Podcasts de historia

George Frederick Wheldon

George Frederick Wheldon



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

George Frederick Wheldon nació en Langley Green, Oldbury el 1 de noviembre de 1869. El más joven de diez hermanos, era un futbolista talentoso y después de jugar para Langley Green Victoria, se unió a Small Heath en la Football Alliance League en febrero de 1890.

En 1892, Small Heath se convirtió en miembro fundador de la Segunda División de la Football League. Wheldon fue la estrella del equipo que ganó el campeonato de Segunda División en 1892-1893 y terminó como máximo goleador con 25 goles en 22 partidos.

Después de anotar 65 goles en 109 partidos, Wheldon fue transferido al Aston Villa, por una tarifa de £ 350 en junio de 1896. Aston Villa era el mejor club de Inglaterra en ese momento. Como señaló Philip Gibbons en Association Football in Victorian England: "Aston Villa había ganado dos veces el Campeonato de Liga, así como la Copa FA, durante las tres temporadas anteriores, con un equipo generalmente reconocido como el mejor del país".

Fred Wheldon fue un gran éxito y fue fundamental para ayudar al Aston Villa a ganar el título de Primera División en 1896-97. El Sheffield United, que ocupa el segundo lugar, terminó a 11 puntos detrás de Villa. El club anotó 73 goles en la liga esa temporada. Los principales contribuyentes fueron George Wheldon (18), John Devey (17), Johnny Campbell (13), Charlie Athersmith (8), John Cowan (7) Stephen Smith (3) y Jack Reynolds (2).

El 30 de enero de 1897, Aston Villa venció al Newcastle United por 5-0 en la tercera ronda de la Copa FA. Aston Villa pasó a vencer a Notts County (2-0), Preston North End (3-2) y Liverpool (3-0) para llegar a la final ante el Everton. Una multitud de 60.000 personas llegó al Crystal Palace para ver la final. Charlie Athersmith marcó el gol de apertura, pero Everton respondió con goles de Jack Bell y Richard Boyle. Aston Villa continuó dominando el juego y agregó dos más de George Wheldon y Jimmy Crabtree. Eso terminó el marcador y, por lo tanto, Aston Villa había emulado al gran equipo de Preston North End que había logrado el doblete de la Copa FA y la Liga de Fútbol en la temporada 1888-89. En su primera temporada en el club, Wheldon había ganado medallas de campeones de liga y copa.

Wheldon ganó su primer partido internacional con Inglaterra contra Irlanda el 20 de febrero de 1897. El equipo de Inglaterra incluía a Steve Bloomer, Ernest Needham, Tom Bradshaw, Gilbert O. Smith, John Robinson y Charlie Athersmith. Inglaterra ganó el juego 6-0 y Wheldon anotó un hat-trick.

Wheldon también fue el máximo goleador del club con 23 goles en la temporada 1897-98. Sin embargo, la temporada fue decepcionante para Aston Villa y solo pudieron terminar en el sexto lugar en la liga. El club también fue eliminado de la Copa FA en la primera ronda por Derby County.

Aston Villa volvió a estar en forma al año siguiente. Esa temporada surgieron dos nuevos jugadores: George Johnson y Billy Garraty. Sin embargo, fue John Devey quien fue la estrella del equipo anotando 21 goles en 30 partidos. George Wheldon también lo hizo bien con 16 en 33. Villa ganó una vez más el título de liga, con el Liverpool ocupando el segundo lugar.

Fred Wheldon ganó su último partido internacional con Inglaterra contra Escocia el 2 de abril de 1898. El equipo de Inglaterra incluía a Steve Bloomer, Ernest Needham, Fred Spiksley, Gilbert O. Inglaterra ganó el juego 3-1 y Wheldon consiguió uno de los goles. Wheldon tenía el impresionante récord de anotar seis goles en 4 partidos para su país.

Aston Villa confirmó que era el mejor club de Inglaterra durante la década de 1890 cuando ganó el campeonato de Primera División la temporada siguiente. Este fue su quinto título de liga en siete años. Durante este período también habían ganado la Copa FA en dos ocasiones (1895 y 1897). Billy Garraty fue el máximo goleador en partidos de liga y copa en la temporada 1899-1900 con 31 goles. Esa temporada Wheldon solo anotó 11 goles en 34 partidos.

Fred Wheldon también era un buen jugador de críquet y anotó casi 5.000 carreras en 138 partidos para Worcestershire entre 1899 y 1906. Durante este tiempo bateó tres siglos y tomó 95 recepciones.

En agosto de 1900, Wheldon fue transferido a West Bromwich Albion por una tarifa de £ 350. Mientras que en Aston Villa Wheldon anotó 74 goles en 140 partidos. Solo jugó 26 juegos antes de ser vendido a Queen Park Rangers en la Liga del Sur por £ 400. También jugó para Portsmouth (1902-1904) y Worcester City (1904-1906).

Después de retirarse del fútbol en mayo de 1906, Wheldon dirigió una taberna en Worcester.

George Frederick Wheldon murió el 13 de enero de 1924.


George Frideric Handel

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

George Frideric Handel, Alemán (hasta 1715) Georg Friedrich Händel, Händel también deletreado Haendel, (nacido el 23 de febrero de 1685 en Halle, Brandeburgo [Alemania]; fallecido el 14 de abril de 1759 en Londres, Inglaterra), compositor inglés nacido en Alemania del Barroco tardío, conocido particularmente por sus óperas, oratorios y composiciones instrumentales. Escribió el más famoso de todos los oratorios, Mesías (1741), y también es conocido por piezas ocasionales como Música acuática (1717) y Música para los fuegos artificiales reales (1749).

¿Por qué es famoso George Frideric Handel?

George Frideric Handel, un compositor inglés nacido en Alemania de finales del Barroco, era conocido particularmente por sus óperas, oratorios y composiciones instrumentales. Escribió el más famoso de todos los oratorios, Mesías (1741).

¿Cómo fue la vida temprana de George Frideric Handel?

George Frideric Handel mostró un marcado don para la música a una edad temprana, convirtiéndose en un teclista habilidoso a los 9 años. Aunque a su padre no le gustaba la idea de que su hijo siguiera una carrera en la música, Handel siguió su inclinación musical, y luego se hizo muy conocido. por sus composiciones.

¿Cuándo nació George Frideric Handel?

George Frideric Handel nació el 23 de febrero de 1685 en Halle, Brandenburg (ahora en Alemania).

