Podcasts de historia

Torre redonda, Glendalough

Torre redonda, Glendalough


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


La guía completa de las torres redondas irlandesas

Las estructuras más emblemáticas de Irlanda son probablemente los románticos castillos que salpican el campo, pero algunos de sus edificios antiguos son un poco más misteriosos. Las torres redondas irlandesas han intrigado durante mucho tiempo a los eruditos y aficionados a la historia, que han estudiado estos pilares independientes en la Isla Esmeralda.

En irlandés, las torres se conocen como Cloigtheach - o campanarios, en inglés. Sin embargo, sigue habiendo cierto debate sobre para qué se crearon estas antiguas torres y por qué las estructuras redondas solo parecen existir en Irlanda.

Esto es lo que debe saber sobre las torres redondas irlandesas y cómo visitarlas mientras explora los numerosos rincones de la República e Irlanda del Norte.


Clones

La torre redonda en Clones originalmente tendría casi 23 metros de altura, incluida la tapa cónica, que ahora lamentablemente falta.

La torre fue construida con piedra arenisca y parece que pudo haber sido una torre temprana construida probablemente alrededor del siglo X. Había cuatro pisos, incluido el de la campana. Hay una sola ventana en cada piso del tambor, excepto en el campanario que tenía las cuatro ventanas habituales, una en cada punto cardinal de la brújula. En irlandés, las torres redondas se conocen como Cloigteach, que literalmente significa casa de campana. También en el cementerio de St Tierney hay algunas losas de tumbas interesantes y el maravilloso santuario de la tumba de St Tighernach (Tierney).

La imagen de arriba es una impresión artística generalizada de Philip Armstrong en una serie Painting The Past y no es específica de los clones, sin embargo, retrata un estilo de vida del asentamiento monástico que fue la semilla de nuestra ciudad.

Hay un desplazamiento visible, de aproximadamente 20 cm de alto y 12 cm de ancho en la base suroeste de la torre, fuera del muro del cementerio cerca de una pasarela de observación. La torre tiene 15,4 m en el punto más bajo que se puede medir con precisión, debido a las paredes que se bisecan. La altura es poco menos de 22,9 metros desde el desplazamiento. La puerta orientada al este está 1,64 m por encima del nivel actual del cementerio y 2,12 m por encima del desvío. Las pequeñas ventanas adinteladas miran - en orden ascendente - S, N y E con las tradicionales ventanas de cuatro pisos en forma de campana en los puntos cardinales de la brújula.

Si bien esta es una torre redonda lo suficientemente agradable prácticamente en su altura máxima, de mayor interés son las lápidas en el cementerio bien mantenido, muchas de las cuales datan del siglo XVII y mediados del XVIII. Cuentan con cruces redondeadas con calaveras y huesos cruzados y ataúdes, relojes de arena y campanas, todos símbolos de la mortalidad. Algunos presentan los escudos de armas bien tallados de los primeros ciudadanos prominentes.

El monasterio de Clones fue fundado por San Tighernach, quien murió a mediados del siglo VI. Los Anales registran la destrucción de "todas sus iglesias" en 836, pero no se menciona la torre redonda. Getty hizo una excavación en la década de 1840 debajo del nivel del umbral de la torre lleno de escombros. Los resultados no fueron concluyentes, ya que los huesos humanos que se encontraron en el nivel más bajo (por debajo del nivel del desplazamiento externo) podrían provenir de un cementerio sobre el que se construyó la torre o de los escombros del cementerio utilizados como relleno.
Otros elementos de interés: Junto con las primeras lápidas en el cementerio se encuentra el Santuario de St. Tighernach. Está tallado en forma de casa con remates de una sola piedra. Uno de los frontones presenta una figura de St. Tighernach con los brazos extendidos. No muy lejos del cementerio donde se encuentra la torre redonda, hay otro cementerio que contiene "la Abadía". Es la ruina de una nave y presbiterio del siglo XII y el cementerio también contiene lápidas antiguas.


Los sitios monásticos de Glendalough

En la última parte del siglo VI, St. Kevin cruzó las montañas desde Hollywood hasta Glendalough. En 100 años, el área se había convertido de una ermita remota en uno de los sitios monásticos más importantes de Irlanda. El monasterio continuó floreciendo después de la muerte de San Kevin en 617 d.C.

A fines del siglo VIII, el monasterio empleaba hasta 1000 laicos para ayudar a cultivar y cuidar el ganado. Los monasterios eran ricos. Además de las reservas de tesoros, la mayoría de los monasterios mantenían existencias sustanciales de alimentos y podían sobrevivir a las hambrunas periódicas. A menudo, estos sitios ricos eran saqueados. La ubicación remota de Glendalough lo convirtió en un objetivo fácil, y entre 775 y 1095 fue saqueado muchas veces por tribus locales e invasores nórdicos. Por lo general, las iglesias y las casas se quemaron, pero cada vez se reconstruyó el monasterio.

El eventual declive del monasterio de Glendalough no se debió a los invasores, sino a un cambio en el poder político. Cuando Glendalough fue anexado a la diócesis de Dublín en 1152, su importancia disminuyó. A pesar de esto, el lugar ha conservado un significado espiritual.

Sitios monásticos de Glendalough

Hoy en día, las ruinas del antiguo sitio monástico se encuentran esparcidas por todo el valle. Muchos tienen casi 1000 años. Los sitios principales se encuentran en el área conocida como la Ciudad Monástica, al lado del Centro de Visitantes de OPW. Se ofrecen visitas guiadas. Más lejos se encuentran las ruinas de otras iglesias, que se extienden desde la iglesia de San Salvador en el extremo este del valle hasta Temple na Skellig, junto al lago superior.

