del aire sobre sus cabezas y con el apoyo aéreo adecuado, la Flota de los Estados Unidos podía moverse libremente por el mar y las tropas terrestres y el equipo donde lo exigiera el plan estratégico. El dominio del mar también requirió la destrucción de los buques de guerra japoneses que podrían amenazar a nuestros barcos que navegan por las aguas del Pacífico. Era además necesario privar a Japón de su marina mercante tanto para evitar su uso para reforzar y abastecer bases enemigas como para paralizar toda la economía japonesa, que dependía del transporte marítimo para la mayor parte de su petróleo, mineral de hierro, carbón de cocina, caucho, aluminio y otros metales no ferrosos. y gran parte de su comida. Los aviones navales fueron muy efectivos contra los objetivos marítimos. Los bombarderos en picado fueron desarrollados por la Armada como un medio de controlar la máxima precisión con un riesgo mínimo para los aviones en ataques a buques de guerra fuertemente armados. El avión torpedo fue diseñado para lanzar el arma más letal hasta ahora ideada para un ataque marítimo. A estas tácticas iniciales se agregaron tres medios adicionales de atacar a los barcos: el bombardeo de tope, iniciado en el Pacífico por la Quinta Fuerza Aérea, el ataque con cohetes y el ametrallamiento. Armados con estas armas, los aviones navales hundieron 745.000 toneladas de buques de guerra japoneses y cooperaron con otros agentes para hundir 167.000 toneladas adicionales. Entre los buques hundidos por aviones navales, ya sea solos o con otros agentes, se encontraban 6 de los 12 acorazados de Japón, 12 de 20 portaaviones, 18 de 40 cruceros. De todos los hundimientos en la clase de destructor o más grande, los aviones navales y marinos representaron el 48 por ciento y aproximadamente el 42 por ciento del tonelaje de combate de todos los tipos. Los aviones navales también fueron responsables de dañar una gran cantidad de buques de guerra enemigos importantes que luego requirieron períodos prolongados de reparación. Este daño tuvo con frecuencia un efecto tan importante en el curso de la guerra como los hundimientos. Los impactos sobre unidades de la fuerza de portaaviones japonesa en la Batalla del Mar del Coral fueron un factor importante en el abandono de los planes para invadir Port Moresby. Un daño similar en la Batalla de las Islas Salomón del Este causó la retirada de las fuerzas navales japonesas, lo que dio a nuestras fuerzas marítimas y terrestres en las Islas Salomón un hechizo de respiración necesario y la oportunidad de reforzarse. Los daños sufridos por los portaaviones japoneses por los ataques de portaaviones en 1943 dieron como resultado la retirada permanente de buques de guerra pesados ​​de Rabaul y eliminó la amenaza de interferencia naval con la ocupación de Bougainville. Después de las últimas acciones, los japoneses se negaron de nuevo a arriesgar buques de guerra pesados ​​dentro del alcance de los aviones navales, excepto con un apoyo masivo de portaaviones como en la Batalla del Mar de Filipinas, o en una misión de éxito sin duda de último momento como en la Batalla del Golfo de Leyte y la última salida del Yamato. En la acción aérea naval contra buques de guerra enemigos era importante la capacidad de infligir daños con un mínimo de esfuerzo. Solo unos 160 bombarderos y cazas de escolta, que transportaban unas 80 toneladas de bombas y torpedos, realizaron los ataques que hundieron un portaaviones japonés y dañaron otro en el Mar del Coral. En los ataques del segundo día de la Batalla de Midway, que resultaron en el hundimiento de 4 portaaviones y resultó ser el principal punto de inflexión de la guerra del Pacífico, los impactos sobre los portaaviones enemigos fueron infligidos por unos 80 bombarderos en picado. La contribución aérea naval a la crucial Batalla de Guadlalcanal 350 y menos salidas de ataque ascendió a menos de 160 toneladas de bombas y torpedos. Un acorazado, un crucero y 11 transportes de tropas se acreditaron hundidos total o parcialmente por estos ataques aéreos, y otros buques resultaron dañados. En la batalla por el Golfo de Leyte, dos elementos del 46 ataque de tres frentes fueron derrotados con un gasto total de solo 750 toneladas de bombas. Los aviones navales hundieron sin ayuda más de 1.500.000 toneladas de buques mercantes japoneses durante la guerra; en cooperación con otras fuerzas ayudaron a hundir otras 200.000 toneladas. Estas cifras incluyeron sólo embarcaciones de 500 toneladas o más, pero no los cientos de barcazas pequeñas, sampanes, lugre y otras embarcaciones hundidas por aeronaves navales, cuyo total nunca se ha compilado. Aproximadamente el 50 por ciento, 800 000 toneladas, se redujeron en los cuatro meses de la campaña de Filipinas, desde mediados de septiembre de 1944 hasta mediados de enero de 1945; 200.000 toneladas en las incursiones de Truk, Marianas y Rabaul de febrero de 1944; y 100.000 más en marzo de 1944 en Palau y en otros lugares. El tonelaje destruido por aviones navales supera al de cualquier otro agente, excepto los submarinos, que representaron más de la mitad del total. Es casi imposible obtener datos completos sobre las pérdidas de embarcaciones más pequeñas. Se cree que los submarinos jugaron un papel más pequeño y los aviones y las minas aéreas del Ejército y la Armada un papel más importante en el hundimiento de estos buques. Los portaaviones dedicaron un enorme volumen de esfuerzo a ametrallar y atacar con cohetes a estos objetivos vulnerables. Los bombarderos de patrulla naval cuyas búsquedas diarias cubrieron todo el Pacífico occidental realizaron cientos de bombardeos y ametrallamientos individuales contra pequeños barcos aislados. Los bombarderos y cazas del ejército fueron efectivos contra estos buques a lo largo de las Indias Orientales, Filipinas y Formosa. En los últimos meses de la guerra, las minas colocadas por los B-29 paralizaron aún más los restos de esta flota mercante junior, para entonces confinada en gran parte a las aguas interiores de Japón, y hostigada incluso allí por aviones de patrulla naval y de portaaviones. Solo se requirieron 9 aviones navales y solo alrededor de 4 toneladas de bombas o torpedos, en promedio, para hundir cada 1,000 toneladas de guerra japonesa o buques mercantes. Al ejecutar sus campañas decisivas contra la flota enemiga y la marina mercante, la aviación naval gastó solo el 14 por ciento de su esfuerzo de ataque y solo alrededor del 4 por ciento de sus salidas de combate. Los aviones navales operaron contra las fuerzas terrestres enemigas en todas las partes del Pacífico. Gran parte de este esfuerzo se dedicó a ataques cuyo objetivo principal era el desgaste de las unidades enemigas antes de una invasión o contra los japoneses por hostigar las comunicaciones. También se realizaron ataques contra defensas específicas de cabeza de playa e instalaciones de suministro adyacentes en preparación para un aterrizaje. Finalmente, los aviones brindaron apoyo directo y cercano a las tropas terrestres. Aunque se desconoce la proporción en cada una de las tres categorías, las aeronaves navales dirigieron el 54 por ciento de su esfuerzo de ataque total a las tropas, armas, equipo, instalaciones de defensa e instalaciones de suministro del enemigo. Esta cifra no incluye salidas para neutralizar aeródromos o ataques a instalaciones industriales y de transporte japonesas. La eficacia del apoyo aéreo no se midió por el daño infligido a las instalaciones, sino por la rapidez con la que los marines y soldados avanzaban contra el enemigo. La variedad de objetivos en las misiones de apoyo cercano fue muy grande y fue dictada por la necesidad de las tropas, el

