Podcasts de historia

El sistema de purificación de agua maya de 2000 años todavía funcionaría hoy

El sistema de purificación de agua maya de 2000 años todavía funcionaría hoy

Los mayas pudieron construir una civilización espectacular en uno de los entornos más inhóspitos del mundo. Cómo pudieron sobrevivir y prosperar siempre ha sido un misterio. Ahora, los investigadores estadounidenses creen que los innovadores sistemas mayas de purificación de agua les proporcionaron agua potable, que fue crucial para el éxito de su civilización.

Los mayas construyeron grandes ciudades en un paisaje kárstico que tiene un suministro limitado de agua potable. Una de sus ciudades más grandes, Tikal, conocida por los mayas como Yax Mutal, era una ciudad enorme y sus ruinas ahora se encuentran en el norte de Guatemala. Es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO y es famoso por sus pirámides escalonadas. Siempre fue un misterio cómo mantenía a una gran población en un clima tan árido propenso a la sequía.

Un templo se eleva sobre la selva tropical en la antigua ciudad maya de Tikal. ( David Lentz )

Una ciudad maya en una tierra desolada

"El agua potable de Tikal era propensa a la contaminación", según el nuevo estudio publicado en Naturaleza. El paisaje kárstico significó que los mayas tuvieron que desarrollar sistemas de purificación de agua para poder sostener sus ciudades. Un equipo interdisciplinario de la Universidad de Cincinnati ha descubierto evidencia de que los mayas habían desarrollado un sofisticado sistema de purificación de agua mucho antes de lo que se pensaba.

El equipo de la UC llevó a cabo análisis mineralógicos y cronológicos en tres reservorios de diferentes áreas de las tierras bajas mayas. Datan desde el período maya preclásico hasta la deserción de Tikal en el siglo XII d.C. El equipo llevó a cabo una prueba de la mineralogía de los yacimientos mediante análisis de difracción de rayos X. En la arena de uno de los embalses, el embalse Corriental, encontraron unos resultados sorprendentes.

Filtros naturales

Los investigadores encontraron cuarzo junto con zeolita. Según un artículo de la Universidad de Cincinnati, se trata de "un compuesto cristalino que consta de silicio y aluminio". Estos minerales se han utilizado tradicionalmente en la filtración de agua. Kenneth Barnett Tankersley, el autor principal del estudio, es citado por The Science Times diciendo que "Los filtros habrían eliminado del agua los microbios dañinos, los compuestos ricos en nitrógeno, los metales pesados ​​como el mercurio y otras toxinas".

Ejemplo de minerales de zeolita en North Mountain Basalt (Jurásico) en Ross Creek, Nueva Escocia, Canadá. (Michael C. Rygel / CC BY SA 3.0 )

Lo interesante es que el sistema de purificación de agua maya todavía sería efectivo hoy, pero fue creado hace más de 2,000 años. Los minerales habrían actuado como un colador. Los investigadores habían establecido cómo los mayas pudieron asegurar un suministro de agua segura y esto fue crucial en el desarrollo de su civilización.

  • Nuevo estudio dice que la gran ciudad maya de Tikal literalmente se secó
  • ¿Qué pasó con los mayas?
  • El sacrificio del niño y el hombre mayas puede haber representado el nacimiento del sol y la luna

Reescritura de la historia

Los investigadores escribieron en Naturaleza que "la zeolita ha sido reconocida durante mucho tiempo como un mineral con excelentes propiedades absorbentes". Los romanos y los griegos la usaban en su cemento. Los investigadores también declararon en Naturaleza que "Sin embargo, se ha asumido que las zeolitas no se utilizaron para la purificación de agua hasta principios del siglo XX". También se creía que la filtración de agua se inventó en Europa o Asia.

Los investigadores ahora han reescrito la historia. Como escribieron en Naturaleza "El aparente sistema de filtración de zeolita en el embalse Corriental de Tikal es el ejemplo más antiguo conocido de purificación de agua en el hemisferio occidental". También encontraron evidencia del primer uso de zeolita en el sistema de purificación de agua maya. Este es un testimonio de la capacidad de los mayas para adaptarse a su entorno y utilizar sus recursos de manera eficaz.

Esquema hipotético del antiguo sistema de purificación de agua en Tikal. Sistema de filtración de zeolita y arena de cristal de cuarzo macrocristalino colocado justo aguas arriba o dentro de la entrada del depósito. (Kenneth Barnett Tankersley / Naturaleza)

El profesor de geografía de la UC, Nicholas Dunning, posiblemente haya explicado cómo los mayas pudieron comprender las propiedades de la zeolita y el cuarzo. Nicholas Dunning, un geógrafo y parte del equipo de investigación, estaba investigando una fuente de agua en "una toba volcánica expuesta y erosionada de granos de cuarzo y zeolita" en Bajo de Azúcar, a una distancia de las ruinas de Tikal, informa UC News. La calidad del agua era famosa en la localidad. Los investigadores descubrieron que la minerología de esta fuente de agua natural era muy similar a la del embalse Corriental.

El genio de la purificación de agua maya

Parece que los mayas vieron lo limpia que estaba el agua en Bajo de Azúcar. Descubrieron que la zeolita y el cuarzo podían filtrar el agua. Los investigadores afirmaron que "probablemente fue a través de una observación empírica muy inteligente que los antiguos mayas vieron que este material en particular estaba asociado con agua limpia y se esforzaron por llevarlo de regreso".

Transportaron la zeolita por terrenos accidentados hasta el depósito. Luego se colocó en el tanque que formaba parte del suministro de agua de Tikal. Dunning le dijo a UC News que los mayas "tenían tanques de sedimentación donde el agua fluiría hacia el depósito antes de entrar al depósito".