Handel era hijo de un cirujano barbero. Mostró un marcado don para la música y se convirtió en alumno en Halle del compositor Friedrich W. Zachow, aprendiendo de él los principios de interpretación y composición del teclado. Su padre murió cuando Handel tenía 11 años, pero su educación estaba prevista y en 1702 se matriculó como estudiante de derecho en la Universidad de Halle. También se convirtió en organista de la catedral reformada (calvinista) en Halle, pero sirvió solo durante un año antes de ir al norte, a Hamburgo, donde le aguardaban mayores oportunidades. En Hamburgo, Handel se unió a la sección de violines de la orquesta de ópera. También asumió algunas de las funciones de clavecinista y, a principios de 1705, presidió el estreno en Hamburgo de su primera ópera. Almira.

Handel pasó los años 1706-10 viajando por Italia, donde conoció a muchos de los más grandes músicos italianos de la época, incluidos Arcangelo Corelli y Alessandro Scarlatti y su hijo Domenico. Compuso muchas obras en Italia, incluidas dos óperas, numerosas cantatas italianas solistas (composiciones vocales), Il trionfo del tempo e del disinganno (1707) y otro oratorio, la serenata Aci, Galatea e Polifemo (1708), y algo de música de iglesia latina (es decir, católica romana). Su opera Agrippina disfrutó de un éxito sensacional en su estreno en Venecia en 1710.

Los años de Handel en Italia influyeron mucho en el desarrollo de su estilo musical. Su fama se había extendido por toda Italia y su dominio del estilo de la ópera italiana lo convirtió en una figura internacional. En 1710 fue nombrado maestro de capilla del elector de Hannover, el futuro rey Jorge I de Inglaterra, y ese mismo año, Handel viajó a Inglaterra. En 1711 su ópera Rinaldo se realizó en Londres y fue recibido con tanto entusiasmo que Handel sintió la posibilidad de continuar la popularidad y la prosperidad en Inglaterra. En 1712 regresó a Londres para la producción de sus óperas. Il pastor fido y Teseo (1713). En 1713 se ganó el favor de la realeza gracias a su Oda para el cumpleaños de la reina y el Utrecht Te Deum y Jubilar en celebración de la Paz de Utrecht, y la reina Ana le concedió una asignación anual de 200 libras esterlinas.

Reconocido por miembros prominentes tanto de la aristocracia inglesa como de la intelectualidad, Handel no tenía prisa por regresar a Hannover. Pronto no tuvo necesidad de hacerlo, ya que a la muerte de la reina Ana en 1714, el elector George Louis se convirtió en el rey George I de Inglaterra. En 1718, Handel se convirtió en director de música del duque de Chandos, para quien compuso los 11 Himnos de Chandos y la mascarada inglesa Acis y Galatea, entre otras obras. Otra mascarada Amán y Mardoqueo, iba a ser el punto de partida efectivo para el oratorio en inglés.

Salvo algunas visitas al continente europeo, Handel pasó el resto de su vida en Inglaterra. En febrero de 1727 se convirtió en súbdito británico, lo que le permitió ser nombrado compositor de la Capilla Real. En esta capacidad escribió mucha música, incluida la Himnos de la coronación de Jorge II en 1727 y el Himno fúnebre de la reina Carolina 10 años después.

Desde 1720 hasta 1728, las óperas del King's Theatre de Londres fueron representadas por la Royal Academy of Music, y Handel compuso la música de la mayoría de ellas. Entre los de la década de 1720 estaban Floridante (1721), Ottone (1723), Giulio Cesare (1724), Rodelinda (1725) y Scipione (1726). A partir de 1728, tras la sensación que provocó John Gay Ópera del mendigo (que satirizaba la ópera seria), el futuro de la ópera al estilo italiano se volvió cada vez más incierto en Inglaterra. Entró en declive por una variedad de razones, una de ellas fue la impaciencia de los ingleses con una forma de entretenimiento en un idioma ininteligible cantado por artistas cuya moral desaprobaban. Pero a pesar de los caprichos del gusto del público, Handel siguió componiendo óperas hasta 1741, momento en el que había escrito más de 40 obras de este tipo. A medida que la popularidad de la ópera declinó en Inglaterra, el oratorio se hizo cada vez más popular. Los avivamientos en 1732 de las máscaras de Handel Acis y Galatea y Amán y Mardoqueo (renombrado Esther) condujo al establecimiento del oratorio en inglés, una gran composición musical para voces solistas, coros y orquesta, sin actuación ni escenografía, y por lo general dramatiza una historia de la Biblia con letras en inglés. Handel capitalizó este género por primera vez en 1733 con Débora y Athalia.

Handel también continuó coadministrando una compañía de ópera italiana en Londres a pesar de muchas dificultades. A lo largo de su carrera en Londres había sufrido la competencia no solo de compositores rivales sino también de teatros de ópera rivales en un Londres que apenas podía soportar una ópera italiana además de sus teatros ingleses. Finalmente, en 1737, su empresa quebró y él mismo sufrió lo que parece haber sido un derrame cerebral leve. Después de un curso de tratamiento en Aquisgrán (Alemania), recuperó la salud y pasó a componer la Himno fúnebre de la reina Carolina (1737) y dos de sus oratorios más célebres, Saul y Israel en Egipto, ambos de los cuales se realizaron en 1739. También escribió el Doce Grandes Conciertos, Op. 6, y ayudó a establecer el Fondo para el apoyo de músicos decaídos (ahora la Royal Society of Musicians).


Jorge II

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Jorge II, en su totalidad George Augustus, Alemán Georg agosto, también llamado (1706-27) marqués y duque de Cambridge, (nacido el 10 de noviembre [30 de octubre, estilo antiguo], 1683, Palacio de Herrenhausen, Hannover; muerto el 25 de octubre de 1760, Londres), rey de Gran Bretaña y elector de Hannover de 1727 a 1760. Aunque poseía un sólido juicio político, su la falta de confianza en sí mismo lo llevó a depender en gran medida de sus ministros, el más notable de los cuales fue Sir Robert Walpole.

George Augustus era el único hijo del príncipe alemán George Louis, elector de Hannover (el rey George I de Gran Bretaña de 1714 a 1727), y Sophia Dorothea de Celle. Creció en Hannover y se casó (1705) con la bella e inteligente Caroline de Ansbach. Tras el ascenso de su padre al trono inglés, fue designado príncipe de Gales. En 1717, Jorge I y su hijo, que durante años se habían odiado mutuamente, se peleaban abiertamente. La residencia londinense del príncipe, Leicester House, se convirtió en el lugar de reunión de un grupo disidente de los whigs encabezado por Walpole y el vizconde Charles Townshend. La tibia reconciliación que tuvo lugar entre Jorge I y el príncipe en 1720 llevó a la inclusión de Walpole en la administración de Jorge I, y Walpole perdió el favor del príncipe cuando se convirtió en uno de los principales ministros de Jorge I. El príncipe, tras su ascenso como Jorge II, habría destituido a Walpole de su cargo si Caroline no hubiera intervenido en nombre del ministro.