Buques mercantes japoneses hundidos. --- Los submarinos por sí solos representaron el 54 por ciento de los hundimientos; aviones navales solamente, 18 por ciento. Las unidades de la Marina participaron en el 77 por ciento de todos los hundimientos y fueron los únicos agentes en el 76 por ciento. Los principales elementos representados en la última barra del gráfico son las pérdidas frente a las fuerzas del Imperio Británico y los Países Bajos y las bajas de los marines.
4 8
idoneidad del objetivo para el ataque aéreo y disponibilidad de aeronaves y otras armas, como disparos navales y artillería en tierra. Las posiciones de las armas enemigas en el lado opuesto de una colina solo pueden ser puestas fuera de servicio por aviones. Los aviones descubrieron con frecuencia sus propios objetivos detrás de las líneas japonesas y, como en el caso de los suministros o refuerzos, les impidieron llegar al frente. Con frecuencia se recurría a los aviones para mantener bajo al enemigo a medida que avanzaban las tropas amigas. Tales actividades no se pueden representar estadísticamente. Aunque en el combate terrestre el logro de la victoria dependía del soldado de infantería, la aviación naval le brindó una asistencia inestimable, facilitó su avance y, mediante sus métodos precisos de ataque, salvó miles de vidas estadounidenses. La discusión anterior ha expuesto la participación de la aviación naval en la guerra del Pacífico. Demuestra la eficacia con la que la Armada equilibró las potencialidades de las armas aéreas con sus limitaciones, las desarrolló y las utilizó con otras armas para implementar el plan estratégico. Sin embargo, es pertinente aislar brevemente la aviación naval de la estructura naval en su conjunto para considerar su eficiencia como fuerza aérea. Uno de los fenómenos más generalizados de la guerra fue la tendencia popular a evaluar la efectividad del ataque aéreo en términos de tonelaje de bombas. Esto era fácilmente comprensible en vista de nuestra predilección nacional por las medidas cuantitativas y de gran tamaño y la facilidad de comparación que proporciona una cifra de tonelaje. Desde el punto de vista del análisis militar, el tonelaje de las bombas es hasta cierto punto una medida de esfuerzo, pero sólo ocasionalmente una buena medida de eficacia. Fue más significativo en los ataques a grandes centros urbanos realizados en condiciones climáticas favorables, de modo que la mayoría de las bombas no pudieron evitar golpear el área. Sin embargo, incluso en los ataques a las ciudades japonesas, hubo una amplia variación en el área arrasada por tonelada de bombas según el tipo de bombas utilizadas y la concentración de su caída. A medida que disminuía el tamaño del objetivo, o cuando el clima y otros factores afectaban la precisión, la caída total del tonelaje seguía siendo un costo del ataque, pero el efecto sobre el enemigo dependía de la proporción de bombas que impactaran en el objetivo. Por ejemplo, el Strategic Bombing Survey informó que de 30, - 000 toneladas de bombas lanzadas en ataques a gran altitud contra 3 grandes plantas de petróleo y químicas alemanas con un área total de 31/2 millas cuadradas, solo 1 bomba de cada 8 impactó dentro de la planta. vallas y solo 1 de 30 infligió daños físicos a las instalaciones de fabricación. Probablemente, los objetivos japoneses más grandes bombardeados habitualmente por aviones navales fueron los aeródromos. La pista grande promedio tenía un área de aproximadamente 50 acres, considerablemente más pequeña que una de las plantas petroleras mencionadas anteriormente. El tipo más grande de barco enemigo atacado por aviones navales, un gran portaaviones, tenía un área de cubierta de aproximadamente 2 acres. Contra un submarino, el área letal en la que tenía que impactar una bomba era de aproximadamente un cuarto de acre y en una cabeza de playa la posición de un arma presentaba un área de solo dos centésimas de acre. El tonelaje de bombas lanzadas en ataques contra tales objetivos tenía muy poca importancia, pero a menudo surgía la pregunta de si el objetivo podía ser bombardeado de manera eficiente. La probabilidad estadística de no impactar en un revestimiento de cañón de 25 pies de diámetro era de 10,000 a 1 en bombardeos a gran altitud, 600 a 1 en bombardeos de planeo a baja altitud, 300 a 1 en el bombardeo en picado más preciso y aproximadamente 100 a 1 en el bombardeo de cabecera. El desarrollo del cohete de alto explosivo redujo la probabilidad de 21 a 1; y, si se deseaba poner el cañón temporalmente fuera de combate mientras las tropas avanzaban o los bombarderos amigos estaban llevando a cabo un ataque, esto podría lograrse mediante un avión de combate con unos pocos cientos de cartuchos. A excepción de los aviones de patrulla, la aviación naval operaba desde portaaviones o desde pequeños campos terrestres en áreas avanzadas, los cuales requerían aviones pequeños con capacidad de bombas limitada. Como parte integral de las fuerzas navales, tenía como objetivos principalmente 49 objetivos navales: barcos, aviones estacionados, instalaciones en tierra y apoyo cercano de las tropas anfibias. Debido a que los tipos de avión y la naturaleza de los objetivos priorizan la precisión y efectividad de cada bomba lanzada, la aviación naval no participó en bombardeos de patrones de gran altura. Se utilizaron comúnmente tres métodos de ataques con bombas: bombardeo con planeo a altitudes de 1,000 a 4,000 pies; bombardeo en picado a las mismas altitudes pero con un ángulo de 65 ° a 90 °; y bombardeo de altura mínima, o de tope, de 50 a 300 pies. Especialmente contra los buques de guerra, se utilizaron torpedos aéreos a corta distancia y baja altitud. Con la introducción del cohete de gran explosividad en 1944, la aviación naval adquirió un arma más adecuada que las bombas contra objetivos como pequeñas instalaciones marítimas y terrestres. Un índice de su importancia fue el uso de más de 100.000 cohetes en la campaña de Okinawa. Finalmente, los aviones navales emplearon ametralladoras y cañones ligeros contra muchos objetivos pequeños. Al medir la efectividad táctica de una fuerza aérea, lo que contaba no era el volumen de esfuerzo, sino el logro de objetivos y el costo de los resultados. Cada tipo de objetivo y operación debía considerarse por separado; no existía un estándar común. Para destruir la mitad de Tokio se necesitaron 14.000 toneladas de bombas. Menos de una vigésima parte de este tonelaje ganó la batalla por el golfo de Leyte; unas pocas docenas de bombarderos en picado ganaron la batalla de Midway. La importancia comparativa de estos logros no se encuentra en ninguna medida de salidas o tonelaje de bombas. De hecho, no son comparables en absoluto, excepto porque cada uno fue una contribución vital a la victoria lograda mediante la hábil aplicación de las armas apropiadas.