Los investigadores de la UC Nicholas Dunning, izquierda, Vernon Scarborough y David Lentz instalaron equipos para tomar muestras de sedimentos durante su investigación de campo en Tikal. ( Liwy Grazioso Sierra )

El colapso de la civilización maya

Con el tiempo, muchos reservorios se contaminaron con mercurio como efecto secundario de la producción maya de yeso, que usaban en sus templos. En un informe anterior de la Universidad de Cincinnati publicado por Ancient Origins, los investigadores dijeron que `` durante las tormentas de lluvia, el mercurio en el pigmento se filtró a los depósitos donde se depositó en capas de sedimento a lo largo de los años ''. Este fue especialmente el caso con esas aguas. suministros cerca de la gran ciudad de Tikal. Mientras que los embalses más distantes como Corriental permanecieron incontaminados, los más cercanos a Tikal estaban contaminados.

Muchos creen que la imposibilidad de mantener la pureza del suministro de agua fue un factor clave en el colapso de Tikal. La falta de agua potable hizo que la gente tuviera que salir de la ciudad. Con el tiempo, esto provocó la deserción de Tikal, abandonando la ciudad a la jungla. La metrópoli maya estuvo completamente abandonada durante siglos y solo fue redescubierta en el siglo XIX. El destino de Tikal es una lección sobre la necesidad de que las sociedades modernas sean más sostenibles.


Los antiguos mayas construyeron sofisticados filtros de agua

Los antiguos mayas de la otrora bulliciosa ciudad de Tikal construyeron sofisticados filtros de agua utilizando materiales naturales que importaban desde kilómetros de distancia, según la Universidad de Cincinnati.

Investigadores de la UC descubrieron evidencia de un sistema de filtrado en el embalse Corriental, una importante fuente de agua potable para los antiguos mayas en lo que ahora es el norte de Guatemala.

Un equipo multidisciplinario de antropólogos, geógrafos y biólogos de la UC identificó cuarzo cristalino y zeolita importada a kilómetros de la ciudad. El cuarzo que se encuentra en la arena gruesa junto con la zeolita, un compuesto cristalino que consiste en silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural. Ambos minerales se utilizan en la filtración de agua moderna.

Los filtros habrían eliminado del agua los microbios dañinos, los compuestos ricos en nitrógeno, los metales pesados ​​como el mercurio y otras toxinas del agua, dijo Kenneth Barnett Tankersley, profesor asociado de antropología y autor principal del estudio.

"Lo interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy y los mayas lo descubrieron hace más de 2.000 años", dijo Tankersley.

El descubrimiento de UC fue publicado en la revista Informes científicos.

Los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi 2.000 años antes de que se usaran sistemas similares en Europa, lo que lo convierte en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo, dijo Tankersley.

Investigadores de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de California (UC) rastrearon la zeolita y el cuarzo hasta las escarpadas crestas alrededor del Bajo de Azur, unas 18 millas al noreste de Tikal. Utilizaron análisis de difracción de rayos X para identificar zeolita y cuarzo cristalino en los sedimentos del yacimiento.

En Tikal, la zeolita se encontró exclusivamente en el embalse Corriental.

Para los antiguos mayas, encontrar formas de recolectar y almacenar agua limpia era de vital importancia. Tikal y otras ciudades mayas se construyeron sobre piedra caliza porosa que dificultaba la obtención de agua potable durante gran parte del año durante las sequías estacionales.

El profesor de geografía y coautor de la UC, Nicholas Dunning, quien ha estudiado civilizaciones antiguas la mayor parte de su carrera, encontró una fuente probable de cuarzo y zeolita hace unos 10 años mientras realizaba un trabajo de campo en Guatemala.

"Era una toba volcánica expuesta y erosionada de granos de cuarzo y zeolita. Estaba sangrando agua a buen ritmo", dijo. "Los trabajadores rellenaban sus botellas de agua con él. Era famoso localmente por lo limpia y dulce que era el agua".

Dunning tomó muestras del material. Más tarde, los investigadores de la UC determinaron que el cuarzo y la zeolita coincidían estrechamente con los minerales encontrados en Tikal.

El profesor asistente de investigación de la UC Christopher Carr, experto en mapeo de sistemas de información geográfica, también trabajó en los proyectos de la UC en Bajo de Azúcar y Corriental.

"Probablemente fue a través de una observación empírica muy inteligente que los antiguos mayas vieron que este material en particular estaba asociado con agua limpia e hicieron un esfuerzo para llevarlo de regreso", dijo Dunning.

El profesor emérito de antropología de la UC, Vernon Scarborough, otro coautor, dijo que la mayoría de las investigaciones sobre la gestión del agua en la antigüedad han tratado de explicar cómo las civilizaciones conservaban, recolectaban o desviaban el agua.

"La calidad del agua destinada a fines potables sigue siendo difícil de abordar", dijo Scarborough. "Este estudio de nuestro equipo de la UC ha abierto la agenda de investigación al identificar la calidad de una fuente de agua y cómo podría haberse establecido y mantenido".

Por supuesto, reconstruir las vidas, los hábitos y las motivaciones de una civilización hace 1.000 años es complicado.

"No tenemos pruebas absolutas, pero tenemos pruebas circunstanciales sólidas", dijo Dunning. "Nuestra explicación tiene sentido lógico".

"Esto es lo que tienes que hacer como arqueólogo", dijo el biólogo y coautor de la UC David Lentz. "Tienes que armar un rompecabezas al que le faltan algunas piezas".

Lentz dijo que el sistema de filtración habría protegido a los antiguos mayas de las dañinas cianobacterias y otras toxinas que, de otro modo, podrían haber enfermado a las personas que bebían del depósito.