Durante las dos primeras décadas de su reinado, Jorge II siguió de cerca los desarrollos nacionales y extranjeros. Apoyó la política de paz y reducción de personal de Walpole y permitió que el ministro usara el patrocinio de la corona para construir su mayoría en el Parlamento. Walpole ganó el reconocimiento de la legitimidad de George por parte de muchos conservadores influyentes que habían sido jacobitas, partidarios del exiliado pretendiente Estuardo al trono inglés. Por lo tanto, ningún político prominente abandonó la causa de George durante la abortada rebelión jacobita de 1745. Sin embargo, la oposición a George y Walpole creció a medida que se repitió el patrón del reinado de George I: George II y su hijo Frederick Louis, príncipe de Gales, se pelearon y el príncipe se convirtió en líder de una facción contraria a la administración. En 1742, estos disidentes eran lo suficientemente fuertes como para obligar a Walpole a dimitir. George II encontró rápidamente otro mentor en John Carteret (más tarde Earl Granville), cuyas costumbres altivas resultaron impopulares en los círculos políticos. Los dos hombres llevaron a Inglaterra a la Guerra de Sucesión de Austria (1740-1748) y, al hacerlo, dieron a sus oponentes la oportunidad de acusarlos de subordinar los intereses de Inglaterra a las necesidades de las posesiones alemanas de George. En noviembre de 1744, George cedió a la presión parlamentaria y aceptó la dimisión de Carteret. Quince meses después, los ministros del rey, al renunciar (temporalmente) en masa, obligaron a George a aceptar en el cargo al principal oponente de Carteret, William Pitt (más tarde conde de Chatham).

Durante la última década de su vida, el interés de Jorge II por la política declinó. Fue poco más que un observador de los acontecimientos de la Guerra de los Siete Años (1756-1763) contra Francia, porque fue Pitt quien ideó la brillante estrategia que finalmente condujo a la victoria británica. George murió repentinamente y fue sucedido por su nieto (hijo de Frederick Louis), el rey Jorge III.

A lo largo de su vida, Jorge II mantuvo una pasión por todo lo militar. Mostró coraje mientras luchaba contra los franceses en la batalla de Dettingen en 1743, la última vez que un rey británico apareció en el campo de batalla, y organizó cada día con la precisión de un sargento de instrucción. Su otro gran interés era la música, amaba la ópera y fue mecenas del compositor alemán George Frideric Handel.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Adam Augustyn, editor gerente, contenido de referencia.


La gloriosa historia de Handel y el Mesías # 8217

George Frideric Handel's Mesías fue originalmente una ofrenda de Pascua. Irrumpió en el escenario de Musick Hall en Dublín el 13 de abril de 1742. La audiencia aumentó a un récord de 700, ya que las damas habían escuchado las súplicas de la gerencia de usar vestidos "sin aros" para hacer "espacio para más compañía". El estatus de superestrella de Handel no fue el único atractivo que muchos vieron a la contralto, Susannah Cibber, luego envuelta en un divorcio escandaloso.

De esta historia

Video: Canta al Mesías

Contenido relacionado

Los hombres y mujeres que asistieron se sentaron hipnotizados desde el momento en que el tenor siguió la lúgubre obertura de cuerda con su penetrante línea de apertura: "Consolad, consolad a pueblo mío, dice vuestro Dios". Los solistas se alternaron con una ola tras otra de coros, hasta que, cerca del punto medio, Cibber entonó: "Fue despreciado y rechazado por los hombres, un hombre de dolores y familiarizado con el dolor". Tan conmovido estaba el reverendo Patrick Delany que se puso de pie de un salto y gritó: "¡Mujer, que todos tus pecados te sean perdonados!"

Ahora, por supuesto, Mesías es un elemento fijo de la temporada navideña. Ay de la sala de conciertos en los Estados Unidos o Gran Bretaña que no programa la pieza para las vacaciones, cuando, también, las ventas de CD y las descargas web del oratorio se disparan. Para muchos coros aficionados, la obra es el corazón de su repertorio y el punto culminante del año. En la mayoría de los oratorios de Handel, los solistas dominan y el coro canta solo breves coros. Pero en Mesías, dice Laurence Cummings, director de la London Handel Orchestra, "el coro impulsa el trabajo hacia adelante con un gran impacto emocional y mensajes edificantes".

Este año, el 250 aniversario de la muerte de Handel, ha sido una bendición para el compositor barroco y su obra más conocida. La conmemoración se ha centrado en Londres, donde Handel vivió durante 49 años, hasta su muerte en 1759 a los 74 años. La BBC ha retransmitido todas sus óperas, más de 40 en total, & # 8200 y cada una de las suites de teclado del compositor y cantatas se interpretaron durante el Festival anual de Handel de Londres, que incluyó conciertos en la iglesia de St. George's Hanover Square, donde rendía culto a Handel, y en el Museo de la Casa de Handel ("See Handel & # 8200Slept Here"), residencia de larga data del hombre que Ludwig van El propio Beethoven, citando Mesías, dijo que fue el "mejor compositor que jamás haya existido".

Nació en Halle, Alemania, en un hogar rico y religioso. Su padre, Georg H & # 228ndel, un célebre cirujano del norte de Alemania, quería que su hijo estudiara derecho. Pero un conocido, el duque de Weissenfels, escuchó al prodigio, entonces con apenas 11 años, tocar el órgano. El reconocimiento del noble del genio del niño probablemente influyó en la decisión del médico de permitir que su hijo se convirtiera en músico. A los 18, Handel había compuesto su primera ópera, Almira, inicialmente realizado en Hamburgo en 1705. Durante los siguientes cinco años, fue empleado como músico, compositor y director en cortes e iglesias en Roma, Florencia, Nápoles y Venecia, así como en Alemania, donde el Elector de Hannover, el futuro rey Jorge I de Inglaterra, fue brevemente su patrón.

La inquieta independencia de Handel lo contrastaba con el otro gran compositor de la época, Johann Sebastian Bach (1685-1750), a quien no conoció. "Bach nunca salió del capullo del patrocinio de la corte o del empleo en la iglesia", dice Harry Bicket, director, clavecinista y director de la orquesta de cámara de The English Concert, con sede en Londres. Handel, por otro lado, rara vez se apegaba a un benefactor durante mucho tiempo, aunque componía música de la corte cuando se le pedía. El escribio La música del agua (1717), una de las pocas piezas suyas distintas de Mesías reconocible para el espectador promedio, para Jorge I, que se interpretaría para el monarca mientras la barcaza de Su Majestad navegaba por un canal de Londres en una noche de verano. "Pero [Handel] no merodeaba por las antecámaras del palacio esperando a su señoría o alteza real", dice Jonathan Keates, autor de Handel: el hombre y su música.