Todas las ruinas monásticas de Glendalough son administradas por la Oficina de Obras Públicas (OPW) y no están bajo los auspicios del Parque Nacional. Las consultas sobre el sitio monástico deben dirigirse a OPW. La entrada a todos los sitios históricos es gratuita. Todos los sitios están abiertos en todo momento. La Ciudad Monástica también es atendida por el Centro de Visitantes OPW adyacente que tiene una exposición, un espectáculo audiovisual y también ofrece visitas guiadas. Se aplica un cargo de admisión al Centro de visitantes y para los recorridos. Debido a la naturaleza arqueológica de los sitios, ninguno de ellos es accesible para sillas de ruedas.

La ciudad monástica

La Ciudad Monástica es el nombre que se le da al sitio monástico principal en el extremo este del valle, cerca del Centro de Visitantes OPW y el Hotel Glendalough. Los siguientes monumentos se pueden ver en la Ciudad Monástica.

La salida

Este edificio se encuentra a la entrada de la Ciudad Monástica y es quizás uno de los monumentos más importantes, ya que ahora es único en Irlanda. El edificio fue originalmente de dos pisos, probablemente con techo de madera. En el interior, en el muro oeste, hay una piedra con inscripciones en forma de cruz. Los visitantes que ingresan a la Ciudad Monástica desde la carretera aún pasan por esta entrada antigua, caminando sobre algunos de los adoquines de piedra originales.

La torre redonda

Quizás el monumento más notable, la Torre Redonda tiene unos 30 metros de altura. La entrada está a unos 3,5 metros de la base. Originalmente había seis pisos de madera con escaleras. El techo se había derrumbado hace muchos años, pero fue reconstruido en 1876 con la piedra original. Las torres redondas eran multifuncionales. Sirvieron como puntos de referencia para los visitantes, campanarios, almacenes y como lugares de refugio en tiempos de ataque.

La Catedral

Esta es la más grande de las iglesias y se construyó en varias fases. Es de destacar que hay un armario empotrado o de pared debajo de la ventana sur, y una piscina y un lavabo que se usa para lavar los vasos sagrados. Fuera de la Catedral está San Kevin & # 8217s Cross & # 8211 una gran cruz de granito temprano con un anillo sin perforar.

El sacerdote y la casa # 8217s

Se trata de un pequeño edificio románico que fue reconstruido casi en su totalidad utilizando las piedras originales en 1779. El extremo este tiene un arco decorativo. Se desconoce el propósito original del edificio, pero es posible que se haya utilizado para albergar las reliquias de San Kevin. En los siglos XVIII y XIX fue utilizado como lugar de inter sacerdotes.

St. Kevin & # 8217s Cocina

Esta iglesia es más notable por su techo empinado formado por piedra superpuesta, sostenida internamente por una bóveda de medio punto. El campanario tiene un casquete de piedra y cuatro ventanas orientadas al norte, sur, este y oeste, y recuerda a una torre redonda.

Iglesia de St. Kieran & # 8217s

Solo quedan los muros bajos de esta iglesia. Fue descubierto en 1875 y probablemente conmemora al fundador de Clonmacnoise, un asentamiento monástico que tenía asociaciones con Glendalough durante el siglo X.

Otros sitios monásticos cerca de la ciudad monástica

St. Mary & # 8217s Iglesia

También llamada Our Lady & # 8217s Church, esta es una de las primeras iglesias. Consta de nave y presbiterio. La puerta oeste de granito tiene un arquitrabe, jambas inclinadas y un dintel macizo. La parte inferior del dintel tiene una inscripción de una cruz inusual en forma de X. La ventana este de techo redondo tiene dos cabezas talladas muy gastadas en el exterior. St. Mary & # 8217s Church está ubicada en un campo al oeste de la Ciudad Monástica.

San Salvador & # 8217s Iglesia

Esta es la más joven de las iglesias de Glendalough. Fue construido en el siglo XII. La nave y el presbiterio tienen muchas piedras bien decoradas. El arco románico del presbiterio tiene tres gradas de decoración. La ventana este está decorada con varias tallas que incluyen una serpiente, un león y dos pájaros que sostienen una cabeza humana entre sus picos. Un edificio doméstico contiguo tiene una escalera que habría conducido a una habitación sobre el presbiterio. St. Savior & # 8217s Church está ubicada en Green Road aproximadamente a 1 km al este de la Ciudad Monástica.

Iglesia de la Trinidad

Se trata de una iglesia de nave simple y presbiterio. Una puerta en el frontón oeste conduce a un anexo posterior, posiblemente una sacristía. Había un campanario en el estilo de una torre redonda, pero se derrumbó en una tormenta en 1818. La Iglesia de la Trinidad se encuentra junto a la carretera principal, al este del Centro de Visitantes.

Sitios históricos de Upper Lake

Iglesia Reefert

Los restos de la iglesia Reefert están situados en un entorno boscoso, en la orilla sureste del lago superior, cerca de la oficina de información. Reefert deriva su nombre del irlandés "Righ Fearta" que significa lugar de entierro de los reyes (refiriéndose a los gobernantes locales & # 8211 la familia O & # 8217Toole). Data del siglo XI y es probable que se haya construido en el lugar de una iglesia anterior. La iglesia y el cementerio estaban rodeados originalmente por un recinto de muro de piedra conocido en gaélico como & # 8216caiseal & # 8217. Sin embargo, la mayoría de las paredes circundantes actuales son modernas. Las partes superiores de las paredes de la iglesia se reconstruyeron hace más de 100 años utilizando las piedras originales.