"Los antiguos mayas descubrieron que este material producía charcos de agua clara", dijo.

Se han observado sistemas complejos de filtración de agua en otras civilizaciones antiguas desde Grecia hasta Egipto y el sur de Asia, pero esta es la primera vez que se observa en el antiguo Nuevo Mundo, dijo Tankersley.

"Los antiguos mayas vivían en un ambiente tropical y tenían que ser innovadores. Esta es una innovación notable", dijo Tankersley. "Mucha gente considera que los nativos americanos en el hemisferio occidental no tienen la misma ingeniería o fuerza tecnológica de lugares como Grecia, Roma, India o China. Pero cuando se trata de la gestión del agua, los mayas estaban milenios por delante".


Arqueología: el sistema de purificación de agua de los antiguos mayas desarrollado en Guatemala & # 8216 todavía funcionaría hoy & # 8217

Publicado: 12:00 GMT, 26 de octubre de 2020 | Actualizado: 12:05 GMT, 26 de octubre de 2020

El antiguo pueblo maya de Mesoamérica desarrolló uno de los sistemas de purificación de agua más antiguos del mundo, y todavía funcionaría hoy, según un estudio.

Expertos de Estados Unidos descubrieron evidencia del sistema, que data de hace más de 2.000 años, en el embalse Corriental en la ciudad de Tikal, al norte de Guatemala.

El sitio, que alguna vez fue una fuente clave de agua para los antiguos mayas, contenía cuarzo cristalino en arena gruesa y zeolita importada de 30 kilómetros al noreste de la ciudad.

El cuarzo y la zeolita, un compuesto que contiene silicio y aluminio, sirven juntos para crear un tamiz molecular, y ambos todavía se utilizan hoy en día en los sistemas de filtración modernos.

El antiguo filtro habría eliminado metales pesados, microbios dañinos, compuestos ricos en nitrógeno y otras toxinas del agua de la civilización maya, dijo el equipo.

El antiguo pueblo maya de Mesoamérica desarrolló uno de los sistemas de purificación de agua más antiguos del mundo, y todavía funcionaría hoy, según un estudio. En la foto, Tikal

El antiguo filtro habría eliminado metales pesados, microbios dañinos, compuestos ricos en nitrógeno y otras toxinas del agua de la civilización maya, dijo el equipo. En la imagen, los equipos & # 8217 maqueta de cómo podría haber funcionado el filtro, colocados justo aguas arriba del depósito

& # 8216 Lo & # 8217s interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy, y los mayas lo descubrieron hace más de 2,000 años, & # 8217, dijo el autor del artículo y antropólogo Kenneth Barnett Tankersley de la Universidad de Cincinnati, en Ohio.

Esto significa que el sistema de filtración mesoamericano habría sido anterior a sus homólogos en Europa, y fue el primero de su tipo en el llamado Nuevo Mundo.

Los investigadores rastrearon el origen del cuarzo y la zeolita, la última de las cuales solo se encontró en Tikal en el embalse Corriental, hasta las escarpadas cordilleras del Bajo de Azúcar, a unas 18 millas (29 kilómetros) al noreste de la ciudad.

Expertos de EE. UU. Descubrieron evidencia del sistema, que se remonta a hace más de 2.000 años, en el embalse Corriental en la ciudad de Tikal (en la foto), en el norte de Guatemala.

El sitio del reservorio Corriental, que alguna vez fue una fuente clave de agua para los antiguos mayas, contenía cuarzo cristalino en arena gruesa y zeolita (en la foto) importada de 18 millas al noreste de la ciudad. El cuarzo y la zeolita, un compuesto que contiene silicio y aluminio, juntos sirven para crear un tamiz molecular, y ambos todavía se utilizan hoy en día en los sistemas de filtración modernos.

& # 8216Los antiguos mayas vivían en un ambiente tropical y tenían que ser innovadores. Esta es una innovación notable & # 8217, dijo el profesor Tankersley.

& # 8216 Mucha gente considera que los nativos americanos en el hemisferio occidental no tienen la misma ingeniería o fuerza tecnológica de lugares como Grecia, Roma, India o China, & # 8217, comentó.

& # 8216Pero cuando se trata de la gestión del agua, los mayas se adelantaron milenios. & # 8217

Los hallazgos completos del estudio se publicaron en la revista Scientific Reports.

& # 8216 Lo & # 8217s interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy, y los mayas lo descubrieron hace más de 2,000 años, & # 8217, dijo el autor del artículo y antropólogo Kenneth Barnett Tankersley de la Universidad de Cincinnati, en Ohio. En la foto (L-R) Los investigadores de la Universidad de Cincinnati Nicholas Dunning, Vernon Scarborough y David Lentz instalaron equipos para tomar muestras de sedimentos durante su investigación de campo en Tikal.

Los investigadores rastrearon el origen del cuarzo y la zeolita, la última de las cuales solo se encontró en Tikal en el embalse Corriental, hasta las escarpadas cordilleras del Bajo de Azúcar, a unas 18 millas (29 kilómetros) al noreste de la ciudad. En la imagen, una imagen & # 8216hillshade & # 8217 basada en LIDAR del sitio de Tikal, con la ubicación de los diversos reservorios, incluido Corriental, delineado

& # 8216Los antiguos mayas vivían en un ambiente tropical y tenían que ser innovadores. Esta es una innovación notable & # 8217, dijo el profesor Tankersley. En la foto, la ubicación de Tikal en Guatemala.


Los antiguos mayas construyeron sofisticados filtros de agua

Los investigadores de la UC Nicholas Dunning, izquierda, Vernon Scarborough y David Lentz instalaron equipos para tomar muestras de sedimentos durante su investigación de campo en Tikal. Crédito: Liwy Grazioso Sierra

Los antiguos mayas de la otrora bulliciosa ciudad de Tikal construyeron sofisticados filtros de agua con materiales naturales que importaban desde kilómetros de distancia, según la Universidad de Cincinnati.