Tal espíritu empresarial musical de espíritu libre era más que posible en Londres, a donde Handel se mudó permanentemente en 1710. Un auge comercial respaldado por el comercio exterior había creado una nueva y próspera clase comercial y profesional que rompió el monopolio del patrocinio cultural por parte de la nobleza. Añadiendo entusiasmo a la escena musical de Londres hubo rivalidades que dividieron a la audiencia en dos amplios campos musicales. Por un lado estaban los defensores de la ópera italiana más convencional, que idolatraron al compositor Giovanni Bononcini (1670-1747) y lo llevaron a Londres. Los entusiastas de las nuevas óperas italianas de Handel se unieron al compositor nacido en Alemania. El partidismo fue capturado en un verso de 1725 por el poeta John Byrom:

Algunos dicen que en comparación con Bononcini,
Ese Mynheer Handel es un tonto
Otros afirman que él a Handel
Apenas es apto para sostener una vela

Las producciones de ópera cada vez más elaboradas provocaron un aumento de los costos debido, en parte, a la contratación de músicos y cantantes de Italia. "En general, se acordó que los cantantes italianos estaban mejor capacitados y tenían más talento que los productos locales", señala Christopher Hogwood, biógrafo de Handel y fundador de la Academia de Música Antigua, la orquesta de instrumentos de época de Londres que dirige. Pero las hermosas voces a menudo iban acompañadas de temperamentos volubles. En una representación de ópera de 1727, las principales sopranos de Handel, Francesca Cuzzoni y Faustina Bordoni, llegaron a las manos en el escenario, con sus partidarios animándolas. "Es una vergüenza que dos damas tan bien educadas se llamen perra y puta, se regañen y peleen", escribió John Arbuthnot (1667-1735), el matemático y satírico, en un panfleto que describe la histeria creciente del mundo de la ópera de Londres. .

En la década de 1730, el costo emocional y financiero de producir óperas, así como los gustos cambiantes de la audiencia, contribuyeron al creciente interés de Handel en los oratorios sagrados, que no requerían ni escenarios elaborados ni estrellas extranjeras, que incluían, finalmente, Mesías. "Con los oratorios, Handel podría ser más su propio maestro", dice Keates.

A pesar de su fama, la vida interior de Handel sigue siendo enigmática. "Sabemos mucho más sobre el entorno en el que vivía y el tipo de personas que conocía que sobre su vida privada", añade Keates. Parte de la explicación radica en la escasez de cartas personales. Debemos confiar en descripciones contradictorias de Handel por admiradores y detractores, cuyas opiniones estaban teñidas por las rivalidades musicales del Londres de 1700.

Aunque no se casó ni se sabía que hubiera tenido una relación romántica duradera, Handel fue perseguido por varias mujeres jóvenes y una destacada soprano italiana, Vittoria Tarquini, según relatos de sus contemporáneos. Intensamente leal a amigos y colegas, era capaz de espantosos arrebatos de temperamento. Debido a una disputa sobre sentarse en un foso de orquesta, se peleó en un duelo casi fatal con un compañero compositor y músico, Johann Mattheson, cuya estocada de espada fue desafilada por un botón de metal en el abrigo de Handel. Sin embargo, los dos siguieron siendo amigos cercanos durante años. Durante los ensayos en un teatro de la ópera de Londres con Francesca Cuzzoni, Handel se enfureció tanto por su negativa a seguir todas sus instrucciones que la agarró por la cintura y amenazó con arrojarla por una ventana abierta. "Sé bien que eres una verdadera diabla, ¡pero haré que sepas que soy Beelzebub!" le gritó a la aterrorizada soprano.

Handel, que se volvió cada vez más obeso a lo largo de los años, ciertamente tenía un físico intimidante. "Prestó más atención a [la comida] que a cualquier hombre", escribió el primer biógrafo de Handel, John Mainwaring, en 1760. El artista Joseph Goupy, que diseñó la escenografía de las óperas de Handel, se quejó de que le sirvieron una cena exigua en la casa del compositor. a casa en 1745 sólo después descubrió a su anfitrión en la habitación contigua, atiborrándose en secreto de "platos franceses y de clarete". El iracundo Goupy sacó una caricatura de Handel en el teclado de un órgano, su rostro contorsionado en un hocico de cerdo, rodeado de aves, botellas de vino y ostras esparcidas a sus pies.

"Pudo haber sido malo con la comida, pero no con el dinero", dice Keates. Amasando una fortuna a través de su música y astutas inversiones en el floreciente mercado de valores de Londres, Handel donó generosamente a huérfanos, músicos jubilados y enfermos. (Dio su parte de su Mesías debuta en una prisión y un hospital de deudores en Dublín.) Un sentido de humanidad impregna su música también & # 8212 un punto a menudo señalado por directores que comparan a Handel con Bach. Pero donde los oratorios de Bach exaltaban a Dios, Handel estaba más preocupado por los sentimientos de los mortales. "Incluso cuando el tema de su trabajo es religioso, Handel escribe sobre la respuesta humana a lo divino", dice el director Bicket. En ninguna parte es esto más evidente que en Mesías. "Los sentimientos de alegría que se obtienen de los coros de Hallelujah son insuperables", dice el director Cummings. "¿Y cómo puede alguien resistirse al coro de Amen al final? Siempre te levantará el ánimo si te sientes deprimido".

Handel compuesto Mesías en un asombroso interludio, entre tres y cuatro semanas en agosto y septiembre de 1741. "Literalmente escribía de la mañana a la noche", dice Sarah Bardwell del Handel House Museum de Londres. El texto fue preparado en julio por el destacado libretista Charles Jennens y estaba destinado a una representación de Pascua del año siguiente. "Espero que [Handel] exponga todo su genio y habilidad en ello, que la composición supere a todas sus composiciones anteriores, como el sujeto supera a cualquier otro sujeto", escribió Jennens a un amigo.

Hubo varias razones para la elección de Dublín para MesíasDebut. Handel se había sentido abatido por la acogida apática que el público londinense había dado a sus obras la temporada anterior. No quería correr el riesgo de otro fallo crítico, especialmente con una pieza tan poco ortodoxa. Otros oratorios de Handel tenían tramas sólidas ancladas en enfrentamientos dramáticos entre personajes principales. Pero Mesías ofreció la más vaga de las narrativas: la primera parte profetizó el nacimiento de Jesucristo, la segunda exaltó su sacrificio por la humanidad y la sección final anunció su resurrección.

Dublín fue una de las ciudades más prósperas y de más rápido crecimiento de Europa, con una élite adinerada ansiosa por mostrar su sofisticación y la influencia económica para organizar un importante evento cultural. "Así que fue una gran ventaja para Handel hacer el viaje a Dublín para probar su nuevo trabajo y luego traerlo de regreso a Londres", dice Keates, comparando al compositor con los productores de Broadway que probaron obras en New Haven antes de ponerlas en escena. En nueva york.