El caher

Este monumento arqueológico se encuentra en el césped junto al lago superior en Glendalough. Se trata de un recinto circular de paredes de piedra, de 20 metros de diámetro. Su propósito original y el tiempo de construcción es un misterio. Se pueden encontrar estructuras similares en todo el país, pero se construyeron a una escala mucho mayor para su uso como fuertes defensivos. Es probable que el Caher en Glendalough se haya utilizado como una estación (punto de parada para las oraciones) para quienes peregrinaban por las montañas hacia los restos del monasterio de San Kevin.

Varias cruces

Los prados junto al lago superior son la ubicación de varias cruces de piedra. Es posible que se hayan utilizado como estaciones durante las peregrinaciones a Glendalough.

Temple na Skellig

Las ruinas de esta pequeña iglesia se encuentran en la base de los acantilados en la orilla sur del Lago Superior. El sitio no es de acceso seguro para los visitantes, pero se puede ver desde Miners & # 8217 Road, al otro lado del lago. Al oeste de la iglesia hay una plataforma elevada con muros de piedra, donde probablemente se encontraban cabañas. La iglesia fue parcialmente reconstruida en el siglo XII.

St. Kevin & # 8217s Cama

St. Kevin & # 8217s Bed es una pequeña cueva en el acantilado al este de Temple ne Skellig. La entrada está a unos 8 metros sobre el lago. Tenga en cuenta que el sitio no es de acceso seguro y ha sido escenario de muchos accidentes graves. Se puede ver desde Miner & # 8217s Road, al otro lado del lago. La cueva corre dos metros hacia el acantilado y supuestamente fue un refugio para St. Kevin y más tarde para St. Laurence O & # 8217Toole.

St. Kevin & # 8217s Cell

Originalmente una pequeña choza de abejas, hoy solo queda un círculo de piedras de base para marcar su ubicación en un espolón rocoso sobre el lago superior.

Los horarios de apertura

Sede del Parque Nacional: la sede está abierta de lunes a viernes en horario de oficina. El Duty Ranger está disponible de lunes a domingo durante el horario de oficina.

Centro de Educación del Parque Nacional: Actualmente cerrado debido a Covid-19.

Oficina de información del parque nacional: actualmente cerrada debido a Covid-19.

Datos de contacto

Parque Nacional de las Montañas de Wicklow,
Kilafin, Laragh, vía Bray, Co. Wicklow A98 K286


Glendalough y torre redonda # 8217s

Al ingresar al sitio de Glendalough a través de 360cities, me recibe lo que parece ser un antiguo cementerio rodeado de lápidas de piedra y una arquitectura precisa que las complementa. Mirando a mi alrededor, mis ojos se posan en una especie de torre grande, que me recuerda la arquitectura medieval que una vez vi en libros y dibujos animados. Después de investigar más, me enteré de que esto se llama & # 8220Round Tower & # 8221; sin embargo, a pesar de su nombre suave, es todo menos simple & # 8211the torre, en su hermosa construcción de piedra con ventanas abiertas y una parte superior puntiaguda, cumplió un propósito importante. en Historia.

La Torre Redonda se usó originalmente como campanario, que era el propósito de todas las demás torres redondas en Irlanda. Sin embargo, también terminó siendo utilizado como refugio por los monjes durante los ataques al monasterio, junto con otros para almacenamiento y vigías. Lo muy especial de esta torre es que la puerta está a 3,5 metros del suelo, lo que ayudó a quienes buscaban refugio a ayudar desde adentro y también a evadir las búsquedas de los atacantes y de aquellos de quienes se esconden. Al observar el estado de esta torre que tiene más de 1,000 años, es obvio que ha cumplido bien su propósito a lo largo de los siglos, y se encuentra en un estado casi perfecto incluso hasta ahora. (http://www.megalithicireland.com/Glendalough%20Round%20Tower.html)

En & # 8220 & # 8220That the Science of Cartography is Limited & # 8221, escribe el poeta Eavan Boland, & # 8220 & # 8211, y no simplemente por el hecho de que este sombreado de / bosque no puede mostrar los fragmentos de bálsamo, / la penumbra de los cipreses, / es lo que Quiero probar. & # 8221 Esto recuerda mucho a la situación de esta torre redonda. Desde el exterior, todo lo que podemos ver es una vieja torre usada por material obsoleto, preguntándonos cuándo se derrumbará. Lo que no vemos, a primera vista, son las muchas vidas que esta torre ha salvado, casi como si cada vida salvada se hubiera sumado a la historia y la vida útil de esta torre. Que no importa cómo se vea, y su negocio en un cementerio, había cumplido un propósito importante en la Irlanda histórica y continúa haciendo lo mismo ahora como campanario.


Torres redondas y cuentos fantásticos

La única contribución única de Irlanda a la arquitectura mundial, la torre redonda independiente, sobrevive en unos 65 sitios con ejemplos en todos menos cuatro de los 32 condados de esta isla.

Su función principal era la de un campanario: los anales casi siempre etiquetan a cada uno como un cloig-theach (casa de campana). También tenían funciones secundarias. El uso tradicional de la torre redonda, enseñado a las generaciones pasadas, fue uno de defensa, particularmente durante las incursiones vikingas en monasterios e iglesias. Este supuesto propósito principal ha sido descartado durante mucho tiempo, no solo porque casi todas las torres supervivientes son posteriores a la época vikinga, sino también porque son trampas mortales virtuales en tiempos de conflicto. Dicho esto, habrían sido utilizados como refugio temporal durante ataques repentinos.