Operación Rolling Thunder

Operación Rolling Thunder fue el nombre en clave de una campaña de bombardeos estadounidense durante la Guerra de Vietnam. Aviones militares estadounidenses atacaron objetivos en todo Vietnam del Norte desde marzo de 1965 hasta octubre de 1968. Este bombardeo masivo tenía la intención de ejercer presión militar sobre los líderes comunistas de Vietnam del Norte y los líderes comunistas de 2019 y reducir su capacidad para librar una guerra contra el gobierno de Vietnam del Sur apoyado por Estados Unidos. La Operación Rolling Thunder marcó el primer asalto estadounidense sostenido en territorio norvietnamita y representó una importante expansión de la participación de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam.


¿Cómo podría la Armada de los EE. UU. Enfrentarse a la Armada de 500 barcos de China?

La expansión china se intensifica y fortalece aún más por sus fuerzas de la Guardia Costera y la Milicia Marítima que, junto con la expansión naval, expandirán la Armada China a casi 800 barcos para 2030.

La Armada china está en camino de llegar a casi 500 barcos en menos de diez años, en caso de que continúe su ritmo actual de expansión, una circunstancia fortalecida por una sólida infraestructura de construcción naval nacional y múltiples programas de plataformas nuevas, como nuevos barcos de asalto anfibio, destructores, portaaviones y submarinos todos en construcción.