Investigadores de la UC descubrieron evidencia de un sistema de filtrado en el embalse Corriental, una importante fuente de agua potable para los antiguos mayas en lo que hoy es el norte de Guatemala.

Un equipo multidisciplinario de antropólogos, geógrafos y biólogos de la UC identificó cuarzo cristalino y zeolita importados a kilómetros de la ciudad. El cuarzo que se encuentra en la arena gruesa junto con la zeolita, un compuesto cristalino que consiste en silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural. Ambos minerales se utilizan en la filtración de agua moderna.

Los filtros habrían eliminado del agua los microbios dañinos, los compuestos ricos en nitrógeno, los metales pesados ​​como el mercurio y otras toxinas del agua, dijo Kenneth Barnett Tankersley, profesor asociado de antropología y autor principal del estudio.

"Lo interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy y los mayas lo descubrieron hace más de 2.000 años", dijo Tankersley.

El descubrimiento de UC fue publicado en la revista Informes científicos.

Los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi 2.000 años antes de que se usaran sistemas similares en Europa, lo que lo convierte en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo, dijo Tankersley.

Investigadores de la Facultad de Artes y Ciencias de la UC rastrearon la zeolita y el cuarzo hasta las escarpadas crestas alrededor del Bajo de Azúcar, a unas 18 millas al noreste de Tikal. Utilizaron análisis de difracción de rayos X para identificar zeolita y cuarzo cristalino en los sedimentos del yacimiento.

En Tikal, la zeolita se encontró exclusivamente en el embalse Corriental.

El profesor de antropología de la UC Kenneth Barnett Tankersley. Crédito: UC

Para los antiguos mayas, encontrar formas de recolectar y almacenar agua limpia era de vital importancia. Tikal y otras ciudades mayas se construyeron sobre piedra caliza porosa que dificultaba la obtención de agua potable durante gran parte del año durante las sequías estacionales.

El profesor de geografía y coautor de la UC, Nicholas Dunning, que ha estudiado civilizaciones antiguas la mayor parte de su carrera, encontró una fuente probable de cuarzo y zeolita hace unos 10 años mientras realizaba un trabajo de campo en Guatemala.

"Era una toba volcánica expuesta y erosionada de granos de cuarzo y zeolita. Estaba sangrando agua a buen ritmo", dijo. "Los trabajadores rellenaban sus botellas de agua con él. Era famoso localmente por lo limpia y dulce que era el agua".

Dunning tomó muestras del material. Más tarde, los investigadores de la UC determinaron que el cuarzo y la zeolita coincidían estrechamente con los minerales encontrados en Tikal.

El profesor asistente de investigación de la UC Christopher Carr, experto en mapeo de sistemas de información geográfica, también trabajó en los proyectos de la UC en Bajo de Azúcar y Corriental.

"Probablemente fue a través de una observación empírica muy inteligente que los antiguos mayas vieron que este material en particular estaba asociado con agua limpia e hicieron un esfuerzo para llevarlo de regreso", dijo Dunning.

"Tenían tanques de sedimentación donde el agua fluiría hacia el reservorio antes de ingresar al reservorio. El agua probablemente se veía más limpia y probablemente también sabía mejor", dijo.

En un artículo relacionado publicado a principios de este año en Informes científicos, El equipo de investigación de la UC descubrió que algunos reservorios en Tikal eventualmente se contaminaron con niveles tóxicos de mercurio, posiblemente de un pigmento llamado cinabrio que los mayas usaban en las paredes de yeso y en los entierros ceremoniales. Corriental se mantuvo libre de estos contaminantes.

El profesor emérito de antropología de la UC, Vernon Scarborough, otro coautor, dijo que la mayoría de las investigaciones sobre la gestión del agua en la antigüedad ha tratado de explicar cómo las civilizaciones conservaban, recolectaban o desviaban el agua.

La antigua ciudad maya de Tikal floreció entre los siglos V y IX antes de que finalmente la ciudad fuera abandonada. Crédito: Jimmy Baum / Wikimedia Commons

"La calidad del agua destinada a fines potables sigue siendo difícil de abordar", dijo Scarborough. "Este estudio de nuestro equipo de la UC ha abierto la agenda de investigación al identificar la calidad de una fuente de agua y cómo podría haberse establecido y mantenido".

Por supuesto, reconstruir las vidas, los hábitos y las motivaciones de una civilización hace 1.000 años es complicado.

"No tenemos pruebas absolutas, pero tenemos pruebas circunstanciales sólidas", dijo Dunning. "Nuestra explicación tiene sentido lógico".

"Esto es lo que tienes que hacer como arqueólogo", dijo el biólogo y coautor de la UC David Lentz. "Tienes que armar un rompecabezas con algunas de las piezas que faltan".

Lentz dijo que el sistema de filtración habría protegido a los antiguos mayas de las dañinas cianobacterias y otras toxinas que, de otro modo, podrían haber enfermado a las personas que bebían del depósito.

"Los antiguos mayas descubrieron que este material producía charcos de agua clara", dijo.

Se han observado sistemas complejos de filtración de agua en otras civilizaciones antiguas desde Grecia hasta Egipto y el sur de Asia, pero esta es la primera vez que se observa en el antiguo Nuevo Mundo, dijo Tankersley.

"Los antiguos mayas vivían en un ambiente tropical y tenían que ser innovadores. Esta es una innovación notable", dijo Tankersley. "Mucha gente considera que los nativos americanos en el hemisferio occidental no tienen la misma ingeniería o fuerza tecnológica de lugares como Grecia, Roma, India o China. Pero cuando se trata de la gestión del agua, los mayas estaban milenios por delante".