Más importante aún, eran símbolos de prestigio, poder y riqueza, no solo de la comunidad eclesiástica que los construyó sino también de sus mecenas. Algunos actuaron como las casas del tesoro de la fundación, con la entrada o la gran ventana del segundo piso que permitía mostrar las reliquias. Algunos pueden haber actuado como scriptoria, donde los monjes escriben, copian e iluminan manuscritos, aunque en la mayoría de los casos la escasa luz de las pequeñas ventanas habría sido un obstáculo. Parece más probable que fueran espacios sagrados, pero es posible que nunca sepamos todas las funciones de las torres.

Las puertas de la mayoría miran al este, hacia el frontón oeste de la iglesia principal. La plaza eclesiástica que esto creó estaba en el corazón del monasterio y permitía a los peregrinos y otros laicos participar en el boato espiritual.

Los ejemplos sobrevivientes se extienden desde cimientos solo hasta cilindros cónicos de más de 30 m de altura. A estos edificios de cinco a siete pisos se entraba por una sola puerta, generalmente muy por encima del suelo, y tenían ventanas pequeñas, con pisos de madera conectados por escaleras internas al piso superior. Aquí, bajo un techo cónico de piedra con voladizos, al menos cuatro ventanas se abrían a los puntos cardinales, permitiendo que los tonos de las campanas repicaran las horas canónicas del día monástico.

Además de verse bien, la forma cónica era una característica de construcción vital, ya que estabilizaba la torre mientras se inclinaba sobre sí misma. Esta plantilla cilíndrica sobrevivió durante casi 300 años.

El tipo de piedra utilizada dependía de la disponibilidad local. En Roscrea, la piedra arenisca de conglomerado se obtenía localmente, probablemente en Carrick Hill. Kilmacduagh tiene piedra caliza fina de Burren, y los ejemplos orientales, como el de Castledermot, usan granito. La calidad de la mampostería dependía de la riqueza del patrón: Clonmacnoise, por ejemplo, tiene sillar fino (piedras grandes de corte cuadrado) que probablemente solo un benefactor real pudo financiar.

Estos ejemplos se refieren solo a las torres que sobreviven, por supuesto, y no a las anteriores en los mismos sitios. Clonmacnoise, por ejemplo, probablemente tenía una torre anterior a la que se registró como terminada en 1124.

Los orígenes de la torre redonda irlandesa siguen siendo una cuestión abierta. ¿Fueron copiados de las torres de Rávena, en el Adriático italiano, que a su vez podrían haber tenido su origen en los minaretes de Europa oriental y norte de África, que a su vez habían evolucionado a partir de faros primitivos? ¿Se basaron en ejemplos anglosajones o se copiaron de las torres del suroeste de Europa, específicamente las que se encuentran en los grandes centros de peregrinación cristiana?

El artista Héctor McDonnell, que también es un gran historiador y arqueólogo, sostiene que la idea irlandesa de la torre independiente vino de Ravenna. “Fueron construidos emulando los primeros campanarios de Europa, que se erigieron en Rávena en el siglo IX y, a su vez, se inspiraron en la construcción de los primeros minaretes verdaderos, que aparecieron en la costa norteafricana después de las conquistas islámicas de esa zona. . . Es un ejemplo notable de la difusión intercultural de una idea simple pero muy importante: la imposición del tiempo para el culto en las comunidades islámicas y cristianas a través de la transmisión de las horas religiosas desde torres altas. Efectivamente, este es el comienzo de la estandarización del cronometraje que se ha mantenido desde entonces como un tema importante en todas las sociedades. Por lo tanto, estamos mirando monumentos a algo de extrema importancia en el desarrollo del pensamiento y la ciencia modernos cuando miramos nuestras torres redondas ".

Es fácil visualizar a un irlandés que regresa copiando el concepto básico de un campanario redondo e independiente, pero sin los adornos o detalles arquitectónicos adecuados solo para un clima mediterráneo más pequeño y con muchas menos ventanas, piedras grandes en lugar de ladrillos y sin azulejos. para los techos.

Así que el origen absoluto de la torre redonda irlandesa puede haber sido el uso generalizado de campanarios en todo el mundo cristiano. Los campanarios de Ravennese, que probablemente datan de principios del siglo X, son fuertes contendientes como prototipos de la torre redonda irlandesa, aunque con variaciones notables.

Sería difícil encontrar un monumento en cualquier parte del mundo con teorías tan variadas sobre su función o propósito. Que fueran campanarios, como su nombre irlandés indica, erigidos exclusivamente en sitios religiosos, ya no es cuestionado, al menos por los eruditos, pero sus orígenes, funciones y lugar en la suite monástica de edificios eclesiásticos sigue siendo discutible. Una teoría de moda tardía-medieval era que fueron construidos por los daneses como torres de vigilancia que los irlandeses cristianos convirtieron en torres de reloj o campanario.

También se pensaba que eran templos de fuego, relojes de sol, observatorios astronómicos, templos budistas, símbolos fálicos de fertilidad, plataformas de lanzamiento para festivales druídicos o una combinación de todos estos. Otras teorías incluyen cárceles penitenciales, ermitas y torres de anacoretas.

El historiador de arte Peter Harbison sugiere un papel importante para las torres redondas irlandesas en el contexto de la peregrinación, señalando que Roma, Jerusalén y Antioquía tenían torres redondas en el siglo VIII, como lo demuestran los frescos de la Basílica de San Pedro Antiguo, en el siglo VIII. Ciudad del Vaticano. Señala una copia de estos del siglo XVII y sugiere que los peregrinos irlandeses pueden haber traído la idea a casa. En el siglo XII, sostiene Harbison, la entrada de una torre redonda con una plataforma de madera extendida podría haberse utilizado para la veneración de reliquias, una parte importante del ritual de peregrinación.