Un documento de estrategia de la Armada, la Guardia Costera y el Cuerpo de Infantería de Marina recientemente publicado expresa la preocupación por esta expansión china con una mente específica en lo que cita sobre las ambiciones chinas de expandir su poder e influencia global, controlar vías fluviales estratégicas y puntos de acceso, militarizar el sur de China. Mar y, en última instancia, desplazar a Estados Unidos como líder naval mundial.

La estrategia, "Ventaja en el mar: prevaleciendo con poder naval integrado y de todos los dominios", explica que la fuerza de batalla de la Armada de China se ha más que triplicado en tamaño en solo dos décadas. El tamaño y el alcance de la acumulación china es, naturalmente, una preocupación por razones estratégicas a largo plazo en lo que respecta a la influencia y la estabilidad globales. Sin embargo, la estrategia señala que el rápido ascenso de China como potencia naval podría introducir preocupaciones militares tácticas más urgentes a corto plazo. Una fuerza grande, de múltiples capas y capaz podría, por ejemplo, buscar simplemente "apoderarse" de áreas rápidamente antes de que Estados Unidos tuviera la oportunidad de diseñar cualquier tipo de respuesta.

"En el caso de un conflicto, China y Rusia probablemente intentarán apoderarse del territorio antes de que Estados Unidos y sus aliados puedan montar una respuesta efectiva, lo que conducirá a un hecho consumado", escribe la estrategia.

Esta perspectiva parece introducir preocupaciones particulares con respecto al Pacífico, ya que la estrategia indica que la fuerza numéricamente superior de China está "en gran parte concentrada en el Pacífico Occidental". Si bien se sabe que las ambiciones de China son verdaderamente globales en escala y alcance en términos de objetivos expansionistas, el poder concentrado del país en el Pacífico en comparación con una presencia operativa global naval estadounidense mucho más dispersa significa algún tipo de anexión de "hechos consumados" de Taiwán o áreas dentro del Mar de China Meridional podría ser difícil de contrarrestar rápidamente.

La expansión china se intensifica y fortalece aún más por sus fuerzas de la Guardia Costera y la Milicia Marítima que, junto con la expansión naval, expandirán la Armada China a casi 800 barcos para 2030.

Los chinos están agregando rápidamente una nueva clase de buques de asalto anfibios Tipo 075, así como portaaviones y destructores Tipo 055, cada plataforma presenta una nueva esfera de tecnologías de guerra marítima.

"Para apoyar su flota de múltiples capas, China también está desarrollando la fuerza de misiles más grande del mundo, con capacidades nucleares, que está diseñada para atacar a las fuerzas estadounidenses y aliadas en Guam y en el Lejano Oriente con todo, desde misiles balísticos hasta cruceros maniobrables y misiles hipersónicos". la estrategia escribe.

La expansión naval de China ha estado durante mucho tiempo en el radar del Pentágono, sin embargo, está ganando aún más tracción como un área de preocupación dado el comportamiento agresivo de China en la región y la sofisticación tecnológica reportada de su fuerza naval.

"En un conflicto, el exceso de capacidad industrial de la República Popular China (RPC), incluidos los astilleros comerciales adicionales, podría convertirse rápidamente en producción y reparación militar, aumentando aún más la capacidad de China para generar nuevas fuerzas militares", escribe la estrategia.

Kris Osborn es el editor de defensa de National Interest. Osborn se desempeñó anteriormente en el Pentágono como experto altamente calificado en la Oficina del Subsecretario del Ejército: Adquisiciones, Logística y Tecnología. Osborn también ha trabajado como presentador y especialista militar en el aire en cadenas de televisión nacionales. Ha aparecido como experto militar invitado en Fox News, MSNBC, The Military Channel y The History Channel. También tiene una Maestría en Literatura Comparada de la Universidad de Columbia.


Estructura social, etnia y eficacia militar: Irak, 1980-2004

Este capítulo investiga el efecto de las políticas gubernamentales destinadas a controlar la división interna sobre la eficacia militar general. Aborda específicamente el caso de Irak de 1980 a 2004. Este caso indica que existe una clara compensación entre mejorar la eficacia militar y preservar la seguridad interna. Irak estuvo involucrado en tres guerras importantes entre 1980 y 2004: la Guerra Irán-Irak (1980-88), la Guerra del Golfo Pérsico de 1991 y la Guerra de Estados Unidos de 2003. El caso de Irak respalda la hipótesis de que la discriminación en el entrenamiento y la educación influye negativamente en la habilidad y calidad militar. La discriminación también dañó la capacidad de los militares para responder rápidamente a los acontecimientos en el campo de batalla. En general, el caso de Irak muestra que la discriminación por motivos étnicos puede afectar significativamente la capacidad de movilizar recursos en la guerra, y las políticas que son menos discriminatorias parecen movilizar recursos de manera más eficiente y crear niveles más altos de efectividad militar.

Stanford Scholarship Online requiere una suscripción o compra para acceder al texto completo de los libros dentro del servicio. Sin embargo, los usuarios públicos pueden buscar libremente en el sitio y ver los resúmenes y las palabras clave de cada libro y capítulo.

Por favor, suscribirse o iniciar sesión para acceder al contenido de texto completo.

Si cree que debería tener acceso a este título, comuníquese con su bibliotecario.