MesíasDe hecho, el éxito en Dublín se repitió rápidamente en Londres. Tomó tiempo para Mesías para encontrar su nicho como favorito navideño. "Hay tanta buena música de Pascua & # 8212Bach's Pasión según San Mateo, muy especialmente & # 8212 y tan poca música sacra escrita para Navidad ", dice Cummings." Pero toda la primera parte de Mesías trata sobre el nacimiento de Cristo ". A principios del siglo XIX, las representaciones de Mesías se había convertido en una tradición navideña aún más fuerte en los Estados Unidos que en Gran Bretaña.

Hay pocas dudas sobre la afición de Handel por el trabajo. Sus conciertos benéficos anuales para su organización benéfica favorita & # 8212London's Foundling Hospital, un hogar para niños abandonados y huérfanos & # 8212 siempre incluidos Mesías. Y, en 1759, cuando estaba ciego y con problemas de salud, insistió en asistir a una actuación del 6 de abril de Mesías en el Theatre Royal de Covent Garden. Ocho días después, Handel murió en casa.

Su patrimonio total se evaluó en 20.000 libras, lo que lo convirtió en millonario según los estándares modernos. Dejó la mayor parte de su fortuna a organizaciones benéficas y gran parte del resto a amigos, sirvientes y su familia en Alemania. Su único regalo póstumo para sí mismo fue & # 163600 para su propio monumento en la Abadía de Westminster, lugar de descanso final de los monarcas británicos y sus súbditos más destacados. Tres años después de la muerte de Handel, se instaló el monumento del escultor francés Louis Fran & # 231ois Roubillac.

En el extranjero, la reputación de Handel & # 8212 y la de su composición más conocida & # 8212 solo siguió creciendo. Mozart le rindió a Handel el cumplido supremo de reorquestar Mesías en 1789. Incluso Mozart, sin embargo, se confesó humilde ante el genio de Handel. Insistió en que cualquier alteración en la partitura de Handel no debe interpretarse como un esfuerzo por mejorar la música. "Handel sabe mejor que cualquiera de nosotros qué producirá un efecto", dijo Mozart. "Cuando quiere, golpea como un rayo".

Aficionado a la música clásica Jonathan Kandell tiene su sede en la ciudad de Nueva York.


Mesías y George Frideric Handel

En una pequeña casa de Londres en Brook Street, un camarero suspira con resignación mientras prepara una bandeja llena de comida que espera que no se coma.

Durante más de una semana, ha seguido fielmente esperando a su empleador, un excéntrico compositor, que pasa hora tras hora aislado en su propia habitación. Por la mañana, al mediodía y por la noche, el hombre entrega comidas atractivas al compositor y regresa más tarde para encontrar los cuencos y fuentes casi intactos.

Una vez más, se prepara para seguir la misma rutina, murmurando en voz baja sobre lo extrañamente temperamentales que pueden ser los músicos. Cuando abre la puerta de la habitación del compositor, el camarero se detiene en seco.

El compositor sorprendido, con lágrimas corriendo por su rostro, se vuelve hacia él y grita: `` Sí pensé que vi todo el cielo ante mí, y al gran Dios mismo ''. George Frideric Handel acababa de terminar de escribir un movimiento que ocuparía su lugar en historia como el & quot; Coro de Aleluya & quot.

Si el padre de Handel se hubiera salido con la suya, el "Coro de Aleluya" nunca se habría escrito. Su padre era un & quotsurgeon-barber & quot; un hombre práctico y sensato que estaba decidido a enviar a su hijo a la escuela de leyes. A pesar de que Handel mostró un talento musical extraordinario cuando era niño, su padre se negó durante varios años a permitirle tomar lecciones.

George Frideric nació en 1685, un contemporáneo de Bach, un compañero alemán, y también criado como un compañero luterano, sin embargo, nunca se conocieron. Aunque muchos libros sobre la vida de grandes compositores comienzan con Bach, de hecho, Handel nació varias semanas antes, el 23 de febrero de 1685.

Cuando el niño tenía ocho o nueve años, un duque lo escuchó tocar un postludio de órgano después de un servicio de adoración. Al padre de Handel se le pidió sumariamente que proporcionara formación musical formal al niño. Para cuando Handel cumplió 12 años, había escrito su primera composición y era tan competente en el órgano que sustituyó, en ocasiones, a su propio maestro.

Podría haberse convertido en abogado
El joven Handel continuó dominando el clavicordio, el oboe y el violín, así como la composición a lo largo de los años. En 1702 ingresó en la Universidad de Halle para estudiar derecho por respeto al deseo de su difunto padre. Pero pronto abandonó sus estudios jurídicos y se dedicó por completo a la música.

Se convirtió en violinista y compositor en un teatro de ópera de Hamburgo, luego trabajó en Italia desde 1706 hasta 1710 bajo el patrocinio de sus cortes amantes de la música. En 1712, tras una corta estancia en la corte de Hannover, se trasladó a Inglaterra, donde vivió el resto de su vida.

Handel era el tipo de persona que se destaca entre la multitud. De huesos grandes y ruidoso, a menudo usaba una enorme peluca blanca con rizos que le caían en cascada hasta los hombros. Cuando habló, su inglés estaba repleto de coloridos fragmentos de alemán, francés e italiano.

Aunque Handel escribió su mejor música en Inglaterra, también sufrió reveses personales allí. Caer y perder el favor de los monarcas cambiantes, competir con compositores ingleses establecidos y lidiar con un público voluble y difícil de complacer lo dejó al borde de la bancarrota más de una vez.

Sin embargo, Handel conservó su sentido del humor a través de prácticamente cualquier dificultad. Una vez, justo cuando un oratorio suyo estaba a punto de comenzar, varios de sus amigos se reunieron para consolarlo de la escasa audiencia atraída por la actuación. "No importa", bromeó Handel con sus amigos. "¡La música sonará mejor" gracias a la acústica mejorada de una sala de conciertos muy vacía!

¡Mantenga la Biblia en la Iglesia!
Las audiencias de las composiciones de Handel eran impredecibles, e incluso la Iglesia de Inglaterra lo atacó por lo que consideraban su notoria práctica de escribir dramas bíblicos como Esther y Israel en Egipto para ser representada en teatros seculares. Sus éxitos comerciales ocasionales pronto se encontraron con un desastre financiero, ya que compañías de ópera rivales compitieron por los poseedores de boletos de Londres. Se esforzó implacablemente para recuperarse de un fracaso tras otro, y finalmente su salud comenzó a fallar. En 1741 estaba nadando en deudas. Parecía seguro que aterrizaría en la prisión de deudores.