A lo largo de la década de 1840, arqueólogos locales aficionados, bajo la influencia del célebre anticuario de Cork, John Windele, excavaron unas ocho torres redondas, incluida Roscrea. Al encontrar restos óseos en todos ellos, supusieron que su propósito principal era sepulcral: que eran "lápidas para grandes personas".

En el contexto de estos argumentos, la década de 1830 trajo una investigación fundamental al estudio de las torres redondas. Durante algún tiempo la Royal Irish Academy decidió patrocinar un concurso para los mejores trabajos sobre sus orígenes y usos. La medalla de oro y el premio de £ 50 fueron ganados por George Petrie por los Orígenes y Usos de la Ronda Torres de Irlanda, un trabajo que entregó a la academia en 1833.

Petrie llevó a cabo una refutación minuciosa y minuciosa, de hecho la demolición, de la supuesta evidencia de las teorías fantasiosas. Colocó las torres firmemente en un contexto eclesiástico y monástico. “Se encuentran sin una sola excepción”, escribió, “se encuentran cerca de iglesias antiguas o donde se sabe que existieron iglesias”.

Entonces, ¿cuándo fueron construidos? La datación de la mayoría de las torres se deduce principalmente de la evidencia arquitectónica y de su contexto eclesiástico, topográfico y político. La construcción de unos pocos se menciona en los anales, aunque solo Clonmacnoise, con 1124, tiene una fecha de finalización real. Tuamgraney fue construida por 950, la estructura en Annaghdown se registra como terminada en 1238, aunque no se sabe si ese ejemplo fue un ronda torre. Otras torres redondas anotadas en los anales muestran su existencia en la fecha registrada, y algunas de las torres supervivientes pueden ser reemplazos. Sin embargo, estamos en la oscuridad para una lista cronológica sólida.

El número definitivo de torres redondas irlandesas que sobreviven o se conocen a partir de fuentes antiguas sigue siendo algo discutible. Algunos estudiosos no aceptan torres adjuntas, como las de Glendalough y Clonmacnoise, como verdaderos ejemplos. Otros los cuentan. Sin embargo, un 65 es el número aproximado aceptado para torres intactas, con evidencia de alrededor de 25 más, pero hay ligeras variaciones en estos números de algunos estudiosos.

Con la mayoría de las puertas muy por encima del nivel del suelo, probablemente para evitar debilitar la base, el acceso a la torre tenía que ser por algún tipo de escalera exterior, ya sea permanente o desmontable.

En el pasado, una cuerda o escalera rígida era el supuesto método de entrada a lo que popularmente se percibía como un lugar de refugio. La mayoría de nosotros crecimos con la secuencia narrativa de un ataque sorpresa seguido de una carrera por una escalera, que fue empujada por la puerta por un monje petrificado. Pero cuando se considera la agilidad necesaria para escalar una escalera de cuerda o la manipulación inverosímil necesaria para colocar una rígida en una torre redonda, las dificultades son evidentes. No es una hazaña que uno favorecería emprender en el mejor de los casos, no importa mientras sea perseguido por un merodeador con un hacha.

Gerge Cunningham es el autor de La torre redonda en Roscrea y sus alrededores (Prensa de Parkmore)


Torre Redonda, Glendalough, Condado de Wicklow, Irlanda. Dibujado por W.H.Bartlett, grabado por J.C.Bentley. De & # 39 The Scenery and Antiquities of Ireland & # 39 por N.P.Willis y J.Stirling Coyne. Ilustrado a partir de dibujos de W.H.Bartlett. Publicado en Londres c.1841.

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes toscos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún uso adicional, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


Round Tower, Glendalough - Historia

• La Torre Redonda de Clondalkin tiene aproximadamente 1250 años, es un monumento nacional y forma el corazón histórico de Cluain Dolcáin.

• Las torres redondas son una forma exclusivamente indígena de la arquitectura irlandesa y la torre Clondalkin es reconocida como el ejemplo más perfectamente intacto de estas estructuras antiguas. También es una de las estructuras artificiales intactas más antiguas de cualquier tipo en Irlanda.

• La torre está construida con caliza local que no muestra signos de haber sido trabajada o moldeada por un albañil. Es la más delgada de todas las torres redondas de Irlanda, con 27,5 mts (90 pies 6 pulgadas) de altura y una circunferencia de 12,7 mts (41 pies 8 pulgadas).

• El contrafuerte de pequeñas piedras y escombros es único, no aparece en ninguna otra torre. No formaba parte de la estructura original y se construyó con diferentes materiales.

• Al igual que otras torres redondas, la puerta se eleva sobre el nivel del suelo (3,9 mts) y la puerta, que mira hacia el este, es de cabecera cuadrada con cuatro jambas a cada lado. Estas piedras, junto con el antepecho y el dintel, son de granito.

• Hay seis ventanas en la torre, una en el primer piso hacia el sur, una en el segundo piso hacia el oeste y cuatro justo debajo de la cornisa hacia los cuatro puntos cardinales.

• El casquete que se asienta sobre la cornisa tiene fama de ser el original.

• La Torre Redonda es objeto de numerosos dibujos y pinturas de famosos anticuarios a lo largo de los siglos, incluidos Samuel Molyneaux (1725) y Berenger y Wakeman (1843).

• La Torre está asociada al Santo del siglo VII, Crónán, fundador del conjunto monástico sobre el que se levanta la Torre Redonda y se cree que fue construida para albergar sus reliquias.