Para solucionar problemas, consulte nuestras Preguntas frecuentes y, si no puede encontrar la respuesta allí, comuníquese con nosotros.


Alianzas internacionales y eficacia militar: luchando junto a aliados y socios

Este capítulo define las alianzas y el supuesto generalizado de que las instituciones pueden agregar efectivamente las capacidades de sus miembros. También elabora cómo las variables independientes influyen en la variable dependiente de la efectividad militar, agrupando los hallazgos de acuerdo con las categorías de habilidad y calidad, integración y capacidad de respuesta. Se encuentra que las operaciones de la alianza influyeron en el mando y control estratégico, el mando y control táctico y la recopilación, análisis y difusión de inteligencia. Se espera que las operaciones de la alianza resulten en la reducción de la integración, las habilidades y la capacidad de respuesta y que sus capacidades se vuelvan cada vez más heterogéneas. Los beneficios políticos proporcionados por la legitimidad son lo suficientemente fuertes como para que los líderes estatales busquen con frecuencia aliados y socios en las operaciones militares, a pesar de algunos de los costos operativos y tácticos.

Stanford Scholarship Online requiere una suscripción o compra para acceder al texto completo de los libros dentro del servicio. Sin embargo, los usuarios públicos pueden buscar libremente en el sitio y ver los resúmenes y las palabras clave de cada libro y capítulo.

Por favor, suscribirse o iniciar sesión para acceder al contenido de texto completo.

Si cree que debería tener acceso a este título, comuníquese con su bibliotecario.

Para solucionar problemas, consulte nuestras Preguntas frecuentes y, si no puede encontrar la respuesta allí, comuníquese con nosotros.


Desarrollo temprano

Los mensajeros se han empleado en la guerra desde la antigüedad y todavía constituyen un valioso medio de comunicación. Alejandro, Aníbal y César desarrollaron cada uno un elaborado sistema de retransmisiones mediante el cual los mensajes se llevaban de un puesto de mensajería a otro por mensajeros montados que viajaban a máxima velocidad. Así pudieron mantener el contacto con sus países de origen durante sus campañas lejanas y transmitir mensajes con una velocidad sorprendente. Genghis Khan, a fines del siglo XII, no solo emuló a sus predecesores militares al establecer un extenso sistema de puestos de mensajeros desde Europa a su capital mongol, sino que también utilizó palomas mensajeras como mensajeros. A medida que avanzaba en sus conquistas, estableció puestos de relevo de palomas en Asia y gran parte de Europa oriental. De este modo pudo utilizar estos mensajeros para transmitir instrucciones a su capital para el gobierno de sus lejanos dominios. Antes de finales del siglo XVIII, los ejércitos europeos utilizaban el sistema de telégrafo visual ideado por Claude Chappe, empleando torres de semáforo o postes con brazos móviles. El ejército prusiano en 1833 asignó tales funciones de telégrafo visual a las tropas de ingeniería.

Al mismo tiempo que estos métodos elementales de comunicación de señales se estaban desarrollando en tierra, se estaba produciendo un desarrollo comparable en el mar. La señalización temprana entre buques de guerra se realizó mediante mensajes preestablecidos transmitidos por banderas, luces o el movimiento de una vela. Los códigos se desarrollaron en el siglo XVI que se basaban en el número y la posición de las banderas o luces de señales o en el número de disparos de cañón. En el siglo XVII, el almirante británico Sir William Penn y otros desarrollaron códigos regulares para la comunicación naval y hacia fines del siglo XVIII, el almirante Richard Kempenfelt desarrolló un plan de señalización de banderas similar al que se usa ahora. Más tarde, Sir Home Popham aumentó la eficacia de la comunicación de barco a barco mediante métodos mejorados de señalización de bandera.


El Transporte dice que & quotNuestro objetivo es la gestión proactiva de los riesgos identificables y la eliminación de lesiones al personal y daños a los equipos & quot.

Director General de la Autoridad de Aviación Civil. 3. Otros departamentos según sea necesario. * Gestión de los estándares de seguridad de la aviación: Bear Aviation Administration seguridad s.

Estas precauciones incluyen higiene de manos, equipo de protección personal (EPP) e higiene respiratoria / etiqueta para la tos. La prevención más importante en stoppi.

Los hermanos Wright hacen el primer vuelo controlado más pesado que el aire. Disturbios raciales en Atlanta, resultan en 27 muertos. El Primer Ministro negocia el Trea.

En respuesta al hecho ocurrido el 11 de septiembre de 2001, se creó CATSA con el fin de asegurar la consistencia en la entrega de proyecciones en toda Cana.

Durante la ofensiva aliada en Nueva Guinea, más precisamente Wakde, Sarmi y Biak, el general Kenney utilizó su poder aéreo primero para hacerse con el control del aire. Después de se.

Dedos de manos y pies fríos No importa el tiempo que haga, algunos de nosotros siempre parece que sufrimos de fríos crónicos en los dedos de las manos y los pies. Sin embargo, la causa puede ser la s.

b) Inspecciones: Los aeropuertos deben realizar inspecciones. Existen diferentes tipos de inspecciones dependiendo de la situación - Programadas regularmente, continuas.