¿Es hora de empacarlo?
El 8 de abril de ese año dio el que consideró su concierto de despedida. Miserably discouraged, he felt forced to retire from public activities at the age of 56. Then two unforeseen events converged to change his life. A wealthy friend, Charles Jennings, gave Handel a libretto based on the life of Christ, taken entirely from the Bible. He also received a commission from a Dublin charity to compose a work for a benefit performance.

Incredible Inspiration
Handel set to work composing on August 22 in his little house on Brook Street in London. He grew so absorbed in the work that he rarely left his room, hardly stopping to eat. Within six days Part One was complete. In nine days more he had finished Part Two, and in another six, Part Three. The orchestration was completed in another two days. In all, 260 pages of manuscript were filled in the remarkably short time of 24 days.

Sir Newman Flower, one of Handel's many biographers, summed up the consensus of history: "Considering the immensity of the work and the short time involved, it will remain, perhaps forever, the greatest feat in the whole history of music composition." Handel's title for the commissioned work was, simply, Messiah.

Handel never left his house for those three weeks. A friend who visited him as he composed found him sobbing with intense emotion. Later, as Handel groped for words to describe what he had experienced, he quoted St. Paul, saying, "Whether I was in the body or out of my body when I wrote it I know not."

On Your Feet, Folks!
Messiah premiered on April 13, 1742, as a charitable benefit, raising 400 pounds and freeing 142 men from debtor's prison. A year later, Handel staged it in London. Controversy emanating from the Church of England continued to plague Handel, yet the King of England attended the performance. As the first notes of the triumphant "Hallelujah Chorus" rang out, the king rose. Following royal protocol, the entire audience stood, too, initiating a tradition which has lasted for more than two centuries.

Soon after this, Handel's fortunes began to increase dramatically, and his hard-won popularity remained constant until his death. By the end of his long life, Messiah was firmly established in the standard repertoire. His influence on other composers would be extraordinary. When Haydn later heard the "Hallelujah Chorus," he wept like a child and exclaimed, "He is the master of us all!"

Handel personally conducted more than thirty performances of Messiah. Many of these concerts were benefits for the Foundling Hospital, of which Handel was a major benefactor. The thousands of pounds Handel's performances of Messiah raised for charity led one biographer to note, "Messiah has fed the hungry, clothed the naked, fostered the orphan . more than any other single musical production in this or any country." Another wrote, "Perhaps the works of no other composer have so largely contributed to the relief of human suffering."

The Power of Music
This work has had an uncanny spiritual impact on the lives of its listeners. One writer has stated that Messiah's music and message "has probably done more to convince thousands of mankind that there is a God about us than all the theological works ever written."

The composer's own assessment, more than any other, may best capture his personal aspirations for his well-loved work. Following the first London performance of Messiah, Lord Kinnoul congratulated Handel on the excellent entertainment. Handel replied, "My Lord, I should be sorry if I only entertain them. I wish to make them better."

The religious beliefs of the composer who created the world's most popular religious masterpiece have puzzled many musicologists. In an era when Christian musicians typically worked for local churches, this composer of secular opera, chamber, and orchestral music did not fit the usual pattern. Yet he was a devout follower of Christ and widely known for his concern for others. Handel's morals were above reproach. At church he was often seen on his knees, expressing by his looks and gesticulations the utmost fervor of devotion.

His friend Sir John Hawkins recorded that Handel "throughout his life manifested a deep sense of religion. In conversation he would frequently declare the pleasure he felt in setting the Scriptures to music, and how contemplating the many sublime passages in the Psalms had contributed to his edification." In one of his few surviving letters, Handel comforts his brother-in-law on the death of Handel's mother: "It pleased the Almighty, to whose great Holy Will I submit myself with Christian submission."

And he surely needed such Christian grace to endure blows inflicted by his competitors. But there was also an onslaught of attacks from within his own camp. Even after Messiah was becoming well-known, as great a religious figure as John Newton, composer of the hymn "Amazing Grace," preached often against the "secular" performances of this biblical oratorio.

Known universally for his generosity and concern for those who suffered, Handel donated freely to charities even in times when he faced personal financial ruin. He was a relentless optimist whose faith in God sustained him through every difficulty. Raised a sincere Lutheran, he harbored no sectarian animosities and steered clear of denominational disagreements. Once, defending himself before a quarrelsome archbishop, Handel simply replied "I have read my Bible very well and will choose for myself."

A few days before Handel died, he expressed his desire to die on Good Friday, "in the hopes of meeting his good God, his sweet Lord and Savior, on the day of his Resurrection." He lived until the morning of Good Saturday, April 14, 1759. His death came only eight days after his final performance, at which he had conducted his masterpiece, Messiah.

His close friend James Smyth wrote, "He died as he lived--a good Christian, with a true sense of his duty to God and to man, and in perfect charity with all the world." Handel was buried in Westminster Abbey, with over 3,000 in attendance at his funeral. A statue erected there shows him holding the manuscript for the solo that opens Part Three of Messiah, "I know that my Redeemer liveth."

This edition of Glimpses is abridged and adapted from a chapter on Handel in The Spiritual Lives of the Great Composers by Patrick Cavanaugh, published in 1992 by Sparrow Press, Nashville.


Ближайшие родственники

About George Fredrick Whitmire

Who were his parents? It may take extensive research into German documents to determine. Also, do not accept anything as truth just because it's on someone else's family tree. If they don't provide sources or documentation, ALWAYS be skeptical. Multiple people existed with similar names, so it's the burden of the researcher to find corroborating evidence to determine which of the German families was the one this particular Georg Friedrich came from.

Arrived America at age 18, October 29, 1767 in the ship "Sally" which carried 62 passengers from Rotterdam, Netherlands via Cowes, Isle of Wight. It is believed he made the decision to emigrate partly at the insistence of his mother who requested that he find his brothers and advise Michael Whitmire that their stepfather had recovered and that he was not a murderer. He landed at Philadelphia and spent some time in the German community there. Later he spent a short period of time in Baltimore, Maryland, according to the research of Mary Alnora "Nora" Cox Drennan (C2/10.4). George Frederick Whitmire settled in Newberry District, South Carolina and bought a plantation there between Enoree River and Duncan's Creek in present-day Union County, South Carolina. He received 960 acres of land as a gift from his father-in-law (William Hagood). Their first residence was a primitive log cabin which he built. Later he constructed a large, commodious home which served as a residence and a tavern. The building was still standing after almost 200 years of continual use by the family. He was enumerated there in the 1790 census as "Fred'k. Whitmire" living on his plantation. His family consisted of 'six males under 16, one male over 16 and two females."

Brannons SC Militia Rev. War

MICHL WIDMAYER, born in Gronningen, Wurttemberg, Germany, married UNKNOWN.