• Clondalkin moderno es una vasta área suburbana, sin embargo, el sistema circular de un solo sentido en el pueblo ocupado sigue el contorno del asentamiento monástico original del cual forma parte la torre.

• La torre es una fuente de considerable orgullo local y es un poderoso símbolo de identidad local, que aparece en los logotipos de muchas organizaciones de Clondalkin.


Las torres redondas de Irlanda

Esparcidos con una aparente aleatoriedad por las onduladas colinas de Irlanda se encuentran los restos de sesenta y cinco torres redondas. Elevándose hasta 34 metros sobre el suelo, las torres están en muy buenas condiciones considerando la antigüedad de su construcción. Se desconoce cuándo se construyeron exactamente las torres. Los estudiosos han sugerido que el período de construcción más probable fue entre los siglos VII y X d.C., y esta hipótesis se basa en el hecho de que casi todas las torres se encuentran en el sitio de una iglesia celta conocida que data de los siglos V al XII. Inicialmente, cada una de las torres eran estructuras independientes, pero en épocas posteriores se construyeron otros edificios, principalmente iglesias y fundaciones monásticas, alrededor de algunas de las torres.

Trece torres conservan una tapa cónica y se supone que todas las demás torres alguna vez tuvieron tapas similares que se han caído a lo largo de los siglos. Sobre un pequeño número de torres se han construido almenas en la parte superior, pero se sabe que estas almenas se agregaron en una fecha posterior en la Edad Media. Los principios utilizados en la construcción de las torres son siempre los mismos: dos muros de construcción de bloques y mortero se construyen a unos pocos pies uno del otro y el espacio entre ellos se rellena con un núcleo de escombros de roca. Este era un método estándar de construcción de muros utilizado por los romanos. Los eruditos creen que los misioneros cristianos aprendieron la técnica en Inglaterra o Europa continental y luego llevaron la tecnología de construcción a Irlanda, incorporándola en la construcción de torres redondas masivas.

Al escribir sobre las dimensiones de las torres en su libro, Irish Round Towers, Lennox Barrow afirma: "Es notable lo poco que varían las dimensiones principales. En la gran mayoría de las torres, la circunferencia en la base se encuentra entre 14 metros y 17 metros y el El espesor del muro en el punto más bajo en el que se puede medir varía de 0,9 metros a 1,4 metros. Las puertas, ventanas, alturas y diámetros de los pisos también siguen patrones claramente definidos, y podemos concluir que la mayoría de las torres fueron obra de equipos de constructores que se trasladaron de un monasterio a otro utilizando diseños estándar ". Barrow continúa diciendo que: "La mayoría de las puertas se elevan de 1,5 a 4,5 metros por encima del suelo. Esto generalmente se explica como por seguridad, para permitir que los monjes se refugien dentro de las torres durante los momentos en que asaltantes vikingos o bandidos atacaban el monasterios. Probablemente haya algo de verdad en esta teoría, pero es posible que la estabilidad de la torre haya tenido mucho que ver con las alturas de las puertas. Cuanto más alto se pueda construir antes de hacer una abertura en la pared, más fuerte será la base. a menudo se rellenaban las torres, incluso tan altas como las puertas ".

Esta idea de que las torres redondas fueron erigidas y utilizadas principalmente como torres de vigilancia y lugares de protección es fuertemente debatida por un científico estadounidense, Philip Callahan. Escribiendo en su libro, Misterios antiguos, visiones modernas, Callahan analiza la investigación que indica que las torres redondas pueden haber sido diseñadas, construidas y utilizadas como enormes sistemas resonantes para recolectar y almacenar longitudes de onda de un metro de energía magnética y electromagnética provenientes de la tierra y los cielos. Basado en fascinantes estudios de las formas de antena de insectos y su capacidad para resonar en ondas electromagnéticas de un micrómetro de largo, el profesor Callahan sugiere que las torres redondas irlandesas (y estructuras religiosas de forma similar en todo el mundo antiguo) eran antenas hechas por humanos que recogían sutiles magnéticos radiación del sol y se la transmitieron a los monjes que meditaban en la torre y a las plantas que crecían alrededor de la base de la torre. Las torres redondas pudieron funcionar de esta manera por su forma y también por sus materiales de construcción. De las sesenta y cinco torres, veinticinco fueron construidas de piedra caliza, trece de arenisca roja rica en hierro y el resto de basalto, pizarra arcillosa o granito, todos estos minerales que tienen propiedades paramagnéticas y, por lo tanto, pueden actuar como magnéticos. conductores de antena y energía. Callahan afirma además que el hecho misterioso de que varias torres se llenaron de escombros en partes de sus interiores no fue aleatorio, sino que pudo haber sido un método de "sintonizar" la antena de la torre para que resonara con mayor precisión con varias frecuencias cósmicas.

Igualmente intrigante, Callahan muestra que la disposición geográfica aparentemente aleatoria de las torres redondas en todo el campo irlandés en realidad refleja las posiciones de las estrellas en el cielo del norte durante la época del solsticio de invierno. Las excavaciones arqueológicas en las bases de las torres han revelado que muchas torres se erigieron sobre las cimas de tumbas mucho más antiguas y se sabe que muchos de los sitios de las torres se consideraban lugares sagrados mucho antes de la llegada del cristianismo a Irlanda. Estos hechos nos obligan a preguntarnos si los antiguos irlandeses, como los egipcios, los mayas y muchas otras culturas arcaicas, entendieron que había una resonancia energética entre ubicaciones terrestres específicas y diferentes cuerpos celestes. Este ciertamente parece ser el caso. All across the Irish countryside particular locations were chosen, precisely designed structures were erected to gather and store various energies, and a tradition of humans' spiritual use of the sites arose over the millennia. While many of the round towers are now crumbling and therefore their antenna function may no longer be operative, a field of holiness still permeates the sites today.