Si los dedos de los pies se entumecen, se enfrían o se ponen azules, quítese la venda y aplíquela de nuevo sin apretar. • Levante (eleve) el área lesionada por encima del nivel de su corazón mientras.

El siguiente es un resumen de los trabajos denominados Seguridad, accidentes e investigaciones: Esté preparado para lo inesperado de Robert A. Battles. “Este artículo desc.


EFECTIVIDAD TÁCTICA DE LA AVIACIÓN NAVAL - Historia

Presenta información sobre la composición y el comportamiento de la materia, el magnetismo, los métodos de producción de electricidad y la resolución de problemas de corriente continua. Topic 1 presents information on matter, energy, electricity, and symbology. Topic 2 discusses batteries. Included are discussions on the battery cell, chemical processes, polarization, uses, and safety precautions. Topic 3 introduces direct current circuits and explains many of the formulas that are used routinely in electricity.

Introduces alternating current theory and power supplies. Topic 1 discusses the differences between alternating and direct current, magnetism, generation of alternating current, and characteristics of sine waves. Topic 2 introduces inductance characteristics, such as electromotive force, self inductance, and mutual inductance. Topic 3 introduces capacitance. Discussions are presented on the electrostatic field, capacitor characteristics, and series and parallel capacitive circuits. Topic 4 presents information on inductive and capacitive reactance, power in reactive circuits, and power factors. Topic 5 describes transformer characteristics.

Presents information on circuit measurements, circuit protection devices, and circuit control devices. Topic 1 discusses basic ohmmeters, ammeters, voltmeters, wattmeters, and frequency meters. Topic 2 discusses circuit protection devices, such as fuses and circuit breakers. Topic 3 discusses switches, solenoids, and relays.

Introduces electrical conductors, wiring techniques, and schematics. Topic 1 covers wire characteristics and insulation. Topic 2 covers conductor wiring techniques, including splicing, soldering, and lacing. Topic 3 covers schematic reading, marking systems, and some basic safety practices and precautions.

Covers basic construction and theory of operation of AC & DC generators and motors.

Presents an introduction to the theory of electronic emission and electron tubes. Topic 1 covers the construction, function, and theory of operation of the diode, triode, tetrode, and pentode. Topic 2 presents special-purpose tubes. The basic vacuum-tube power supply, including voltage and current regulation, and the methods used to isolate faulty components are covered in Topic 3.

Deals with solid-state devices and power supplies on a basic level. It presents a basic discussion of electron and hole flow in semiconductor devices and explains the construction, function, and theory of operation of the transistor. Also covered are the purpose modular circuitry and the advantages of integrated circuits over conventional transistor circuits, and the construction and use of the other solid-state devices such as the Zener diode, tunnel diode, varactor, silicontrolled rectifier, triac, unijunction transistor, and the more commonly used opto-electric devices. Fundamentals of solid-state power supplies are also covered.

Presents an introduction to what amplification is and how different types and classes of amplifiers affect amplification. Topic 1 discusses audio amplifiers. Topic 2 discusses video amplifiers and radio frequency amplifiers. Topic 3 presents differential, operational, and magnetic amplifiers. Factors which affect how an amplifier performs, such as impedance, feedback frequency response, and coupling, are also explained.

Introduces electronic wave-generating and wave-shaping circuits. Topic 1 discusses tuned circuits, resonance, resonant circuits, filter circuits, bandwidth, and special safety precautions to be observed when repairing tuned circuits. Topic 2 presents fundamental oscillator theory, including circuit configuration and frequency and amplitude stability of circuits. Topic 3 presents various waveforms, and waveform-generating circuits such as multivibrators, blocking oscillators, and time-based generators. Topic 4 describes limiters, dampers, differentiators, integrators, and counters.

Introduces wave propagation, transmission lines, and antenna theory. Topic 1 discusses wave motion, sound-wave terminology, light waves, properties of electromagnetic waves and the electromagnetic spectrum. Topic 2 discusses radio-wave propagation, including components of radio waves, electromagnetic fields, and effects of the Earth's atmosphere and terrain on radio waves. Topic 3 discusses transmission line theory, including terminology, types of lines, losses, length of lines, and discussions on characteristic impedance, electromagnetic fields, line reflections, standing waves, and standing-wave ratio. Topic 4 discusses several antennas, including the Hertz, Marconi, several arrays, and special antennas.

Presents an introduction to microwave principles. Topic 1 introduces waveguides in terms of theory and application various waveguide devices are explained. Topic 2 describes microwave components and circuits. Microwave components, tube principles and types, the decibel measurement system, and solid-state microwave devices are covered. Topic 3 describes microwave antennas. Antenna characteristics, reflector antennas, horn radiators, lens antennas, arrays, and frequency sensitive antennas are explained.

Presents information on the fundamental concepts of amplitude modulation, angle and pulse modulation, and demodulation. Topic 1 describes the theory of sine-wave generation and heterodyning. Also described are continuous-wave and amplitude-modulated systems. Topic 2 describes frequency, phase, and pulse modulation. Amplitude-, time-, duration-, position-, frequency-, and code-pulse modulation are explained. Topic 3 describes demodulation theory for continuous-wave, and amplitude-, frequency-, phase-, and pulse-modulated demodulators.