Una perspectiva occidental defectuosa

Cuando los primeros arqueólogos examinaron por primera vez los restos mayas antiguos, se obsesionaron con la riqueza y el poder, como templos, tumbas y su extravagante contenido. Esto se debió en parte a que los propios investigadores eran ricos. El trabajo fue un pasatiempo realizado y financiado por europeos ricos. "Los primeros eruditos caballeros estaban interesados ​​en la élite porque eran élite", dice Adrian Chase, arqueólogo de la Universidad Estatal de Arizona. Los europeos también llegaron por primera vez a América Central en busca de riqueza. Esa actitud -y búsqueda- se plasmó en las primeras exploraciones arqueológicas. Además, las ideas occidentales sobre la agricultura influyeron en la forma en que los investigadores pensaban que los residentes podían aprovechar la tierra. La densa jungla parecía algo imposible de transformar en campos agrícolas para aquellos que estaban acostumbrados a ver llanuras planas.

A medida que la investigación continuó a lo largo de los años, los arqueólogos comenzaron a reconsiderar sus suposiciones. En la década de 1970, los intentos de trazar un mapa de Tikal, una de las principales ciudades mayas de Guatemala, mostraron que estaba tan densamente poblada que los habitantes debieron haber dependido de un tipo de agricultura que cultivaba las mismas parcelas de tierra repetidamente. Parecía ser la única forma de alimentar a una metrópolis relativamente abarrotada.

Otras excavaciones mostraron que las terrazas, o escalones gigantes de poca profundidad, excavados en las laderas contienen capas de suelo modificado. Cada paso lleva tan pocas rocas que los residentes deben haber eliminado material de la Tierra intencionalmente, y el diseño de cada paso permitió que el agua fluyera de una a otra.

A principios de la década de 2000, la tecnología LiDAR se abrió camino en los proyectos de investigación de los antiguos mayas. El sistema de imágenes emite ráfagas de rayos de radar desde arriba y construye un mapa topográfico de la tierra debajo al rastrear dónde hace contacto cada uno de esos rayos. Los mapas LiDAR pueden mostrar un paisaje como si estuviera despojado de plantas, una característica particularmente útil cuando se trabaja con antiguos asentamientos mayas ahora cubiertos por una densa jungla.

Con esta tecnología, los arqueólogos comenzaron a ver las características del paisaje, los embalses y las terrazas con un detalle excepcional. También vieron infraestructura enterrada que no necesariamente sabían buscar. "Mirar a través de la vegetación y realmente mirar el paisaje", dice Tankersley, "wow, es abrumador".

El creciente conocimiento sobre la infraestructura del agua de los antiguos mayas ha ayudado a los investigadores a ver cuán densa era posible la vida urbana, incluso en una región dominada por bosques y sin ríos u otras fuentes de agua obvias. Los residentes construyeron sumideros y excavaron embalses para contener el agua que se vierte en el territorio durante las temporadas de lluvia y aprovecharon sus reservas cuando se produjo la sequía. Los campos agrícolas cortaron en las laderas, recogieron agua y la drenaron lentamente por la pendiente hacia los escalones justo debajo, asegurando que cada uno se adelgazara , la llanura rectangular recibió humedad mientras conservaba un suelo rico en nutrientes. Hasta el día de hoy, los árboles que han crecido sobre las terrazas agrícolas mayas son más altos y tienen una vegetación más densa que los que crecen en laderas de pendientes similares en el área.


Parque Nacional Tikal

Los arqueólogos todavía están trabajando en Tikal y esperan mapear y excavar las áreas que se cree que sirvieron como residencias para la mayoría de la población. Desde mediados de la década de 1950 hasta principios de la de 1970, los trabajos de excavación y restauración se supervisaron bajo los auspicios del proyecto Tikal Park de la Universidad de Pensilvania.

Los investigadores que trabajan para el Proyecto Tikal identificaron los restos de más de 200 estructuras en Tikal.

En 1979, el trabajo del Proyecto Tikal fue asumido por el gobierno de Guatemala, que actualmente supervisa el sitio.

Sin embargo, el turismo es la función principal del Parque Nacional Tikal en la actualidad y lo ha sido durante más de 50 años.

En la década de 1950, los investigadores que estaban restaurando el sitio construyeron una pista de aterrizaje para dar servicio a los arqueólogos e historiadores, así como a los turistas que visitaban el sitio. Hoy, sin embargo, el Parque Nacional Tikal está conectado con el resto de Guatemala a través de una red de carreteras.

En 1977, el director George Lucas utilizó Tikal como ubicación para la primera Guerra de las Galaxias película, Episodio IV.


La piel humana puede detectar olores, algunos de los cuales pueden ayudar a desencadenar la curación

Además de los varios cientos de tipos de receptores olfativos que se encuentran en la nariz humana, el cuerpo humano tiene otros 150 tipos de receptores olfativos que se encuentran en lugares más inesperados del cuerpo, el corazón, el hígado y el intestino. Científico nuevo informes. La piel también alberga receptores olfativos únicos. Y esos receptores, al parecer, podrían & # 160 jugar un papel en la curación & # 160.

Contenido relacionado

En un nuevo estudio, los investigadores identificaron cinco receptores olfativos diferentes en la superficie de la piel y clonaron uno de esos receptores, informa Discovery News. Expusieron los receptores clonados a diez olores sintéticos diferentes derivados de la madera de sándalo, que fue utilizada por los antiguos asiáticos orientales como perfume y agente curativo, así como a olores reales de sándalo.