In another article (The Mysterious Round Towers of Ireland: Low Energy Radio in Nature The Explorer's Journal Summer, 1993) Callahan gives further details of his discoveries:

"Most books will tell you that the towers were places of refuge for the monks to hide from Vikings raiding Ireland. They were, no doubt, bell towers and lookouts for approaching raiders, but the speculations that monks escaped raiders, who no doubt knew how to smoke bees out of hives or climb the 9 to 15 feet to the door, borders on the ludicrous. Round towers are perfectly designed to be totally useless for hiding people or church treasures. Another strange thing about the towers is the dirt that fills the base below the high doors. Each door has a different level of dirt filling the base as if they were "tuned" like a pipe organ. I had long postulated that the towers were powerful amplifiers of radio resonance from the atmosphere generated by lightning flashes around the world. The round towers proved to be powerful amplifiers in the alpha brain wave region, 2 to 24 Hz, in the electrical anesthesia region, 1000 to 3000 Hz, and the electronic induction heating region, 5000 Hz to 1000 KHz. It is fascinating that just above the surface of the ground to about 2 to 4 feet up there is a null of atmospheric frequencies that get stronger and stronger until at 9 to 15 feet above the surface they are extremely strong. The Irish monks were well aware of this for that is where they built their high doors. At every tower we measured there was a direct correlation between tower door height and the strongest waves. That the highly amplified waves occur in the meditative and electrical anesthesia portion of the electromagnetic spectrum is of utmost significance. In 1963, G. Walter researched brain EEG waves from 0.5 to 3 Hz (Delta region) and found anti-infectious effects. There is an elegant but short list of research projects demonstrating the beneficial effects of low ELF wavelengths on sick people."

Round tower of Cashel

Jutting high above the plain of Tipperary against the backdrop of the Galteemountains is the 28 meter round tower of Cashel. While the tower dates from the 11th century, the rock outcrop upon which it stands has fortifications from the early 4th century when itwas the stronghold and ceremonial center of a powerful clan. Patrickis said to have visited the site in450 AD and hence one of its popular names, St. Patrick's Rock.

Round Tower of Glendalough

The tower of Glendalough is considered by scholars to be the most finely constructed and beautiful tower in all Ireland. Situated in the cleft of a steep and thickly forested valley, the 30 meter tall tower is built of mica schist with a granite doorway. Glendalough was an ancient gathering place of pre-Christian hermits and the first Christian monastery was established by St. Kevin who lived in the enchanted valley from 498-618 AD. Clustered about the base of the tower are remains of a 1200 year old cathedral and the first functioning university in the western world. Nearby the tower is the healing cross of St. Kevin. A local legend states that if one encircles the cross with one's arms and makes a wish concerned with healing, that wish will be fulfilled according to the depth of one's love of God.


Round Tower of Glendalough, Ireland


Hugging the miraculous healing cross at Glendalough, Ireland

Round Tower of Kilmacduagh

Kilmacduagh, north of Limerick in county Galway, is the tallest of the Irish towers at 34 meters and, while quite stable, appears to be tilting precariously. Little is known of the adjoining monastery, probably founded in the early 7th century, and it is assumed that the round tower was erected sometime in the 10th or 11th centuries.


Round Tower and monastery of Kilmacduagh, Ireland


Detail of Round Tower of Kilmacduagh, Ireland


Clonmacnoise Round Tower, Offaly


Clonmacnoise Round Tower, Offaly


Ardmore Round Tower, Waterford


Scattery Island Round Tower, Clare

Martin Gray is a cultural anthropologist, writer and photographer specializing in the study and documentation of pilgrimage places around the world. During a 38 year period he has visited more than 1500 sacred sites in 165 countries. los World Pilgrimage Guide web site is the most comprehensive source of information on this subject.

Drumlane Abbey and Round Tower

The church and round tower at Drumlane have been in the care of the Office of Public Works for the past 138 years. The disestablishment of the Church of Ireland in 1869 resulted in the transfer of 139 architecturally important ecclesiastical structures to the ownership of the Commissioners of the Board of Works. These National Monuments included such well-known sites as the Rock of Cashel, Clonmacnoise and Glendalough. Drumlane Abbey and Round Tower were the fourth to be listed in the first register of National Monuments. By the end of 1880, the Board of Works had appointed the well-known architect, Thomas Deane, as Inspector of National Monuments and began conservation work on the churches at Clonmacnoise and Glendalough. Following the political upheavals of 1921, the Board of Works was the only Government Department to remain largely unchanged under Saorstát Éireann (the Irish Free State) and the conservation of National Monuments continued under their remit.

I joined the National Monuments Trim district in 2002 having previously worked in the Mallow district. The District Works Manager of the time, Tom Spears, brought me to see the church at Drumlane which is located on the shore of Garfinny Lough. The gable of the church ruin dominates the round tower and tranquil cemetery. On that first visit, we came to inspect the large eastern gable wall of the church which appeared to be gradually moving away from the two side walls, slipping slowly towards the lake. The presence of a series of large buttresses against the outside of the long side walls indicated a long history of structural instability. In an early image of the church, dating from 1792 in ‘The Antiquities of Ireland, Volume 2’ by Francis Grose, the church has a large steeply pitched roof which must have exerted a tremendous outward thrust on the long side walls. The buttresses were already in position in 1792 to provide additional stability and prevent the roof from causing the side walls to collapse. The outward pressure on the side walls was reduced when the roof perished but the gable wall was then fully exposed to the weather and began to deteriorate. We installed crack monitors and over the following years regularly inspected the gable wall for signs of active movement. In March 2014 Kieran Walsh of the OPW Structural Engineering Section, and I carried out a more detailed inspection from a hoist in order to assess the condition of the large vertical cracks at the junction of the east gable and the two long side walls of the medieval church. The inspection confirmed that the gable wall had moved and was in need of stabilisation works. The project was included in our 2014 business plan and works began in June of the same year.