CHILD OF MICHL AND UNKNOWN WIDMAYER IS:

CHRISTOPH (VON WHITTENMEYER) WIDMAYER, born Enzweihingen, Neckarkreis Co., Wurttemberg, Germany, married ROSINA SPAETH, November 19, 1733 in Enzwehingen.

CHILDREN OF CHRISTOPH AND ROSINA SPAETH WIDMAYER ARE:

  • MICHAEL WIDMAYER, born Enzweihingen.
  • PHILIPP JAKOB WIDMAYER, born August 3, 1737, Enzweihingen.
  • ELISABETHA CATHARINA WIDMAYER, born August 21, 1738, Enzweihingen.
  • JOHAN GEORG WIDMAYER, born April 24, 1742, Enzweihingen.
  • GEORGE FREDERICK (WIDMAYER) WHITMIRE, born September 12, 1743, Enzweihingen, died June 23, 1829, Union Co., South Carolina.

GEORGE FREDERICK WHITMIRE, born GEORG FRIED WIDMAYER in 1743, Enzewihingen, Wurtemburg, Germany died June 23, 1829 in Lower Duncan's Baptist Cemetary, Union County, South Carolina. Married SARAH PHOEBE HAGOOD, 1774, the daughter of REVEREND HAGOOD.

George came to Philadelphia in the "Ship Salley. Shortly moved and arrived near Duncan Creek in the Ninety-six district, later called Newberry district, South Carolina. His farm later became the town of Whitmire, South Carolina.

Children of GEORGE WHITMIRE AND PHOEBE HAGOOD are:

  • THOMAS WHITMIRE, born 1787, Newberry, South Carolina, married to ELIZABETH HILL.
  • RACHEL WHITMIRE, born 1774.
  • HENRY WHITMIRE, born July 22, 1776, died February 5, 1836, married to RUTH HILL, sister of Elizabeth.
  • WILLIAM T. WHITMIRE, born July 22, 1776, died September 22, 1840, married to SARAH HILL FOWLER, sister to Ruth and Elizabeth.
  • CHRISTOPHER WHITMIRE, born 1785, Newberry District, S.C., died January 26, 1820, probably in Newberry Co. S.C., married to SARAH SHETTLEWORTH.
  • JOHN H. WHITMIRE, born May 22, 1780, died November 9, 1834, married SALLEY TIGER.
  • MOSES WHITMIRE, born August 25, 1789, died December 25, 1836, married Elizabeth Evans.

George Frederick Whitmire, whose German name was anglicized on his settlement in this country. He was born in 1740 in Stuttgart, Wutemburg [correction: Wurttemberg] and came to this country in 1767 on the ship “Sally” from Rotterdam and Cowes. He was listed as Geor Fried Wiedmayer. He did not remain in Philadelphia where he landed, but followed the footsteps of his brother Christopher and some friends who preceded him to Newberry District, S. C. He was commonly called by his middle name Frederick, and it was under that name that records his service in the Revolutionary War. It is found in the Historical Commission, Columbia, S.C. where according to Ident 3192X there was issued 3 July 1786 to Mr. Frederick Whitmire for five pounds for duty done in Brandon’s Regiment per. Acct. audited Prin. 5.0.0 Int. 0.7.0. It is possible this record has been wrongly transcribed and should read “Geo” instead of “Mr.” The farm he bought when he settled in South Carolina lies between Duncan Creek and the Enoree River in a section that was formerly in Newberry District, but has been cut off into Union County. The farm is still owned by some of his descendants, and nearby a prosperous little village named Whitmire for the family has sprung up on the seaboard railway. He lived to nearly ninety years of age and lies buried in the cemetery of Old Duncan Creek Baptist Church which is about a mile from his old home and is across Duncan Creek in Newberry County. In 1774 he married Phoebe Hagood, daughter of Rev. William Hagood of Philadelphia and of this marriage was issue.

George Frederick Whitmire and Phoebe Hagood children:

  • William Whitmireइ-22-1776ऐ-22-1840 Sarah Hill
  • Henry Whitmireइ-22-1776 Ruth Hill
  • John Whitmire򑞃ऑ-09-1834 Sally Tyger
  • Christopher Whitmire򑞅ँ-22-1820
  • Thomas Whitmire žlizabeth Hill
  • Moses Whitmireं-05-1789ऒ-25-1836žlizabeth Evans
  • Charity Whitmire
  • Rachel Whitmire

The above was from a book by Rev. Jacob Clark. He bought his congregation from England to America. This book was published in 1926.

  • All eight children were born in Newberry, South Carolina.
  • Sarah, Ruth and Elizabeth Hill were sisters.
  • William and Henry Whitmire were twins.
  • Moses Whitmire served in the War of 1812.
  • The Whitmire name was “Von Whittenmeyer” before it was changed, and means “High Farmer”.

History of the Town of Whitmire, Newberry County, SC is on pp. 95ff in Newberry County, South Carolina: Historical and Genealogical Annals by George Leland Summer (1950), on Google Books

The Whitmires of Whitmire, SC and kin: history & genealogy of the descendants of George Frederick Whitmire with a genealogy of many of the maternal lines

Publisher:৊non City, CO (1359 Harrison, Canon City 81212) : R.J. Owens, �.

DOCUMENTS (from Ancestry.com):

The following are possible records (no way to tell which is this man and which is another man with a similar name without additional confirming information)--need to search every variant spelling of the German name as it has been anglicized.

A) Wied-, Whitten-, Witten-, Whitte-, Witte-, White-, Whit-, Wid,

B) -mayer, -myer, -meier, -mier, -meir, -mire

Name: Georg Fried. Wiedmayer

  • State: PA
  • County: Philadelphia County
  • Township: Philidelphia
  • Year:򑝧
  • Database: PA Early Census Index

Georg Fried Wiedmayer in the U.S. and Canada, Passenger and Immigration Lists Index, 1500s-1900s

Name: Georg Fried Wiedmayer

  • Arrival Year:򑝧
  • Arrival Place: Pennsylvania
  • Source Publication Code:򑠄
  • Primary Immigrant: Wiedmayer, Georg Fried
  • Annotation: Taken from original manuscripts in the state archives. Names given throughout pages 1-677. Foreigners arriving in Pennsylvania named on pages 521-667. No. 3776, Kelker, supplements this.
  • Source Bibliography:žGLE, WILLIAM HENRY, editor Names of Foreigners Who Took the Oath of Allegiance to the Province and State of Pennsylvania, 1727-1775, with the Foreign Arrivals, 1786-1808. (Pennsylvania Archives, ser. 2, vol. 17.) Harrisburg [PA]: E.K. Meyers, 1890. 787p. Reprinted by Genealogical Publishing Co., Baltimore, 1967.
  • Page:钄

The following are available on Ancestry but require an international account:

Suggested Records Germany, Lutheran Baptisms, Marriages, and Burials, 1500-1971 Georg Friedr Wiedmayer Marriage dd mm year Württemberg, Deutschland