Algunos de estos olores iniciaron las células en un proceso que era, según Discovery News, "característico de la cicatrización de heridas". & # 160Cuatro de los once olores tuvieron un efecto positivo en la cicatrización & # 160 y uno & # 160 olor a sándalo sintético en particular, llamado Sandalore. , mostró el mayor impulso de curación. & # 160 "Sandalore activó las células olorosas clonadas en la piel, induciendo así una cascada de señalización de calcio que aumentó drásticamente la proliferación y migración de las células", Discovery News describe. & # 160La proliferación celular después de la exposición a Sandalore & # 160 también aumentó en más del 30 por ciento, la Científico nuevo agrega. & # 160

Los receptores olfativos de la piel no son tan sensibles como los de la nariz humana, aunque las concentraciones de estos olores eran "mil veces más altas que las necesarias para activar un receptor en la nariz", dice New Scientist.


Conclusión

La combinación de métodos etnográficos y arqueológicos ha demostrado ser útil en la región transversal de las tierras bajas mayas del sur y seguirá teniendo potencial con la investigación sobre la gestión del agua antigua y contemporánea. El empleo de métodos etnográficos aplicados en el contexto de la investigación arqueológica puede beneficiar tanto a los subcampos como a las comunidades involucradas. Las cambiantes estrategias de adaptación de los mayas q'eqchi 'durante la estación seca y la temporada de lluvias tienen implicaciones potenciales sobre cómo los antiguos mayas pueden haber utilizado sus paisajes. La transición entre las dos temporadas también es importante para las estrategias oportunistas que se ponen a disposición de los q'eqchi '. Consideraciones hipotéticas como estas deben estar ancladas en la investigación etnográfica para evaluar con precisión el potencial y el alcance de la analogía entre las prácticas de gestión del agua antiguas y contemporáneas.

Por el contrario, el conocimiento de estas prácticas también ha servido para ser útil en la iniciativa aplicada del proyecto para ayudar en la lucha de la región por ampliar el acceso al agua potable al influir en los planes para evaluar el problema. La introducción de filtros de agua del tamaño de un balde para purificar las aguas grises en estas depresiones reabiertas, como hemos descrito, ofrece una solución que se destaca por ser tan resistente y eficaz como distinta debido a cómo está arraigada en la imaginación, la creatividad y la agencia de Miembros de la comunidad.

Estos datos se registraron en el contexto de un proyecto arqueológico. El enfoque original de este proyecto era comprender los propósitos de las antiguas depresiones. Combinado con la investigación etnográfica de Odum, esto llevó a un mayor descubrimiento de cómo los residentes imaginan e interactúan con su entorno, lo que a su vez abrió nuevas posibilidades para soluciones integradas dirigidas por la comunidad a los principales problemas del agua entre los residentes locales y nosotros, los investigadores. Esto solo fue posible debido al enfoque del estudio arqueológico en las características del agua en todo el paisaje. Este estudio es un testimonio del potencial de beneficio mutuo entre los investigadores y la población local.

Los estudios de gestión del agua en las tierras bajas mayas tienen una larga historia de investigación. Han sido multidisciplinarios, que van desde enfoques en iconografía y epigrafía, paleoambiente, análisis de artefactos y, cada vez más, un enfoque espacial, paisajístico y GIS. Este artículo proporciona un enfoque multiescalar de las estrategias desarrolladas por los antiguos mayas, así como por los actuales mayas q'eqchi 'en Nueve Cerros. Nuestros métodos tienen el potencial de proporcionar nuevos conocimientos sobre la planificación maya y las prácticas sostenibles que podrían haber explicado el florecimiento de una población a largo plazo. Además, esta combinación ha demostrado ofrecer nuevas perspectivas y enfoques que pueden ayudar a la investigación antropológica aplicada a interactuar con sus participantes e informantes y con el contexto geográfico de manera diferente. Este estudio es un ejemplo de cómo las poblaciones locales y los investigadores pueden trabajar juntos simultáneamente y conducir a una mayor eficacia y más descubrimientos para todos los involucrados.

Agradecimientos

Los autores desean agradecer a las comunidades locales que nos dieron permiso para trabajar en su tierra, a todos los miembros del Proyecto Salinas de los Nueve Cerros cuya investigación ayudó a guiar la nuestra, y a los miembros de Análisis, Interpretación y Exploración Espaciales. (SAIE) de la Universidad de Washington para recibir orientación en los aspectos de SIG y de teledetección de nuestra investigación.

Notas al pie

[1] Los datos etnográficos recopilados por William Odum cuentan con la aprobación de la Junta de Revisión Institucional (IRB), que es necesaria para realizar investigaciones con seres humanos.

Referencias

Bacus, Elisabeth A. y Lisa J. Lucero. 1999. Introducción: Problemas en la arqueología de las comunidades políticas tropicales. En Políticas complejas en el mundo tropical antiguo, editado por E.A. Bacus y L.J. Lucero, págs. 1-11. Asociación Americana de Antropología, Arlington.

Brewer, Jeffrey L. 2018. Hogares como administradores del agua: una comparación de las prácticas de manejo del agua a escala doméstica de dos sitios de las tierras bajas mayas centrales. Ancient Mesoamerica 29 (1): 197-217.

Coe, Michael D., and Stephen Houston. 2015. The Maya, 9th ed. Thames and Hudson, London and New York.

Conrad, Henry S. 1905. The Waterlilies: A Monograph of the Genus Nymphaea. Carnegie Institute of Washington Publication, 4. Carnegie Institute, Washington, DC.

Dunning, Nicholas P., Robert E. Griffin, John G. Jones, Richard E. Terry, Zachary Larsen, and Christopher Carr. 2015. Life on the Edge: Tikal in a Bajo Landscape. En Tikal: Paleoecology of an Ancient Maya City, edited by David L. Lentz, Nicholas P. Dunning, and Vernon L. Scarborough, pp. 95-123. Cambridge University Press, Cambridge.