Presents the fundamental concepts of number systems and logic circuits that pertain to digital equipment. Topic 1 describes unit, number, base/radix, positional notation, most- and least-significant digit, carry and borrow principles, and the decimal-, binary-, octal-, hexadecimal-, and binary-coded decimal-number systems. Techniques for converting from one system to another are covered. Topic 2 includes computer logic AND, OR, NAND, and NOR gates inverters and Boolean algebra. Topic 3 presents exclusive OR and exclusive NOR circuits, adders, flip-flops, clocks, counters, registers, and logic families.

Presents information on the fundamental concepts of microelectronics, solid-state devices, and integrated circuits. Fabrication, packaging techniques, and equivalent circuits are discussed. Topic 2 discusses the Navy's 2M program including certification requirements, levels of maintenance, repair stations, 2M facilities, high-reliability soldering techniques, and test equipment. Topic 3 covers removal/replacement/repair of miniature and microminiature components, and safety precautions.

Presents general information on synchros, servos, gyros, and related devices. Topic 1 presents the theory of operations and alignment procedures for synchros. Topic 2 discusses servo systems, schematic and block diagrams, circuit component characteristics, and the components and data flow of a typical system. Topic 3 discusses characteristics, properties, components and other factors concerning the gyroscope. Topic 4 discusses related devices and compares standard synchro system connections with IC synchro connections, explains step-transmitter and receiver operation, and compares a resolver to a transformer.

Presents general information on the fundamental concepts of test equipment. Topic 1 covers test equipment administration and use, focusing on Navy equipment-related programs and basic procedures. Topic 2 describes various types of measurements. Topic 3 discusses the use of basic meters. Topic 4 describes operating procedures for common Navy test equipment. Topic 5 covers special application test equipment used in the electronics field. Topic 6 explains the purpose and operation of the oscilloscope and spectrum analyzer.

Presents general information on the fundamental concepts of radio-frequency communications. Topic 1 introduces the types of electrical telecommunications, their modes of operations, and Navy frequency band usage. Topic 2 discusses transmitters, receivers, and their control circuitry. Topic 3 describes equipment interfacing, teletypewriter and facsimile operations, security, quality monitoring, and safety. Topic 4 addresses a basic satellite communications system, equipment characteristics, theory of operation, and applications, both present and future. Topic 5 covers the lower frequency bands usage, microwave systems, the Naval Tactical Data System, portable equipment, and laser theory and applications.

Presents general information on radar theory, equipment, and maintenance. Topic 1 introduces basic radar concepts, principles of operation, transmission methods, and common types of radar systems. Topic 2 discusses major units of a radar including synchronizers, transmitters, duplexers, and receivers. Topic 3 addresses radar indicators and antennas. Topic 4 covers transmitter and receiver performance checks, radar support systems, and safety considerations peculiar to radar operation.

Provides the technician who works in the electrical and electronics fields a ready reference manual that will be of assistance during everyday work. It begins with information on mishap prevention and first aid, then covers other information useful to the technician such as commonly used formulas, data tables, general maintenance hints, and a listing of often used publications and documents.

Provides a ready reference source for the NEETS student. It begins with an alphabetized master glossary of the terms used throughout the NEETS.

Presents information on the fundamental concepts of test methods and practices. It is written with the junior practicing technician in mind and based on Electronics Installation and Maintenance Handbook (EIMB), TEST METHODS AND PRACTICES. There are five topics: "Basic Measurements," "Component Testing," "Quantitative Measurements," "Qualitative Measurements," and "Waveform Interpretation."

Introduces fundamental concepts of digital computers. Topic 1 discusses the history, classifications, and operational concepts of digital computers. Topic 2 presents information on hardware: central processing unit, computer storage, and input/output devices. Topic 3 covers software operating systems, utility programs, programming, and packaged software. Topic 4 covers data representation, computer coding systems, data storage concepts, and networks.

Introduces fundamental concepts of recording on magnetic tape and disks. Topic 1 states the prerequisites for magnetic recording and describes magnetic recording heads. Topic 2 describes types of magnetic tape, types of tape errors, causes of tape failure, methods of erasing tape, and procedures for handling tape. Topic 3 describes tape recorder heads and preventive maintenance requirements. Topic 4 describes tape transport systems, tape reeling systems, capstan speed control methods, and cleaning procedures. Topic 5 describes the function and main parts of a tape recorder's record and reproduce electronics. Topic 6 describes the seven most common magnetic tape recording specifications. Topic 7 describes the characteristics of digital magnetic tape recording. Topic 8 describes how floppy and hard disks are constructed, how data is recorded on them, and how they are handled and erased.

Presents general information on fiber optics and optical fibers. It encompasses the background on fiber optics fiber optic concepts optical fibers and cables optical splices, connectors, and couplers fiber optic measurement techniques optical sources and fiber optic transmitters optical detectors and fiber-optic receivers and fiber optic systems.


Military Videos

The aircraft carrier USS Gerald R. Ford (CVN 78) completes the first scheduled explosive event of Full Ship Shock.

The Air Force Research Laboratory has created a new video animation that realistically depicts a Tactical High-power Operational Responder.

B-roll of an AW159 Wildcat launched from the United Kingdom's Royal Fleet Auxilary (RFA) Wave Knight (A389) flying by.

The Arleigh Burke-class guided-missile destroyer USS Ross (DDG 71) fires an SM-2 in the Outer Hebrides as part of.