Germany, Select Marriages, 1558-1929 Georg Friedrich Wiedmayer Spouse Regina Margaretha Leonhart

Württemberg, Germany, Lutheran Baptisms, Marriages, and Burials, 1500-1985 BIRTH, BAPTISM & CHRISTENING Georg Wiedma࿾r Württemberg, Germany, Lutheran Baptisms, Marriages, and Burials, 1500-1985 BIRTH, BAPTISM & CHRISTENING Georg Widmayer Birth dd mm year Baptism dd mm year city, Württemberg, Deutschland

Württemberg, Germany, Lutheran Baptisms, Marriages, and Burials, 1500-1985 BIRTH, BAPTISM & CHRISTENING Georg Friedrich Wittenm࿾r


Hallelujah! Handel's Masterpiece

At twelve noon, on this date, April 13, 1742 , the world first heard the lovely overture, memorable arias and majestic choruses of the most famous oratorio ever written. There has not been a year since then that George Frederick Handel's Messiah has not been performed in concert halls around the world. Usually it appears in numerous halls.

The performance took place in Dublin, in the Fishamble Street Musick Hall. Dubliners received it with enthusiasm. ". the best judges allowed it to be the most finished piece of music," wrote the Dublin Gazette. "Words are wanting to express the exquisite delight it afforded. " Two performances were given. Two years later, annual performances were established in Dublin. London did not receive the oratorio as readily. Criticized, it did not catch on there until 1749.

Handel had turned to oratorios, most of them on religious themes, after opera failed him. Messiah was special even within its genre. The composer deliberately wrote it so that it could be performed by as few as four singers with strings, continuo, two drums and two trumpets. The idea was to produce a work which could be staged anywhere. Handel was often near destitution, and a piece like Messiah, which could be performed by small ensembles, offered him opportunities to raise desperately needed cash.

The text, by Charles Jennens, pulled together fragments of scripture relating to Christ. The power of the scriptures came by laying them forth almost as translated (he used more than one translation where it suited his purpose) and joining them so that they built on and clarified one another without comment. Old and New Testament passages were placed beside each other where a relationship existed. Where Jennens modified passages, he did so to make them scan better and to keep the texts in the third tense throughout. Handel, although a rough-tongued man, claimed to know the Bible as well as any bishop and made a few alterations himself. Jennens, a devout Anglican, intended through his libretto to challenge the Deists who denied Christ's divinity: "And his name shall be called Wonderful, Counselor, the Mighty God, the Everlasting Father, the Prince of Peace."

He succeeded in his intent, for Messiah portrays Christ as Son of God, the fulfillment of prophecy, Savior of the world, and coming King. John Newton, slaver turned clergyman, preached fifty sermons on the text. Although Newton preached his series as a rebuke to those who glorified the music above God's word, he said that it comprehended all the principle truths of the Gospel. That Jennens fused the words together without once backtracking or repeating a passage demonstrates the perfectionism which made him a fussy person.

Handel united the whole into a magnificent artwork, writing the work in twenty-three fervent days, despite having already suffered a stroke. The music often rises to great loveliness and power. Passion builds until the climactic Hallelujah chorus. Of this chorus, Handel said in his broken English, "I did think I did see all heaven before me and the great God himself!"


King George VI and Winston Churchill

King George VI was not enamored with the selection of Churchill as prime minister after Chamberlain’s resignation. Nevertheless, focused on World War II, the two men quickly developed a strong working relationship and deep respect for each other.

During the victory celebration at the end of the war in Europe, the king invited Prime Minister Churchill to appear with him on the balcony of Buckingham Palace, just as he had done with Chamberlain.


History of the gems found in North Carolina

"The photographs are of very good quality but it is the richly colored lithographs that make this work as highly prized for them as for the text. They depict rough and cut corundums, beryls, especially a large and fine emerald crystal, hiddenite, diamond, quartz gems, kyanite and garnet. Plate 3, facing p. 8, depicts what was then the largest emerald crystal mined in North Carolina it is the same that was stolen in 1950 from the American Museum of Natural History in New York and never recovered. The plates are by Taber Prang Art Company for further information on this company, see Gems and precious stones of North America, 1890."--Gemology by J. Sinkankas, entry no. 3684.

Partial contents: Plate 1 (lithograph): A. Section of sapphire crystal, banded blue and yellow, Jenks Mine, Macon County, North Carolina B. Asteriated sapphire, Jackson Cuonty, North Carolina C. Ruby, Jenks Mine, Macon County, North Carolina D. First sapphire found in matrix, Corundum Hill, Macon County, North Carolina, restored to matrix after being cut E. Sapphire (brown) chatoyant, McDowell County, North Carolina F. Ruby, Cowee Valley, Macon County, North Carolina G. Ruby, Cowee Valley, Macon County, North Carolina.

Partial contents: Plate 3 (lithograph): A. Emerald, Stony Point, Alexander County, North Carolina B. Aquamarine (sea green), Spruce Pine, Mitchell County, North Carolina C. Aquamarine (blue), Spruce Pine, Mitchell County, North Carolina D. Emerald matrix, Crabtree Mountain, Mitchell County, North Carolina E. Beryl cat's eye, Spruce Pine, Mitchell County, North Carolina F. Hiddenite, Stony Point, Alexander County, North Carolina G. Diamond, Dysortville, McDowell County, North Carolina

Partial contents: Plate 5 (lithograph): A. Smoky quartz, (cairngorm stone), Alexander County, North Carolina B. Rutilated quartz, Alexander County, North Carolina C. Rutilated quartz, Alexander County, North Carolina D.-E. Amethyst, Henry Lincoln County, North Carolina F. Amethyst, Tesanty Creek, Smith Bridge Township, Macon County, North Carolina.

Partial contents: Plate 8 (lithograph): A. Cyanite, Seven Mile Ridge, Mitchell County, North Carolina B. Cyanite, Seven Mile Ridge, Mitchell County, North Carolina C. Rhodolite, Cowee Valley, Macon County, North Carolina D. Rhodolite, Cowee Valley, Macon County, North Carolina.


Legado

In 1935, King George V celebrated his Silver Jubilee, to much public rejoicing. He had become a popular king by cultivating good relationships with the Labour Party and unions during the economic depression of the 1930s. While he lacked intellectual curiosity and sophistication, he was hardworking, deeply devoted to Great Britain and widely admired by the British people. He established a standard for British royalty that reflected the values and virtues of the upper middle class rather than the aristocracy. Though he probably neither understood nor fully appreciated the changes that occurred in his empire, he used his influence as a voice of reason and moderation to help Britain weather the changes of the early 20th century.


Ver el vídeo: Джордж Фредерик Уоттс George Frederic Watts, 1817-1904, 3-ч (Agosto 2022).