Grandia, Liza. 2012. Enclosed: Conservation, Cattle, and Commerce Among the Qeqchi Maya Lowlanders. University of Washington Press, Seattle.

Inomata, Takeshi, Daniela Triadan, Kazuo Aoyama, Victor Castillo, and Hitoshi Yonenobu. 2013. Early Ceremonial Constructions at Ceibal, Guatemala, and the Origins of Lowland Maya Civilization. Ciencias 340: 467-471.

Johnston, Kevin J. 2004. The “Invisible” Maya: Minimally Mounded Residential Settlement at Itzan, Peten, Guatemala. Latin American Antiquity 15 (2): 145-175.

Lane, Paul J. 2008. The Use of Ethnography in Landscape Archaeology. En Handbook of Landscape Archaeology, edited by Bruno David and Julian Thomas, pp. 237-244. Left Coast Press, Walnut Creek.

Lentz David L., Nicholas P. Dunning, Vernon L. Scarborough, Kevin S. Magee, Kim M. Thompson, Eric Weaver, Christopher Carr, Richard E. Terry, Gerald Islebe, Kenneth B. Tankersley, Liwy Grazioso Sierra, John G. Jones, Palma Buttles, Fred Valdez, and Carmen E. Ramos Hernandez. 2014. Forests, Fields, and the Edge of Sustainability at the Ancient Maya City of Tikal. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 111 (52): 18513-18518.

Lucero, Lisa J., Scott L. Fedick, Nicholas P. Dunning, David L. Lentz, and Vernon L. Scarborough. 2014. Water and Landscape: Ancient Maya Settlement Decisions. Archeological Papers of the American Anthropological Association 24 (1): 30-42.

Luzzadder-Beach, Sheryl, Timothy Beach, Scott Hutson, and Samantha Krause. 2016. Sky-Earth, Lake-Sea: Climate and Water in Maya History and Landscape. Antiquity 90 (350): 426-442.

Mazariegos, Oswaldo Chinchilla. 2017. Art and Myth of the Ancient Maya. Yale University Press, New Haven.

Scarborough, Vernon L. 1998. Ecology and Ritual: Water Management and the Maya. Latin American Antiquity 9 (2): 135-159.

———. 2003. The Flow of Power: Ancient Water Systems and Landscapes. School for Advanced Research, Santa Fe.

Scarborough, Vernon L., and Liwy Grazioso Sierra. 2015. The Evolution of an Ancient Waterworks System at Tikal. En Tikal: Paleoecology of an Ancient Maya City, edited by David L. Lentz, Nicholas P. Dunning, and Vernon L. Scarborough, pp. 16-45. Cambridge University Press, Cambridge.

Sharer, Robert J., and Loa P. Traxler. 2006. The Ancient Maya, 6ª ed. Stanford University Press, Stanford.

Smith, Carol A. (ed). 1990. Guatemalan Indians and the State, 1540-1988. University of Texas Press, Austin.

Weaver, Eric, Christopher Carr, Nicholas P. Dunning, Lee Florea, and Vernon L. Scarborough. 2015. Examining Landscape Modifications for Water Management at Tikal Using Three-Dimensional Modeling with ArcGIS. En Tikal: Paleoecology of an Ancient Maya City, edited by David L. Lentz, Nicholas P. Dunning, and Vernon L. Scarborough, pp. 87-95. Cambridge University Press, Cambridge.

Weiss-Krejci, Estella, and Thomas Sabbas. 2002. The Potential Role of Small Depressions as Water Storage in the Central Maya Lowlands. Ancient Mesoamerica 13 (3): 343-357.

Woodfill, Brent K.S. 2019. War in the Land of True Peace: The Battle for Maya Sacred Places. University of Oklahoma Press, Norman.

Woodfill, Brent K.S., Brian D. Dillon, Marc Wolf, Carlos Avendaño, and Ronald Canter. 2015. Salinas de los Nueve Cerros, Guatemala: A Major Economic Center in the Southern Maya Lowlands. Latin American Antiquity 26 (2): 162-179.

Wylie, Alison. 2002. Thinking from Things: Essays in the Philosophy of Archaeology. University of California Press, Berkeley.

Ybarra, Megan. 2018. Green Wars: Conservation and Decolonization in the Maya Forest. University of California Press, Oakland.

Cita recomendada

Rivas, Alexander E. and William G. B. Odum. 2019. “Ethnography and Archaeology of Water in the Maya Lowlands.” Open Rivers: Rethinking Water, Place & Community, no. 14. https://editions.lib.umn.edu/openrivers/article/water-in-the-maya-lowlands/.

Download PDF of Ethnography and Archaeology of Water in the Maya Lowlands by Alexander E. Rivas and William G. B. Odum.

Alexander Rivas is a Ph.D candidate in Anthropology at Washington University in St. Louis. Training as an anthropological archaeologist, his research focuses on ancient Maya water management, landscape analysis, and sustainable practices. He uses Geographic Information Systems (GIS), field excavations of ancient mounds, reservoirs and depressions, field soil morphological analyses, and radiocarbon dating as his primarily methodological tools to understand ancient Maya culture.

William G. B. Odum is a Ph.D student in Anthropology at Columbia University in New York. He currently works on multiple projects in Guatemala, including serving as an applied anthropologist in development coordination for the Proyecto Salinas de los Nueve Cerros archaeological project. In addition to collaborative and community driven development, his other research interests focus on policing, security, and statecraft in Guatemala.


Ancient Maya water purification system developed over 2,000 years ago in Guatemala 'would still work today', study shows

The ancient Maya people of Mesoamerica developed one of the world's oldest water purification systems — and it would still work today — a study has found.