The objective of this evaluation was to determine whether the readiness of the U.S. Navy’s P-8A Poseidon fleet met the anti-submarine warfare (ASW) requirements of the U.S. European Command (USEUCOM).

The P-8A Poseidon is a multi-mission maritime aircraft. It is primarily used by Theater Commanders to conduct ASW operations to deny the enemy the effective use of its submarines against the U.S. and its allies. The Navy began developing and acquiring the P-8A Poseidon in April 2000 to replace its P-3C Orion fleet, which entered Navy service in 1962. In FY 2019, the estimated total acquisition cost for the Navy’s P 8A Poseidon fleet was $35 billion, and the estimated total operation and sustainment cost for the Navy’s P-8A Poseidon fleet was $55 billion. As of December 2019, the Navy planned for at least 117 P-8A Poseidon aircraft.

The P-8A Poseidon is a militarized variant of the Boeing 737 commercial aircraft, with system modifications to support the Navy maritime patrol mission requirements. The Navy developed the P-8A Poseidon to meet its need for rapid-response and long-range search capabilities. The Navy also needed an aircraft that could work independently or in conjunction with carrier strike groups and other joint and allied assets to ensure a maritime area free of surface and subsurface threats.

Table 1 demonstrates the P-8A Poseidon’s capabilities compared to the P-3C Orion.

The Navy plans to complete the transition from the P-3C Orion to the P-8A Poseidon in FY 2022. The Navy will use a mix of P-8A and P-3C aircraft until it completes its transition to the P-8A. As of October 13, 2020, the Navy’s maritime patrol aircraft inventory included 9 P-3C Orion and 104 P 8A Poseidon aircraft assigned to Maritime Patrol Reconnaissance Aircraft (MPRA) patrol squadrons.

USEUCOM Anti-Submarine Warfare Mission

In its area of responsibility (AOR), USEUCOM faces the Russian Navy specifically, the Russian Northern Fleet. According to the Defense Intelligence Agency, the Northern Fleet is Russia’s most capable naval force, and it operates technologically-advanced ballistic missile submarines that can reach targets in the United States. The Northern Fleet also operates attack submarines that can destroy surface, subsurface, and land targets. The U.S. Naval Forces Europe-Africa/U.S. Sixth Fleet Deputy Commander for Theater Undersea Warfare stated that the U.S. deploys a range of assets to conduct ASW in the North Atlantic, consisting of aircraft, surface ships, submarines, and integrated underwater surveillance systems. Additionally, he stated that, with its improved capabilities, the P-8A Poseidon is the Navy’s primary air asset to effectively counter Russia’s most technologically advanced submarines capabilities, the P-8A Poseidon is the Navy’s primary air asset to effectively counter Russia’s most technologically advanced submarines.

[REDACTED] The officer-in-charge of the Sigonella Aviation Support Division (ASD) stated that Naval Air Station (NAS) Sigonella is the primary deployment site for P-8A Poseidon aircraft in the USEUCOM AOR.


Advanced Targeting Forward Looking Infrared (ATFLIR)

Raytheon's Advanced Targeting Forward Looking Infrared pod delivers pinpoint accuracy and reliability for air-to-air and air-to-ground mission support.

ATFLIR's unmatched technical advantages enable aviators to perform their missions, in the harshest conditions, with maximum efficiency and security. Its plug-and-play performance allows for easy installation and seamless operation for enhanced interoperability with coalition forces.

Raytheon's Advanced Targeting FLIR assures mission success by integrating advanced EO and IR sensors with one of the most powerful lasers on the market. ATFLIR can locate and designate targets day or night at ranges exceeding 40 nautical miles and altitudes surpassing 50,000 feet, outperforming comparable targeting systems. As a powerful net-enabler, it can pass tracking and targeting information to other nodes in the networked battlespace with the speed and precision.

Now in full-rate production, fully integrated and flight tested on all F/A-18 models, ATFLIR provides aircrews with unparalleled performance:

  • A substantial increase in target detection/recognition range
  • Pinpoint accuracy and assessment from longer standoff ranges
  • The most advanced laser designation capability
  • Superior EO/IR imagery

The program's Operational Evaluation was one of the most successful in U.S. Naval aviation history. ATFLIR met or exceeded all of the Navy's requirements, including effectiveness, survivability, reliability, and maintainability.

The streamlined ATFLIR integrates laser tracking and infrared targeting functions on F/A-18 aircraft into a single compact pod, freeing an air-to-air weapon station for other mission requirements. An IR marker has been inserted and integrated on ATFLIR and will enter production soon.

By incorporating the latest secure technology while allowing for future upgrade and enhancement, ATFLIR ensures continued aerial superiority. ATFLIR is positioned to serve as a critical node in FORCEnet, the fully networked battlespace of the future. Planned enhancements include:

  • EO camera and laser spot tracker improvements
  • Detection range increases
  • Electronics consolidation
  • Sensor fusion
  • Automatic target recognition

Truly technologically advanced, ATFLIR EO/IR sensor components utilize a single common optical path and continuous automatic boresight alignment to ensure accurate target coverage and battle-tested sensor-to-shooter tactical mission support.


Ver el vídeo: Conferencia Creación Escuela Aviación Naval 240821 (Mayo 2022).