The first part of the project was the protection of the grave slabs near the east gable, enclosing them in timber covers. We then erected a scaffold around the gable wall to facilitate the works. We were able to examine the masonry work at close quarters and do some preliminary opening up work. The cracks did not extend fully to ground level so there was no indication of a structural problem with the foundations. The cracks widened as they moved further up the wall, confirming that the gable of the church was not strongly bonded to the two long flanking walls and had moved away from them. Without the protection of a roof, walls will develop problems due to the constant movement of water through the structure. The mortar bond between the stones is gradually washed out until there is little structural integrity left in the masonry.

The OPW stonemasons carried out the consolidation works to the gable, working during the summer months when the days were long and the temperatures suitable for lime mortars. We rebuilt large sections of the walls, particularly around the areas that had moved out of position. The rebuilt masonry was strengthened with stainless steel ties to ensure a good joint with the existing walls and the entire gable was repointed. As the works proceeded upwards, a lime based grout was introduced into the walls to ensure that all the internal voids were filled and stable. Finally, the wall tops were flaunched to ensure that the rainwater ran smoothly off the walltops. Works were completed in April 2017 and the enclosing scaffolding cover was left in place for an additional year to assist with the curing of the lime mortars and grout.

We are now confident that the gable wall is stable and the future of this important ecclesiastical assembly is secure. OPW Trim National Monuments staff will continue to monitoring the condition of the buildings and maintain the church and round tower. We will assist the Department of Culture, Heritage and the Gaeltacht in their role of conserving Ireland’s unique heritage for the benefit of present and future generations. The works on site were supervised by Tommy Halton, District Works Manager and carried out by Michael Dempsey, Willie Foley, Eamon Gilsenan, Ger Doherty, Brian Murray, Eamonn Howley, Brendan Hussey, Willie Hussey, Derek Caroll, Thomas Donnelly, Mark Leavy and Ger Brennan.

Ana Dolan worked as a Senior Conservation Architect with the Office of Public Works until her retirement in 2020.


Globetrotting Vikings: The Raiding of Ireland

Not even St. Patrick himself could protect Ireland from the Vikings. When the Nordic raiders launched their first attack on Ireland in 795 A.D. by raiding an island monastery, Irish monks wielded prayers in self-defense. No heavenly intercession arrived, however, to save their cloister from being sacked.

The Vikings continued to stage small hit-and-run raids on unprotected coastal monasteries before sailing up the River Shannon in the 830s to plunder inland religious settlements. The foreign invaders even defiled Ireland’s holiest turf by plundering the monastery of St. Patrick at Armagh, slaughtering its monks and desecrating the buildings erected in honor of Ireland’s patron saint.

A Viking longship is beached on the lake shore at the Irish National Heritage Park. (Credit: Richard Cummins)

While it was the Danes who attacked England and Francia, it was mostly the Norwegians who raided Ireland. By the 840s, those Vikings began to establish permanent ship bases along the coastline from which they could plunder year-round. Coastal enclaves at Dublin, Wexford, Waterford, Cork and Limerick became trading centers for Ireland’s treasures𠅊nd its people.

According to John Haywood, who chronicles the exploits of the Scandinavian raiders on four continents in his new book, “Northmen: The Viking Saga AD 793-1241,” slavery had been rare in pre-Viking Ireland, but that all changed with the arrival of the Norwegians. “The Vikings milked Ireland fairly systematically for a couple hundred years for slaves. Dublin originated really as a slave market,” he says.

At first glance, Ireland appeared to be ripe for a complete Viking conquest. After all, the Vikings took advantage of internal divisions to seize England and Francia, and Ireland was the most politically fractured country in Western Europe, according to Haywood. A complex hierarchy of 150 local kingdoms and a dozen over-kingdoms ruled the island, and even high kings only directly ruled over small territories. Furthermore, Irish kings often welcomed the incursions of the foreign invaders as a means to weaken their domestic rivals.

The round tower at the Glendalough monastic site in Country Wicklow, Ireland. (Credit: Peter Zelei Images)

Yet, while the Vikings had success raiding Ireland, they failed to conquer the island as they did other lands in Europe. “It looks like there could be a Viking takeover, but it’s pretty clear by the middle of the 10th century that apart from fortified enclaves along the coast, they have failed absolutely to control territory in Ireland in the same way as they did in England, Scotland, France or Russia. If they don’t have forts around them, the Vikings can’t really survive in Ireland.”

Haywood says Ireland’s decentralized system of governance, which made the island appear vulnerable to a larger force, actually had the opposite effect in protecting it from a Viking takeover. He points out the the centralized kingdoms of early medieval Europe were the most easily conquered since there was a much smaller ruling class to either eliminate or negotiate with to forge a lasting peace agreement. With so many kings to subdue and bargain with in Ireland, it proved much more difficult to eliminate or co-opt the existing power brokers.


Ver el vídeo: WICKLOW MOUNTAINS - GLENDALOUGH (Mayo 2022).