Experts from the US discovered evidence of the system — dating back to more than 2,000 years ago — in Corriental reservoir in the city of Tikal, northern Guatemala.

The site — once a key source of water for the ancient Maya — contained crystalline quartz in coarse sand and zeolite imported from 18 miles north-east of the city.

Quartz and zeolite, a compound containing silicon and aluminium, together serve to create a molecular sieve — and are both still used today in modern filtration systems.

The ancient filter would have removed heavy metals, harmful microbes, nitrogen-rich compounds and other toxins from the Maya civilisation's water, the team said.

A molecular sieve works just like a kitchen sieve — albeit on a far smaller scale — trapping the harmful elements but letting the water itself pass through.

The ancient Maya people of Mesoamerica developed one of the world's oldest water purification systems — and it would still work today — a study has found. Pictured, the remains of temple in the Maya city of Tikal, in northern Guatemala The ancient filter would have removed heavy metals, harmful microbes, nitrogen-rich compounds and other toxins from the Maya civilisation's water, the team said. Pictured, the teams' mock-up of how the filter might have worked, placed just upstream of the reservoir. As water passed through the so-called molecular sieve, harmful elements would have been trapped out of the flow. The researchers imagine the zeolite and quartz being held in place by woven petate — a type of palm fibre — alongside a limestone wall on the downstream side

'What's interesting is this system would still be effective today — and the Maya discovered it more than 2,000 years ago,' said paper author and anthropologist Kenneth Barnett Tankersley of the University of Cincinnati, in Ohio.

This means the Mesoamerican filtration system would have predated its counterparts in Europe — and was the first-of-its-kind in the so-called New World.

The researchers traced the origin of the quartz and the zeolite — the latter of which was only found at Tikal in the Corriental reservoir — to the steep ridges of the Bajo de Azúcar, about 18 miles (29 kilometres) northeast of the city.

As with other Maya cities, Tikal was constructed on a bed of porous limestone that made accessing drinking water difficult throughout much of the year — when the region faced seasonal droughts.

The Bajo de Azúcar site from which the crystalline compounds were imported to Tikal was discovered by paper author and geographer Nicholas Dunning, also of the University of Cincinnati.

'It was an exposed, weathered volcanic tuff of quartz grains and zeolite. It was bleeding water at a good rate,' Professor Dunning said.

'Workers refilled their water bottles with it. It was locally famous for how clean and sweet the water was.'

'It was probably through very clever empirical observation that the ancient Maya saw this particular material was associated with clean water and made some effort to carry it back [to Tikal].'

Experts from the US discovered evidence of the system — dating back to more than 2,000 years ago — in Corriental reservoir in the city of Tikal (pictured), in northern Guatemala The Corriental reservoir site — once a key source of water for the ancient Maya — contained crystalline quartz in coarse sand and zeolite (pictured) imported from 18 miles north-east of the city. Quartz and zeolite, a compound containing silicon and aluminium, together serve to create a molecular sieve — and are both still used today in modern filtration systems

'The ancient Maya lived in a tropical environment and had to be innovators. This is a remarkable innovation,' said Professor Tankersley.

ɺ lot of people look at Native Americans in the Western Hemisphere as not having the same engineering or technological muscle of places like Greece, Rome, India or China,' he commented.

ɻut when it comes to water management, the Maya were millennia ahead.'

The full findings of the study were published in the journal Scientific Reports.

'What's interesting is this system would still be effective today — and the Maya discovered it more than 2,000 years ago,' said paper author and anthropologist Kenneth Barnett Tankersley of the University of Cincinnati, in Ohio. Pictured (L-R) University of Cincinnati researchers Nicholas Dunning, Vernon Scarborough and David Lentz set up equipment to take sediment samples during their field research at Tikal The researchers traced the origin of the quartz and the zeolite — the latter of which was only found at Tikal in the Corriental reservoir — to the steep ridges of the Bajo de Azúcar, about 18 miles (29 kilometres) northeast of the city. Pictured, a LIDAR-based 'hillshade' image of the Tikal site, with the location of the various reservoirs, including Corriental, outlined 'The ancient Maya lived in a tropical environment and had to be innovators. This is a remarkable innovation,' said Professor Tankersley. Pictured, the location of Tikal in Guatemala

THE MAYA: A POPULATION NOTED FOR ITS WRITTEN LANGUAGE, AGRICULTURAL AND CALENDARS

The Maya civilisation thrived in Central America for nearly 3,000 years, reaching its height between AD 250 to 900.

Noted for the only fully developed written language of the pre-Columbian Americas, the Mayas also had highly advanced art and architecture as well as mathematical and astronomical systems.

During that time, the ancient people built incredible cities using advanced machinery and gained an understanding of astronomy, as well as developing advanced agricultural methods and accurate calendars.

The Maya believed the cosmos shaped their everyday lives and they used astrological cycles to tell when to plant crops and set their calendars.

This has led to theories that the Maya may have chosen to locate their cities in line with the stars.

It is already known that the pyramid at Chichen Itza was built according to the sun’s location during the spring and autumn equinoxes.

When the sun sets on these two days, the pyramid casts a shadow on itself that aligns with a carving of the head of the Mayan serpent god.

The shadow makes the serpent's body so that as the sun sets, the terrifying god appears to slide towards the earth.

Maya influence can be detected from Honduras, Guatemala, and western El Salvador to as far away as central Mexico, more than 1,000km from the Maya area.

The Maya peoples never disappeared. Today their descendants form sizable populations throughout the Maya area.

They maintain a distinctive set of traditions and beliefs that are the result of the merger of pre-Columbian and post-Conquest ideas and cultures.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Sistemas para purificar el agua (Enero 2022).